Series

Javier Rey, de Galicia al mundo con Netflix: "Fariña' no tiene nada que envidiar a 'Narcos' o 'Breaking Bad'

  • ECOTEUVE.ES entrevista al protagonista de la serie que llega hoy a la plataforma
  • El actor vuelve (otra vez) a 'Velvet': "El traje entra, me dejo el bigote y Mateo sale solo"
  • "Si dependiera del público habría 'Velvet' toda la vida porque es fiel desde el principio", dice

Javier Rey ha dejado la chupa de cuero y los pantalones de pitillo de Sito Miñanco para ponerse los elegantes trajes de Mateo Ruiz. Después de vivir el "fenómeno fan" de Fariña, el gallego regresa otra vez a Velvet Colección donde su personaje vive con pasión el mundo del periodismo que le hará indagar en el oscuro pasado de Omar (Andrés Velencoso).

"Me siento como en casa", dice Rey a ECOTEUVE.ES sobre Bambú Producciones, una productora que le ha dado personajes tan importantes como Alejo en Hispania, Sito en Fariña y, ahora, en Hache, la nueva serie de Netflix sobre la heroína en Barcelona. "El mayor piropo que te pueden hacer tus jefes es que te ofrezcan personajes que no tienen nada que ver entre sí.

Además, Javier Rey habla sobre el éxito de Fariña, que llega este viernes a Netflix: "Tenemos muchas ganas de que se vea fuera". El actor no oculta su orgullo de lo realizado: "No tiene nada que envidiar a series como Narcos, Breaking Bad o The Wire".

¿Como veremos a Mateo en los nuevos capítulos?

Mateo Pega un salto cualitativo importante. Es un señor muy seguro de sí mismo que ha virado por completo su profesión. Poco a poco desde que ha salido de las galerías, el periodismo le ha atrapado, le va bien y va más investigando casos hasta el punto emparayonarse con algunos. Tiene una trama muy detectivesca que hace ver un parte completamente diferente de Mateo. 

¿Qué sensación ha tenido al volver a ponerse su traje?

Feliz porque para mí Velvet es como mi casa y mis compañeros son mi familia. Los trajes entran, me dejo el bigote y Mateo sale solo. Me gusta porque el personaje ha evolucionado y para mí sigue siendo un reto.

¿Abandona la trama sentimental con Clara (Marta Hazas)?

Clara sigue estando y la cabra tira al monte (risas).... Es un contigo ni sin ti, pero ahora las situaciones son distintas que antes cuando los dos correteaban por las galerías. Ahora hay muchos más peligros.

¿Qué tal con las incorporaciones?

Estupendos. Siempre digo que entrar en una máquina que tiene un rodaje es difícil, pero han entrado muy bien.

¿Le ves fecha de caducidad a Velvet?

Como trabajador de la serie, me ocurre algo que antes no me había pasado que es que yo creo que si del público dependiera habría Velvet toda la vida porque es súperfiel desde el primer momento.

¿Cómo le gustaría que fuera el final?

No tengo imaginación para eso porque yo me he despedido de Mateo y de Velvet unas cuantas veces. Siempre da la sensación de que te vas a despedir, pero te das cuenta que el público sigue pidiendo más. Los personajes siguen evolucionando de manera lógica sin que pierdan su esencia.

¿Da más tranquilidad trabajar en una plataforma sin estar pendiente de la audiencia?

Ahora que estamos en proceso de grabación no pienso mucho en eso.

Pero en el público sí influya dado que solo los abonados de Movistar pueden ver Velvet. ¿Asusta que pueda perder popularidad?

No, nos asusta nada. Velvet es un bloque muy sólido e independientemente donde se ponga, funciona porque así nos lo hacen saber.

Hispania, Velvet, Fariña... Es chico Bambú, ¿qué significa en su carrera?

Yo me siento muy querido y muy respetado como actor. Lo digo muchas veces, el mayor piropo que te pueden hacer tus jefes no solo es el que te digan lo bonito que lo puedas hacer, sino que te ofrezcan personajes que no tienen nada que ver entre sí. En ese sentido yo estoy muy feliz porque siento que crezco de la mano de Bambú. Hace rebanarme los sesos constantemente de cómo atacar el siguiente personaje.

¿Se ha desintoxicado de Sito Miñanco?

He tenido tiempo porque dejamos de trabajar en noviembre del año pasado. Todo ha sido muy intenso porque hemos jugado con material de verdad: ha habido personajes reales, ha habido secuestros de libros, un fenómeno fan creativo con camisetas e ilustraciones. Ha sido un viaje bastante heavy.

¿El salto a Netflix le puede abrir las puertas al mercado internacional?

Creo que todos estamos tan orgullosos de lo que hemos hecho que más que pensar en una cosa que nos pueda beneficiar personalmente, es como que hay mucha gana de que se vea en el extranjero. Creo que es una serie que es muy exportable, de la misma forma que en España se ha consumido The Wire, Breaking Bad o Los Soprano. No tiene nada que envidiar a Narcos u otras series que han funcionado muy bien. Sería una buena noticia para la industria porque se demuestra que aquí se hace buena ficción.

¿Y ve factible que, al igual que ha ocurrido con La casa de papel, Netflix produzca una segunda temporada?

No tengo ni idea. Nunca se sabe en este oficio.

Pero, ¿hay trama?

La hay.

Si tuviera una oferta importante, ¿cruzaría el charco?

Desde hace unos años, mis decisiones siempre van de función de cómo es el personaje. Es mi único baremo. Entonces, algo que me suponga un reto actoral o físico, sino corro el riesgo de aburrirme. Tampoco me voy a ir por irme.

Velvet sí ha tenido mucho éxito en Latinoamérica.

Sí, y no solo en plataformas sino en cadenas de televisión. Creo que fue de las primeras sensaciones de internacionalidad. Ahora ya ha entrado dentro de la normalidad y no nos sorprende. Velvet abrió la puerta de la que creo que no se va a cerrar nunca.

¿Con qué está más cómodo, con el vestuario de Sito o el de Mateo?

Si es por comodidad, me quedo con el traje de Mateo porque está hecho a medida. Si te ponen una chupa de cuero con tres tallas menos... El vestuario de Sito era la hostia, pero los pantalocitos me dejaban tieso...

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin