Pablo Rivero: "Toni Alcántara se hubiera puesto el lacito naranja en TVE"

10:31 - 25/04/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al actor, protagonista de 'Cuéntame cómo pasó'

  • "Tengo ahora más contacto con Ricardo Gómez y Elena Rivera que antes", afirma

  • "Toni tiene ganas de reinventarse y volver al periodismo de investigación", avanza

Tras la salida de Ricardo Gómez y Elena Rivera de Cuéntame cómo pasó, Toni y Deborah han cobrado un mayor protagonismo en la ficción. La vigésima temporada arrancó con su boda en Londres y la sorpresa de su embarazo, que ha sido uno de los grandes retos que afrontará la pareja a lo largo de los próximos episodios.

Pablo Rivero y Paloma Bloyd, actores que dan vida al matrimonio, demostraron una gran química desde el principio. Y es que, tal y como ha desvelado el intérprete, él estuvo presente en la prueba en la que fue elegida su compañera: "Se habían quedado tres actrices y eran todas muy buenas, pero Paloma tiene algo que un amigo mío del teatro describió muy bien: el star quality", asegura el madrileño a ECOTEUVE.ES deshaciéndose en elogios con ella. 

Lea también: Imanol Arias: Nos han querido echar y la competencia nos quiso comprar, pero Cuéntame marca la diferencia en TVE

En lo profesional, Toni también ha experimentado cambios: Tras desatarse el escándalo de Pilar Miró en TVE, el mediano de los Alcántara es relegado a las madrugadas después de ser el presentador estrella del Telediario. Ahora, se le presentará una gran oportunidad periodística: investigar sobre el caso de un niño que fue robado en los años 70.

¿Y qué opinaría Toni Alcántara de los cambios que ha experimentado RTVE en los últimos años? "Toni se hubiera puesto el lacito naranja en TVE", afirma Pablo Rivero antes de dar las claves de los nuevos episodios y valorar cómo es la vida en San Genaro tras la salida de Ricardo Gómez.  

La relación entre Toni y Déborah se ha afianzado. ¿Cuándo os disteis cuenta de la gran química actoral que tienes con Paloma Bloyd?

Desde el principio. Yo estuve en su casting y para el papel de Deborah se habían quedado tres actrices. Eran todas muy buenas, pero Paloma tiene algo que un amigo mío del teatro describió muy bien: star quality. Creo que para un personaje como el de Deborah, que tenía que ser muy radical, es necesario. Yo pensaba que iba a caer mal, por lo que ella decía sobre Mercedes o Antonio, pero Paloma lo defiende desde el star quality. Tiene algo como de comedia romántica americana, que puede decir cualquier cosa, que le queda bien. A mí la que me gustaba era ella, aunque no cumpliera todos los requisitos físicos. Al ser judía, se buscaba a una actriz morena, nariz grande... 

¿Por qué buscaron a una mujer judía para Toni? 

Yo no lo recuerdo bien. Esto fue en la temporada en la que yo me había ido y me llamó Oristrell [jefe de guiones] para proponerme la idea. Toni, como estaba en Londres, conocía a una judía y así hacían la contraposición de los Alcántara con la familia judía de ella. Hablé con mi representante y le dije: "¿Pero cómo no voy a volver?" Todo lo que me proponían era bueno, además el venir a TVE a hacer los informativos... No me arrepiento. 

¿Cuál es la clave del éxito de Déborah? 

Tener su punto de vista sobre los Alcántara siempre es divertido. Nosotros vivimos muy intensamente todos los conflictos familiares y ella está al lado siempre descojonada. Le da un punto de humor inglés que es muy divertido. Toni está todo el tiempo hiperventilando y la tiene a ella como ancla diciéndole: "Cariño, relájate".

¿Cómo llevará la pareja el embarazo?

Hay mucho de comedia de padres embarazados, de la típica comedia de situación. Deborah es una persona muy activa que de repente tiene que renunciar a su ritmo de vida. Tiene que hacer reposo y no hace reposo, Toni es hipocondríaco y ella lo vive de otra manera. Hay comedia pero también bastante drama. También hay mucha trama con Santi, el hijo que Toni tiene con Juana. Esta temporada tiene mucho peso y se verá cómo es enfrentarse a la llegada de un hermano y el tener a sus padres separados.

En temporadas anteriores se desveló la adicción de Toni al sexo. ¿Cómo lo vivirá ahora con el embarazo?

Eso hay que decírselo a los guionistas. Se lo inventaron en una temporada y dio mucha luz pero luego no ha vuelto a salir mal. Miento, sí que se volvió a ver un poco en el segundo capítulo de esta temporada. Toni va a Berlín a cubrir la caída del muro y se encuentra con Samuel, actual pareja de Juana. Samuel le pincha un poco con la alemana que conoce y le mete el mal en la cabeza. 

¿Habrá cambios para Toni en lo profesional? 

Arrancamos con el escándalo de Pilar Miró en TVE. Con el reajuste, han mandado a Toni a las madrugadas después de ser un presentador de éxito en el telediario principal. Entonces, está siempre muerto y se le suma el embarazo. Vive un poco un momento de crisis y aparece la oferta de Antena 3. En la primera escena de la temporada, Toni ya le dejó entrever a Antonio Alcántara que echaba de menos el ritmo de la calle. Tiene ganas de reinventarse, de volver a las andadas y al periodismo de investigación. Y le llegará algo muy pronto que le volverá a dar la oportunidad de meterse a fondo. Es un caso muy heavy que ocurrió en la realidad.

¿Al Toni presentador del Telediario le hubiera gustado la situación actual de TVE?

A mí es que me cuesta mucho hablar en boca de mis personajes y, por respeto, no lo hago. A lo mejor yo te digo una cosa, pero los guionistas tienen en mente otra y no me gusta. El personaje no es solo mío. Yo me imagino por donde van las tintas, pero prefiero no pronunciarme. Pero vamos, yo creo que Toni se hubiera puesto el lacito naranja.

¿Qué parte de los 90 os tocará reflejar?

Es que al ser el inicio, en los primeros años se comparten rasgos característicos de la década anterior. Por mi parte, cubriré los hechos significativos, que son los que evocan a la época. 

¿Qué otros acontecimientos históricos veremos?

Pues ya vimos la caída del muro de Berlín, la liberación de Emiliano Revilla y la muerte de Fernando Martín. Hay también otra trama importante de la que no puedo hablar, pero es un hecho fuerte que se ha retomado hace poco. Hace poco fue de relativa actualidad. 

¿Cómo lleva la marcha de Ricardo?

¿Sabes lo que pasa? Que como estas cosas, entre nosotros la sabemos con tiempo, me había hecho ya a la idea. En lo personal, sigo hablando con él, le sigo viendo e incluso tengo la sensación de tener ahora más contacto con él. Tanto con él como con Elena hablo más que con muchos de mis amigos.

Y en lo profesional, en realidad es que no coincidimos tanto en el día a día. Nos juntan para grabar la comida familiar de turno, pero luego no creas que nos vemos mucho más. Cada uno tenemos nuestras tramas independientes y coincidimos si acaso en los camerinos. Me pasó lo mismo con Juan Echanove, con él casi no coincidía y al final se va y no cambia tanto la situación.



En Portada



Informalia




Comentarios 0