Todo sobre la casa de 'El embarcadero' que ha enamorado a la audiencia: "Se quemó por dentro"

5/02/2019 - 8:40 | 18:48 - 5/02/19
  • ECOTEUVE.ES habla con Abdón Alcañiz, director de Arte de la serie de Movistar+

  • "Los interiores están grabados en unos decorados montados en el plató de 'Vis a vis"

  • Álex Pina "tenía claro que teníamos que rodar en Valencia por el poder de su luz"

El embarcadero es la serie del año. Tras triunfar con La casa de papel, Álex Pina lo ha vuelto a hacer con esta ficción protagonizada por Álvaro Morte, Irene Arcos y Verónica Sánchez. Producida por Atresmedia Studios y Vancouver Media para Movistar+, cuenta la historia de un hombre enamorado de dos mujeres. Dos historias paralelas que, de pronto, se unen.

Además del brillante montaje, la verdadera clave del éxito reside en situar la trama en Valencia, pero en las dos Valencias: "La de vanguardia y diseño y la rural, con la Albufera", un parque natural situado a apenas 15 minutos de la ciudad en el que, probablemente, se puedan contemplar las mejores puestas de sol del país.

Abdón Alcañiz, director de Arte de El embarcadero, atiende la llamada de ECOTEUVE.ES. Desvela que también se barajó Portugal como opción, pero Álex Pina "tenía claro que tenía que ser Valencia por el poder de su luz".

Este binomio se traslada a los personajes. Alejandra, una arquitecta de éxito, representa el orden y la modernidad. Es por eso por lo que la serie la enmarca en la Valencia urbanita, con planos donde predominan las líneas rectas, en el que la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Santiago Calatrava tienen especial presencia.

"Es un mundo más segmentado, marcado, monótono y disciplinado", dice Alcañiz. Así, el contraste entre "blancos, negros y grises" manda, mientras que en el despacho de arquitectura, el "espacio de creación" de Alejandra se produce "la explosión del rosa". 

Un paraíso llamado Albufera: la casa de 'El embarcadero' existe

Del cuadriculado mundo de Alejandra se viaja al onírico de Verónica, que es la libertad absoluta, la vida. Ella es feliz con solo contemplar los inmensos arrozales, la brisa del Mediterráneo y la luminosidad de su cielo. Aquí, en cambio, el "azul turquesa" manda en la paleta de colores.

Allí está la casa que ha enamorado a los espectadores de El embarcadero. El epicentro de la serie que sí existe en la realidad. Está situada en mitad de los campos de arroz de la Albufera, en uno de los caminos que unen Sueca y El Palmar, un pueblo repleto de restaurantes, en los que se pueden degustar los mejores arroces de la comarca, y de pequeños embarcaderos que ofertan viajes en barca por cuatro euros. Aquí también se sitúan el cuartel de la Guardia Civil, el bar y el club de alterne.

Pero, ¿cómo fue el proceso de búsqueda? Abdón Alcañiz jugó "en casa" al ser natal de la comarca y al haber hecho "un máster" por grabar antes la película El destierro, también enmarcada en la zona. "Enseñé al director una casa que tienen mis padres, pero cuando dimos en el clavo apareció la otra, con esa explanada", explica. 

"La casa estaba muy austera, pero tenía el entorno natural en medio de los campos de arroz. Arquitectónicamente, era perfecta", cuenta. Tras las gestiones de la Valencia Film Commision, el equipo de producción pudo ponerse en contacto con su dueño. "Al ser un parque natural, se sabe de quién es cada hectárea".

El incendio de 'Casa Verónica'

Sin embargo, cuando el equipo fue a ver la casa "de forma técnica, es decir, determinar cómo se va a trabajar con ella, qué planos se van a usar", se encontró con algo inesperado: "Alguien le prendió fuego unos días antes, la casa estaba totalmente quemada".

Esto no trastocó los planes de rodaje, ya que los interiores están grabados en unos decorados montados en el plató donde se recreó la cárcel de Vis a vis [Álex Pina fue uno de los responsables de la serie] en sus dos primeras temporadas, situado en Colmenar Viejo. "No creo que nadie quiera alquilar la casa porque el interior es un desastre", bromea Abdón, que insiste en el "mimo" que se tuvo para recrear las estancias: desde el mimbre, los espejos de macramé o los viejos utensilios colgados en las paredes.

Por otra parte, el equipo tuvo que dar una mano de pintura blanca por la fachada y añadir algunos elementos: la palmera y el pozo no existen y los bancos de cemento lo falsearon con madera. "Ahora está bastante cambiada porque la hemos tenido que dejar como estaba", añade.

"Puerta abierta" a una tercera temporada

El embarcadero tiene un total de 16 episodios, que ya están grabados. Sin embargo, Movistar+ ha optado por dividirla en dos entregas de ocho capítulos. La trama se cierra, pero ¿podría tener continuidad? "Nunca se sabe, porque La casa de papel nos sorprendió a todos que se hiciera una nueva temporada", dice Abdón que añade: "Siempre puede quedar una puerta o una ventana abierta".

Antes de colgar el teléfono, es obligado preguntar a Alcañiz por la grabación de la tercera temporada de La casa de papel, la serie estrella de Vancouver Media. "Acabamos de terminar una nueva jornada de rodaje", dice sin desvelar mucho más: "Va a ser espectacular, tenemos una responsabilidad muy grande".



En Portada



Informalia




Comentarios 0