Crítica de 'Instinto' (Movistar+) | Cuando Óscar Casas eclipsó el desnudo integral de su hermano Mario Casas

17:05 - 9/05/2019
  • La plataforma de Telefónica estrena la nueva serie de Bambú este viernes, 10 de mayo

Se agradece ver desnudo a Mario Casas, uno de los iconos de la televisión de los últimos años desde que se convirtió en ídolo carpetero adolescente con sus primeros trabajos (El Barco, Los Hombres de Paco). Sí, Mario Casas se hace un integral en Instinto, la serie que Movistar+ estrena este viernes, 10 de mayo, y que viene precedida por la expectación que han generado las escenas de sexo que han rodado los protagonistas de este thriller erótico.

En Instinto hay sexo, algo más que en otras series, pero que nadie espere porno. Esto es obvio pero no está de más recordarlo por si alguien se frotaba las manos pensando en un Mario Casas dándolo todo cada cinco minutos. Eso sí, es conveniente tener preparada la tecla del 'pause'.

Lea también: Mario y Óscar Casas: "Trabajar juntos en 'Instinto' ha sido una experiencia increíble"

Instinto cuenta la historia de Marco (Casas), un exitosísimo hombre de negocios que vive atormentado por su pasado familiar. La vía de escape que usa es el sexo y sus continuas visitas a un club donde da rienda suelta a sus pasiones. Y es ahí donde se producen la mayor parte de las escenas de alto voltaje.

Suceden en un ambiente demasiado ¿bonito?, elegante o sugerente, casi de videoclip, más cercano a la fantasía de un sueño que a una realidad llevada al extremo del morbo. De hecho, cualquier escena erótica que sale de ese entorno es mucho más provocadora aunque pueda parecer menos espectacular a priori.   

Óscar Casas es lo mejor de 'Instinto'

Con el sexo de fondo (y de frente) salpicando los 45 minutos de capítulo (son 8) se abre una historia de Marco que deriva en dos vertientes: la laboral y exitosa del protagonista con sus compañeros de empresa (ahí también hay tema) y la personal, marcada por la relación con su madre y su hermano José, un joven de 18 años con autismo. Y ahí es donde aparece lo mejor de Instinto: Óscar Casas.

El hermano pequeño de Mario Casas brilla con un papel que equilibra la serie a mejor. Y, sin intención de abrir una guerra fratricida, da una lección interpretativa que le reivindica como un actor de gran proyección que va más allá de un cuerpo.


Al lado de Óscar Casas también destaca el trabajo Ingrid García-Jonsson (Carol, la cuidadora de José). Y mención importante también para Jon Arias, que interpreta a Diego, el socio de Marco, y Silvia Alonso, que da vida a Eva, la nueva empleada de la compañía que hará tambalear la relación de los dos protagonistas.

Instinto es de Bambú (FariñaVelvetLas chicas del cable) y mantiene el nivel técnico y visual habitual de la productora. También la música elegida ayuda a envolver una serie que tiene más difícil convencer por dentro que por fuera.  




Informalia




Comentarios 0