Irene Ferreiro y el fenómeno 'SKAM España': "Mucha gente ha salido del armario con nosotros"

10:31 - 20/06/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la protagonista de la serie juvenil de Movistar+

  • "Yo también he aprendido de los miedos de Cris", confiesa la joven actriz

  • "La dirección programaba el rodaje de escenas dramáticas con mis días de regla"

Si algo queda claro de SKAM España, la serie adolescente que triunfa en Movistar+, es que ha tenido en su segunda temporada su despegue definitivo. Una de las culpables ha sido Irene Ferreiro ('Cris'), el personaje en el que se ha focalizado la última tanda de la ficción de Zeppelin TV que acaba de renovar y volverá en 2020. 

El hecho de que la temporada gire en torno a ella y a su relación con 'Joana' (Tamara Ronchese) ha creado en la joven actriz una importante conexión con su personaje: "Todos los miedos e inseguridades contra las que ha luchado Cris son cosas de las que he aprendido yo también", confiesa la actriz en su entrevista a ECOTEUVE.ES.

Tal ha sido su implicación que asegura que "apenas le costaba llorar" en las escenas más dramáticas. No obstante, parece que tuvo ayuda: "Tenemos una ayudante de dirección maravillosa que, casualmente, programó los días de rodaje en los que me tocaba llorar con la regla". 

Lea también: Miguel Ángel Silvestre y Paula Echevarría vuelven a 'Velvet' para su episodio de despedida

Sin duda, SKAM España ha visibilizado temas que están a pie de calle, como la bisexualidad en la adolescencia: "Muchas chicas me han comentado que han salido del armario gracias a la serie", explica Irene Ferreiro. 

¿Da pena que haya acabado ya la emisión de la segunda temporada?

Sí, ha sido una experiencia guay, pero, como tenemos intención de seguir con el proyecto, realmente no se ha acabado de todo.

¿Qué te ha aportado el personaje de Cris en lo personal?

He crecido con ella, tanto personal como interpretativamente. Al final, es como vivir un plus de tu vida normal. Son situaciones que no te ha tocado vivir, pero te pones en ese papel y te planteas qué harías. Todos los miedos e inseguridades contra las que ha luchado Cris son cosas de las que he aprendido yo también.

¿Cómo 'te picó el gusanillo' de la interpretación?

Empecé a hacer castings con ocho meses, para la Revista de Ana Rosa. Luego lo dejé, pero la gente me decía: "Chica, eres muy mona, preséntate a algo a ver si cuela". De repente, a los 15 o así, me dí cuenta de que me gustaba de verdad, así que fui a una escuela de interpretación. He encontrado mi vocación.

De repente, todo el foco se ha puesto en tu personaje y en Joana. ¿Cómo se vive el fenómeno mediático desde dentro?

Es muy fuerte. En su primera temporada, la serie no tenía tanta audiencia y no la conocía tanta gente. Además, teníamos los perfiles en redes cerrados. Con la segunda, hemos notado el apoyo del público y que les está siendo útil, que es lo realmente importante.

SKAM ha visibilizado temas como la bisexualidad. ¿Ha cambiado algo en el público?

Sí. Aparte de visibilizar algo normal, algo que pasa, a mí me han hablado chicas contándome que han salido del armario o que se aceptan a sí mismas gracias a SKAM.

¿En quién focalizarías la tercera temporada?

Cada personaje es tan real, con tantos matices, que realmente cualquiera de ellos se merece tener una temporada. Mis compañeros son la 'hostia' y todos lo defenderían bien.

¿Qué escena te costó más rodar?

En general, la escena de la piscina fue muy 'heavy'. Estar ahí con la ropa mojada no es muy cómodo, que digamos. Fueron muchas horas. A nivel interpretativo, pensaba que me iba a costar mucho llorar, pero luego sale solo. Tenemos una ayudante de dirección maravillosa que, casualmente, programó los días de rodaje en los que me tocaba llorar con la regla.

La segunda temporada de SKAM tiene una escena en la que se produce una agresión homófoba. ¿Qué harías en una situación de homofobia real?

No lo he vivido nunca en mis propias carnes ni le ha pasado a nadie de mi entorno. Creo que podría haber reaccionado de muchas cosas: me podría haber quedado paralizada como Cris, o igual hubiese hecho algo. Es una situación tan difícil.

¿Cuesta desconectar de Cris?

De Cris, no tanto. Sé que es un personaje y cuando tengo que salir de él, salgo. La cosa cambia con SKAM. Ahí sí es más difícil despegarte. Es un proyecto que estamos viviendo tanto que al final es parte de nuestra vida y lo seguirá siendo.

Define a Cris en una palabra.

Yo diría que es valiente. Sobre todo, después de todo lo que le ha tocado vivir en la segunda temporada, es valiente. Antes, hubiera dicho que extrovertida y fiestera.

¿Qué diferencia a SKAM de otras series juveniles, como Física o química o Al salir de clase?

Principalmente, el realismo. Lo que ves en la pantalla es lo que está pasando y son cosas tan reales que intentamos retatarlas así. Ese realismo, a veces, se pierde en la trama, por hacerla más atractiva o intensificarla. Nosotras nos quedamos con que sea realista y con que sea útil para quien lo vea.




Informalia





Comentarios 0