'Cuéntame' cambia de piel en su regreso a TVE: la serie pisa el acelerador en la transición vital de María Alcántara

9:33 - 21/03/2019
  • CRÍTICA ECOTEUVE | La ficción avanza a las puertas del 90 para justificar la marcha de Paula Gallego

  • La 1 estrena esta noche, a las 22.40, su vigésima temporada en la cadena pública

  • La marcha de Carlos y Karina provoca cambios en la familia Alcántara

"Las serpientes tienen muy mala prensa, pero analizan mucho la situación y están siempre pegadas a la tierra. Nos toca ahora estar con el ojo avizor y, si es necesario, cambiar de piel". Con esta reflexión sorprende Inés a Antonio al comienzo de El año de la serpiente, el primer capítulo de la vigésima temporada de Cuéntame cómo pasó que estrena esta noche TVE y que ECOTEUVE.ES ya ha podido ver en el Festival de Málaga.

La serie se encomienda al horóscopo chino para localizar en 1989 el arranque de sus nuevas tramas. También para poner sobre la mesa los retos a los que se enfrenta la familia Alcántara (y sus intérpretes) tras la crucial salida de Ricardo Gómez y Elena Rivera. Una ausencia que, en forma y fondo, han hecho un poco de mella en la ficción y en sus protagonistas.

La cosa queda patente desde el inicio del metraje. Y es que, antes de la renovada y acortada cabecera que este año entona Ana Torroja, un prólogo ficcionado del secuestro del empresario Emiliano Revilla a manos de ETA sustituye a la habitual sucesión de imágenes de archivo que locutaba hasta ahora Carlos Hipólito [la voz de Carlos Alcántara]. Esta fórmula será repetida a lo largo de todos los episodios venideros para ubicar la acción en su contexto histórico.

La voz de Hipólito desaparece (en principio) durante la primera entrega para dar paso a una eventual narrativa que desengrasa la vital transición que experimentan los personajes en su vuelta al ruedo. Antonio parece ser el que más acusa la marcha de su hijo e intima con el desasosiego del que pierde uno de sus puntos cardinales. Muchas dudas y preguntas vuelven a atormentarle al tiempo que una emprendedora Mercedes -que quiere tomar ahora la iniciativa- intenta seguir siendo su ancla. Por su parte, las relaciones de Toni y Débora e Inés y Marcos toman rumbos opuestos con un importante giro para los primeros que marcará su viaje a lo largo de toda la temporada.

Y dejando a Doña Herminia como el incondicional termómetro de la familia, se deja entrever que María Alcántara tomará en buena medida las riendas de la acción. Y es ahí donde la serie pisa el acelerador para propiciar (y justificar) el cambio de Paula Gallego por Carmen Climent en la piel del personaje. Sin embargo, el avance se produce por momentos a marchas forzadas, lo que provoca algunos deslices en tramas intrascendentes y cierta incredulidad ante la vocación emergente que vive la protagonista.

Con todo ello, las portentosas actuaciones de su principal reparto, y el crédito que se ha ganado el equipo de guionistas dirigido por Joaquín Oristrell, obligan a entender esta primera entrega como un capítulo situacional que no hace sino colocar las piezas sobre el tablero para empezar a jugar una nueva partida. Toca aferrarse al espíritu de ilusión y de amplitud de miras que nos trajeron los 90 y seguir disfrutando y sufriendo con una familia que es la nuestra. Porque aunque Cuéntame cambie de piel, seguirá siendo Cuéntame.



En Portada



Informalia





Comentarios 0