Jon Kortajarena: "Los guiones de 'Alta Mar' me sedujeron desde el principio, me sentí un aventurero"

14:15 - 3/06/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al protagonista de la serie de Netflix y Bambú Producciones

  • "El thriller es un género que me interesa, que te hace cuestionarte cosas y te estimula"

  • "Que Netflix haya renovado la serie por una segunda temporada nos da confianza"

Jon Kortajarena es uno de los protagonistas de Alta Mar, la cuarta producción española de Netflix.

El actor da vida a Nicolás, el primer oficial del Bárbara de Braganza, alguien a quién el capitan, encarnado por el argentino Eduardo Blanco, le ha dado una segunda oportunidad en la vida. "Los guiones de Alta Mar me sedujeron desde el principio", dice Kortajarena.

La serie de Bambú Producciones ya ha firmado una segunda temporada, algo celebrado por el intérprete: "Para nosotros nos da mucha confianza. Netflix ve que es un buen producto y que en función del éxito que pueda llegar a tener, están apostando por continuarlo".

Lea también: Ivana Baquero: "Alta Mar' será el inicio de mi camino para hacer más series españolas"

¿Cómo ha sido dar vida a sus personajes? ¿Qué esconde cada uno?

Eduardo Blanco: Para dejar las cosas claras desde el principio: yo soy el capitán y él es el primer oficial. Mi personaje emprende este viaje después de la muerte de su esposa. Esta aventura es un desafío y una oportunidad de comunicarse con algo que es su pasión. Yo no estaría muy tranquilo con un capitán que está mal emocionalmente.

Jon Kortajarena: Nicolás viene de una familia humilde después de la Segunda Guerra Mundial, por eso, se ve obligado a robar para sobrevivir. En una de estas, roba al capitán, quien le ofrece ir a la escuela naval. Esa oportunidad la aprovecha y, cuando empieza este viaje, la relación ya está consolidada. Para él es como un padre y me permite unas licencias en el barco.

¿Qué les atrajo de Alta Mar?

J.C.: La primera toma que tuvimos con Alta Mar fueron los guiones y yo los estaba leyendo en la cama y me sentía como un aventurero. Estaban tan bien escritos que me sedujo mucho. También es verdad que tener una plataforma como Netflix y una productora con Bambú, que son una garantía de calidad aunque no sé si del éxito porque nadie tiene el truco, me pareció maravilloso.

E.B.: Hace años que voy y vengo, desde la película El hijo de la novia [2001] y ahora vine para El precio de Arthur Miller. Al llegar aquí me contactaron. Comparto la opinión de Jon sobre el reparto. Aunque a Pepe Sacristán le conocí en Buenos Aires, nunca había trabajado con él. Le tengo mucho respeto y admiración en todos los sentidos.

Este papel, ¿les ha supuesto un trabajo extra a nivel interpretativo?

E.B.: Más allá de la información técnica, uno siempre tiene una especie de cajita emocional. Un barco de estas dimensiones te 'dispara' cosas. Yo soy hijo de emigrantes gallegos y yo recuerdo de chico subir a un barco de estos y es que es una ciudad. En la serie Vientos de agua se habla de estos sentimientos.

J. K.: Participamos en unas charlas que nos dieron unas oficiales que nos dieron conocimientos básicos: nos explicaron cómo es la jerarquía de un barco, cómo utilizar ciertas herramientas, cómo actuar en determinadas situaciones...

Jon, de nuevo repites con un thriller tras La verdad. ¿Qué le engancha de este género?

Ha sido coincidencia. Es un género que me interesa, que te hace cuestionarte cosas y te hace estimularte, pero entre medias también hice Pieles, aunque La verdad se rodó hace bastante más tiempo. Sí es cierto que en Alta Mar el género está más mezclado: hay aventura, drama, amor...

Eduardo, ¿qué opina que Netflix se fije en España para hacer nuevas series?

Estamos viviendo un momento muy rico. Las plataformas permiten contar historias más universales que llegan hasta 190 países. En particular, España es la capital mundial de lo audiovisual en idioma español. Más allá de TVE, Telecinco y Antena 3, que han producido siempre, se le han sumado absolutamente todas las plataformas. Netflix no solo vino a poner oficinas, sino también estudios.

Ahora, las producciones que se hacen en televisión y cine se han igualado...

E.B.: A mi criterio, las series superan en calidad ampliamente a las películas norteamericanas de Hollywood. Yo recuerdo cuando era adolescente, de las cinco cintas nominadas al Óscar sabías con cual quedarte. Ahora, te cuesta elegir una.

¿Qué supone que Netflix renovara Alta Mar por una segunda temporada antes del estreno de la primera?

J.K.: Para nosotros nos da mucha confianza. Netflix ve que es un buen producto y que en función del éxito que pueda llegar a tener, están apostando por continuarlo. Eso antes no pasaba.




Informalia




Comentarios 0