Roberto Enríquez: "El Real Madrid es el capo del fútbol; yo simpatizo más con el Atleti y Cerezo"

10:03 - 18/11/2018
  • ECOTEUVE.ES entrevista al actor, que estrena en Movistar 'Todo por el juego'

  • "Es una serie muy poliédrica en la que el fútbol se ve retratado en muchas vertientes"

  • "Maca y Zulema están abocadas a vivir juntas", augura sobre el final de Vis a vis

"Estoy bastante entusiasmado con el resultado. Daniel Calparsoro rueda como pocos". Así de eufórico está Roberto Enríquez con Todo por el juego, la serie basada en la novela de Javier Tebas El fútbol no es así y que Movistar+ estrenará este domingo en #0 (22.30), con un doble capítulo. La ficción, producida por Mediapro, disecciona el mundo del fútbol en todas sus aristas.

Enríquez interpreta a Mariano Hidalgo, un honrado empresario que lucha por mantener a flote el CD Leonés en sus horas más bajas. "Se verá envuelto en un dilema moral y tendrá que decidir entre sus principios y su supervivencia", cuenta el intérprete a ECOTEUVE.ES, que aunque reconoce que no es forofo, simpatiza más con el Atlético de Madrid y Enrique Cerezo: "El Real Madrid son los capos del fútbol".

Pese a su larga trayectoria en la televisión, los seguidores más jóvenes lo conocen por su papel de Fabio en Vis a vis, en cuya tercera temporada apareció en forma de colaboración. ¿Saldrá en la cuarta? "No puedo decir nada", lamenta Enríquez que augura el final de Maca y Zulema: "Están abocadas a vivir juntas". Lo que sí es seguro es que también saldrá en El embarcadero, la serie que ha grabado la factoría de Atresmedia Studios para Movistar.

¿Cuál es el punto de partida de Mariano Hidalgo?

En el primer capítulo lo que intenta es desbancar al personaje de Pedro Casablanc, un tipo que ha llevado al club a la completa ruina deportiva y económica. Además, se descubren asuntos de corrupción y, lo que queremos, es sacarlo a la luz para hacernos con la presidencia.

¿Qué objetivo tiene?

Fundamentalmente, su bandera es dirigir un club de manera honesta y apartarse de toda la corrupción. De hecho, tiene muchas escenas donde le intentar sobornar y no se va a dejar, pero al final se va a haber envuelto en un dilema moral y va a tener que decidir entre sus principios y su supervivencia. El arco del personaje es muy interesante.

¿Cómo se lo ha preparado, ha conocido a alguien relacionado con el fútbol?

He hablado con Javier Tebas y me he leído su libro varias veces. Pero el guion está tan bien escrito, que era fácil afrontarlo. Las maniobras orquestales en la oscuridad de estos personajes hacen que, probablemente que algún presidente que pudiera preguntarle sobre esto no nos hablara directamente de ello. Es un tema altamente delicado.

¿Es futbolero?

Lo soy, pero ni siquiera soy hincha de ningún equipo. Escucho programas deportivos y leo prensa deportiva. Pienso que hasta la gente que no le gusta, está enterada de cuál es el panorama, porque el fútbol está tan o más presente que cualquier otro acontecimiento. 

¿Esta serie le ha cambiado la visión que tenía de este mundo?

Yo lo que me pregunto es cómo antes no se le había ocurrido esta idea a alguien. Hace poco leí un artículo de la Universidad de Coimbra que explicaba que las conexiones neuronales que aparecen cuando se celebra un gol son las mismas que el enamoramiento romántico.

Está pasión que suscita el fútbol combinado a que es uno de los negocios más lucrativos y que tiene tantos intereses, componen un material de ficción muy interesante. Es una serie muy poliédrica en el que el fútbol se ve retratado en la cara de los políticos, la mafia, las apuestas, los jugadores, los entrenadores, los hinchas... 

Si le ofreciesen ser presidente de un club en la vida real, ¿aceptaría?

Lo primero sería reírme a mandíbula batiente (risas). Sería imposible dado a que solo un grupo selecto de personas a nivel económico pueden y, de serlo, tampoco me metería en este negocio porque no me apasiona. Es un deporte de alto riesgo y no me arriesgaría por el fútbol.

¿Qué opinión tiene de Florentino Pérez y Enrique Cerezo?

No tengo una opinión formada al respecto. No soy forofo, pero simpatizo más con la épica del Atlético de Madrid por mi hijo, que es futbolero a muerte, y con Cerezo, que hace cine. El Real Madrid son los capos del fútbol, tiene mucho dinero y contratan a los mejores.

Del fútbol a la cárcel. ¿Le vamos a ver en Vis a vis?

No puedo decir nada (risas).

Pero, ¿cómo le gustaría que acabe la historia de Maca y Zulema?

A veces hay amigos íntimos y enemigos íntimos y en un punto tienen bastante que ver. Creo que forman un buen tándem, están abocadas a vivir juntas.

En enero se estrena El embarcadero. ¿Qué puede contar sobre ello?

Sí, es una serie muy diferente de la que estamos muy orgullosos. Interpreto a Conrado, un teniente de la Guardia Civil de la Albufera de Valencia que tiene la herida abierta del suicidio de su mujer. Va a entrar en contacto con una de las protagonistas, ya que la ficción arranca con la pérdida de su marido. Va a ver en ella su propio espejo y se enamora.

Es una historia muy potente, contada como un thriller. Luegola forma de grabación me parece muy innovadora porque hay mucha cámara en mano, como si se tratara de películas de cine independiente, con la imagen movida, todo es como improvisado...


Otras noticias

Contenido patrocinado



Informalia





Comentarios 2

#1
18-11-2018 / 14:17
Letu
Puntuación 2
A FavorEn Contra

Este cateto es uno más de esos ignorantes que decían que el Madrid era el equipo del régimen y del gobierno, cuando el equipo del gobierno era el Atlético de Aviación (actual Atlético de Madrid) con directivos militares franquistas. Cuando hablen del Madrid limpiénse la boca. Y sobre todo, si no quieren hacer el ridículo, infórmense, que no es tan difícil.

#2
19-11-2018 / 14:02
tratretri
Puntuación 2
A FavorEn Contra

ahora va a resultar que Santiago Bernabeu era de podemos

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.