Terelu Campos: "Mi hermana Carmen Borrego es muy Paquita Salas"

9:33 - 28/06/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la estrella de la tercera temporada de la serie que llega hoy a Netflix

  • "Me gustaría conocer a más Paquitas, la defensa que hace de la persona en la que cree es muy halagador"

  • "Yo no soy actriz, así que me he dejado llevar por Los Javis porque confiaban en mí"

Su aparición sorpresa cerró la segunda temporada de Paquita Salas y ahora se ha convertido en el personaje estrella de la tercera tanda, que llega este viernes a Netflix. Terelu Campos no ha querido desaprovechar esta "oportunidad" de dar vida a Bárbara Valiente, la propietaria del showroom B fashion, en el que ahora trabaja Magüi (Belén Cuesta), y se ha dejado guiar por Los Javis. "Ellos habían confiado en mí y yo tenia la obligación de confiar en mí misma".

La excolaboradora de Sálvame dice que le hubiera gustado conocer a más Paquitas en su carrera profesional. "Me he encontrado con buenos representantes en mi vida y con algunos somos amigos. Pero ninguno se ha partido la boca conmigo".

Por otra parte, la hija de María Teresa Campos cuenta a ECOTEUVE.ES que se sintió como el personaje de Brays Efe en su época Hermida. "Yo he cuidado mucho a mis compañeras". ¿Y quién es la más Paquita en su entorno? "Mi hermana Carmen Borrego".

¿Qué ha supuesto participar en Paquita Salas?

Es una satisfacción poder trabajar en un proyecto de la mano de Los Javis. Es lo más grande porque son una delicia. Ha sido el mayor regalo.

¿Ha sido terapéutico sacar la mala leche a través de Bárbara Valiente?

Siempre lo es, pero para cualquiera de nosotros. Todos llevamos un pequeño diablo dentro al que tenemos controlado porque si no, sería muy difícil la convivencia. Pero [después de rodar] me iba a casa que ni un Orfidal... Dormía mejor que nunca.

¿Le ha costado coger el particular toque de humor que tiene la serie?

No me he agobiado. Yo no soy actriz, así que lo que hice fue dejarme llevar en Los Javis porque ellos habían confiado en mí y yo tenia la obligación de confiar en mí misma y no defraudarles. Ha sido un aprendizaje y una superación porque yo soy na persona muy tímida y pudorosa. Al final disfruté más de esos momentos de improvisación que del papel que estaba escrito.

¿Le gustaría seguir por el camino de la interpretación?

Yo nunca digo no. Me enseñaron que cuando uno tiene la oportunidad de aprender debe aprovecharlo. Y si alguien conocedor de medio piensa que puedes hacerlo, sería muy feo que yo dijera que no. Si no la vida sería muy aburrida, hacer siempre lo mismo es aburrido.

Si no sales 'Paquita Salas' no eres nadie. Todo el mundo quiere hacer un cameo...

Así es. Fíjate que mi hija, cuando era muy pequeña, me dijo: 'Mamá, yo voy a ser actriz'. Y yo la contesté: '¡Ay, Alejandra! Es una profesión un poquito dura'. Luego se le pasó porque quería ser criminóloga por CSI y ahora quiere ser abogado. Pero no hace mucho me ha dicho 'a mí me gustaría salir en Paquita Salas'. Lo bonito de Paquita es que tiene un público grande y amplio.

¿Su hija ha podido verla en acción?

No, aun no. Estamos vírgenes, no hemos tenido tiempo.

Los Javis dicen que todos tenemos una Paquita Salas dentro. ¿Ha conocido a muchas a lo largo de su carrera profesional?

A mí me hubiera gustado conocer a más Paquitas porque la defensa que hace de la persona en la que cree es algo muy halagador. Me he encontrado con buenos representantes en mi vida y con algunos somos amigos. Pero ninguno se ha partido la boca conmigo. En este momento, mi hermana Carmen Borrego es muy Paquita Salas.

¿Y usted se ha sentido Paquita?

Sí. Creo que pude ser muy Paquita en mi época de Hermida, cuando estaba detrás de cámara. He sido de cuidar muchísimo a mis compañeras: Concha Galán, Irma Soriano, Nieves Herrero... He sido muy de que lo tuvieran todo: el vestido, quien la iba a maquillar... pero me ha gustado mucho hacerlo. Creo que he sido generosa y disfruto con eso, con que estén a gusto.

¿Le preguntaron mucho por la serie en la boda de Belén Esteban?

No, pero porque ya sabía que la había hecho porque tuve que pedir permiso en Sálvame. Lo que pasó es que María Patiño se creyó haber visto a la mismísima Paquita. Vino corriendo directa a mí a contármelo. Era Begoña, la gestora de Belén....




Informalia





Comentarios 0