María Pedraza, la última debilidad de la televisión: "Toy Boy' me ha hecho madurar, me sentía muy niña"

11:35 - 9/04/2019
  • ECOTEUVE.ES habla con la actriz, protagonista de 'Élite' y de la nueva serie de Antena 3

  • Recuerda que no estará en lo nuevo de 'La casa de papel' y deja en al aire su participación en 'Elite'

  • Sobre su relación con Jaime Lorente: "En realidad no tengo nada que esconder"

María Pedraza es la actriz de moda. Su papel de Alison Parker en La casa de papel la catapultó a la fama hace dos años y, desde entonces, no ha parado de enlazar proyectos: Si fueras tú en Playz, Élite en Netflix y, ahora, Toy Boy, una serie que se verá en Antena 3 primero y que luego saltará al gigante de streaming.

Pedraza da vida a Triana, una abogada que intenta demostrar que su cliente, un stripper al que da vida Jesús Mosquera, es inocente de un crimen que cometió. Como reflexiona para ECOTEUVE.ES, este papel ha supuesto un punto de inflexión en su carrera: "Hace nada me sentía muy niña, muy adolescente y Triana me ha dado ese punto de madurez".

Lea también: Los strippers de Toy Boy llegan fuerte a Antena 3: las claves de la serie con más músculo de la televisión

De las Encinas en Élite a abogada en Toy Boy.

Ha sido un reto enorme, tanto profesional como personal. Al final los retos gustan y decidí tirarme a la piscina a ver qué pasaba.

¿Cómo es Triana?

Es un personaje al que me ha costado mucho engancharme. Evidentemente, no he sido abogada, pero me he preparado viendo muchos juicios, incluso alguno en directo. Aun así cuando llegué a Málaga y me vi con el vestuario dije: '¿dónde me he metido? ¿Cómo salgo de esta?'.

Cuando estás en un periodo de ensayo piensas que todo va a ir bien, que estás respaldada, pero de repente te toca trabajar y ahí es cuando viene la caña y dije: 'esto me lo como con patatas'. Es mi personaje más adulto y ha costado.

Has madurado en tiempo récord.

Hace nada me sentía muy niña, muy adolescente. Me faltaba ese grado de madurez que a veces te dan los personajes. Triana me ha dado ese punto de madurez. Lo noto en mi vida cotidiana. Me siento más mujer.

¿Qué has aprendido del personaje?

Soy una persona muy activa, que no paro, que soy muy loca… El personaje de Triana me ha enseñado a tener paciencia, a comportarme, a dialogar, a tener tranquilidad y a llevar las riendas en muchos momentos.

Jesús Mosquera debuta en la ficción. ¿Cómo le has visto?

No te puedes imaginar cómo ha crecido. Empecé los ensayos con él en junio y me sentía muy identificada. Empecé en este mundillo con Pol Moner y me acogió con mucho cariño. Me ayudó en su momento para hacer la película Amar y ahora he intentado trasmitirle lo mismo a Jesús.

Me sentía con esa responsabilidad. Nos estamos cuidando todo el rato. Es un compañero maravilloso, que ha crecido enormemente. Él no ha hecho nada de interpretación, no tiene nada que ver con el arte. Yo al final vengo de la danza, que tiene mucha relación. Él viene del fútbol y tiene mucho mérito lo que ha hecho.

¿Habías estado alguna vez en un espectáculo de boys?

Nunca. Me llamaba tanto la atención y había visto alguna que otra cosa en American Playboy, la película de Asthon Kutcher. Tenía ese punto y me recordó a Toy Boy. Han tenido un nivel de ensayos de admirar. La gente va a alucinar.

Has cambiado de nuevo tu look, estás irreconocible.

Estoy muy distinta. Pasé de tener un pelirrojo rizado a lo de ahora. Pero siempre que hago un personaje nuevo necesito cambiar físicamente. Necesito verme distinta. En este caso me costó mucho verme con las gafas, pero ya me he acostumbrado y me gusta mucho el cambio de look.

