El divertido guiño de 'La que se avecina' a 'Cuéntame' en su exitoso regreso a Telecinco

25/04/2019 - 13:17
  • El marido fallecido de doña Fina se le apareció a Fermín Trujillo en una de sus 'sesiones espiritistas'

La que se avecina regresó este miércoles a Telecinco después de 16 meses fuera de su parrilla. Sin embargo, los vecinos de la Comunidad de Montepinar no sufrieron ningún tipo de desgaste y lideraron el prime time con un 22,6% y 3.188.000 espectadores. ¡OJO SPOILERS!

El primer capítulo de su undécima temporada mostró el nombramiento de Menchu (Loles León) como nueva presidenta y, además, el nuevo 'negocio' de Fermín Trujillo (Fernando Tejero), que ahora se ofrece de médium con el más allá y engaña a señoras para conectarse con sus familiares fallecidos.

Lea también: Una comensal de First Dates propone a su cita hacer las tareas del hogar a cambio de tríos sexuales 

En una de estas 'sesiones', se le aparece un fantasma de verdad, un hombre vestido de traje. "Soy Juan de Dios Tejada, el marido de Fina Palomares", se presentó intentando calmar a Fermín, muerto de miedo. Este señor le pide al espetero que consiga pruebas físicas para demostrar que La vieja maldita le envenenó.

Por eso, Fermín tiene que colarse en la vivienda de doña Fina para buscar su diario en el que, efectivamente, la mujer escribió que asesinó a su marido: "Se me ha acabado el arsénico y estoy echando Pato WC en la sopa".

Sin embargo, lo más curioso de esta escena es el guiño que hacen los guionistas de La que se avecina a Cuéntame y es que cuando Fermín entra en el dormitorio de doña Fina, tiene un recuerdo a Herminia, el personaje de María Galiana en la serie de TVE: "Vaya cuarto. Aquí se deprime hasta la abuela de Cuéntame".




Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.