'Cuéntame' deja en shock a la audiencia: la escena que lo cambió todo en el matrimonio de Mercedes y Antonio

31/05/2019 - 11:29
  • ¡SPOILERS! La ficción de TVE cierra la primera tanda de episodios de la temporada 20

  • Los personajes de Ana Duato e Imanol Arias culminan el mayor de los dramas

Cuéntame ha cerrado este jueves la primera tanda de diez episodios de la temporada 20 con un desenlace que ha dejado en shock a su audiencia.

Con el dramón protagonizado por Mercedes (Ana Duato) y Antonio Alcántara (Imanol Arias), los guionistas han resuelto la papeleta que tenían ante la marcha de Ricardo Gómez. Es verdad que esta temporada ha ido de menos a más, pero la crisis de los Alcántara han dejado a la serie en lo más alto alcanzando su máximo de temporada en audiencia.

Ya lo avisó Joaquín Oristrell, coordinador de guiones de Cuéntame: iba a ver un par de "bombas" a nivel argumental. "De esas que te juega la vida", decía explicando que podría estar a la altura de la infidelidad de Antonio. Y es que el equipo estaba ante una papeleta enorme después de la marcha de Ricardo Gómez.

¡ATENCIÓN! Esta noticia contiene SPOILERS. Lea bajo su responsabilidad

Cuéntame nos ha hecho llorar en infinidad de ocasiones: con la adicción a las drogas de Inés, las infidelidades de Antonio a Mercedes, la cárcel de Carlitos... pero para nada esperábamos que el matrimonio Alcántara, que ha sobrevivido a todo siempre juntos, se rompiera.

Aunque la ficción de Ganga lo deja en el aire de cara al futuro, parece que Mercedes lo tiene muy claro: quiere sentirse libre y emprender su camino en solitario sin tener que estar bajo las órdenes de su marido. 

Antes de esa escena que lo cambia todo, Mercedes y Herminia (María Galiana) protagonizan uno de los momentos más emotivos. "Yo estuve también a punto de dejar a tu padre", revela la abuela explicando que su marido se dio a la bebida. Sin embargo, ella decidió aguantar. "Pero me volví vieja antes de tiempo". No hace falta decir nada más.

Antonio y Mercedes se divorcian en 'Cuéntame': la escena

Antonio y Mercedes empiezan separados el capítulo: él en Sagrillas y ella en Madrid. Sin embargo, Merche se planta y decide acudir al pueblo para saldar las deudas antes de romper con todo. "Esta es mi crisis, no tu crisis", recuerda ella ante el egoísmo infinito de Antonio que se atreve a decir que la "perdona". La situación no mejora, pero el parto prematuro de Deborah parece calmar las cosas.

Pero no. Todo se hace añicos en una secuencia histórica en los pasillos del hospital delante de la incubadora de su nieta que acaba de nacer. La bomba de la que hablaba Oristrell estalla. Casi sin mirarse a los ojos, sin convicción y con miedo, Mercedes y Antonio acuerdan que lo mejor es divorciarse.

"Una vez que damos el paso, tenemos que darlo firme y bien", dice Antonio. "Si quieres el divorcio, no hay problema". "Yo no te he pedido el divorcio", espeta ella a lo que él sigue: "Ya, pero es lo que quieres. No quiero que por mí no sea. Tú lo haces por mí y yo lo hago por ti. Lo hacemos porque nos importamos, ¿no?".

"Pues adelante, divorciémonos", contesta Merche a lo que él también repite: "Divorciémonos". Al ritmo de Qué será, será de Doris Day, los dos se quedan mirando al infinito. Separados por un metro de distancia pero a la vez por un mundo entero. Los Alcántara dejan de caminar de la mano ¿para siempre?




Informalia




Comentarios 0