Vives un excelente momento profesional. ¿Cómo gestionas la popularidad?

Me lo tomo bien porque es parte del trabajo. Hay momentos en los que no puedes hacer lo que hacías, pero aun así siempre me digo a mí misma que tengo que ser siempre yo y tener los pies en la tierra. Eso es lo más importante y lo que te llevar a dónde quieres llegar.

¿Qué sensación tienes cuando ves que habéis llegado a todo el mundo con La Casa de Papel?

Parece que La Casa de Papel es un modo de vida y la gente está esperando con ansias la tercera temporada. Ha sido una serie que ha pegado muy fuerte y que ha estado en el momento adecuado. No nos lo esperábamos.

Es una serie en la que hemos estado 8 meses en un rodaje muy intenso. Ha sido duro, pero lo sacamos adelante y qué bien que cuando pones tanto esfuerzo sucedan estas cosas.

¿Cuándo llega la tercera temporada a Netflix?

No lo sé. Allison Parker ya se desvinculó y ahora estará estudiando derecho para Toy Boy (Risas).

¿Crees que los nuevos capítulos cumplirán las expectativas creadas?

Creo que lo va a petar.

¿Vas a estar de alguna forma en la segunda temporada de Élite?

No os puedo decir nada. Ojalá, pero ahí se queda… en el aire.

¿Qué pensaste cuándo te dieron el guion y viste el desenlace de Marina?

Me parecía muy interesante la manera en la que estaba grabada, que mezclara el pasado con el presente. Elegí a ese personaje porque Marina me parecía muy especial. Es un personaje al que le tengo un cariño inmenso.

Hace unos meses estuve desayunando con los compañeros y de repente me metí en el cuerpo de Marina. Creo que es algo que lo llevo tan incrustado en mí que conecté al momento. De hecho me fui a casa con una emoción de recordar todo lo que había vivido…

¿Te consideras afortunada?

Ahora mismo no soy del todo consciente. Si lo fuera me daba un infarto y me caía al suelo. Me siento muy agradecida de lo que estoy viviendo y ojalá que siga así. Me alegro mucho que César [Benítez] haya dado decidido apostar por gente que no es muy conocida. Hay gente con mucho talento en este país y qué bien que le den la oportunidad como me la dieron a mí.

También quiero tomarme este momento para ver que tengo dentro de mí, que es lo que necesito. Me apetece mucho hacer teatro. He estado toda mi vida en un escenario bailando y cuando voy a ver teatro a mí se me pone la piel de gallina. También me apetece hacer mucho cine.

Te has convertido en el ojito derecho de Netflix con La Casa de Papel, Élite y ahora la película ¿A quién te llevarías a una isla desierta?

Netflix te da la oportunidad de que tu trabajo se vea en todo el mundo y eso es maravilloso. Trabajar con ellos es muy fácil y espero seguir trabajando con ellos.

¿Eres muy exigente contigo misma?

Lo mío es un caso aparte. Lo mío viene de la danza y recuerdo que cuando algo no salía me cabreaba conmigo misma. Y me doy cuenta que me pasa aquí también. Soy muy exigente, y eso a veces juega a favor, pero otras en contra. En su momento digo: 'no sirve de nada estar así, así que lo mejor es respirar y tranquilizarse'. Al final estamos trabajando con nuestros sentimientos y nuestro interior.

Tu relación con Jaime Lorente ha copado muchos titulares. ¿Te molesta que se publiquen fotos?

No. En realidad no tengo nada que esconder. Es mi pareja, es el momento que estoy viviendo ahora y no tengo nada que esconder. Si ellos lo han querido sacar, adelante. Es algo bonito que ya se sabía.

¿Es difícil mezclar trabajo y amor?

Nunca esperaba tener una relación con una persona del medio, pero es muy bonito porque la otra persona te entiende y yo le entiendo a él.

¿Os gustaría volver a trabajar juntos?

Yo encantada.




Informalia





Comentarios 0