Series

Marta Hazas: "Me gustaría que 'Velvet' acabara en la Movida madrileña de los ochenta"

  • ECOTEUVE.ES entrevista a la actriz de la serie que emite Movistar+
  • "Movistar ha apostado por la ficción española y hacen partícipes a los actores de su éxito"
  • "Prefiero subirme a un escenario para 1.000 personas que el tú a tú con la cámara"

Clara, el personaje de Marta Hazas en Velvet Colección, vivirá el regreso de Mateo (Javier Rey) en los nuevos capítulos de la segunda temporada. "Somos la horna del zapato del otro", dice la actriz en palabras a ECOTEUVE.ES que apuesta por un final en la Movida madrileña de los ochenta.

¿Qué le deparará los nuevos capítulos a Clara?

Los guionistas siempre me sorprenden. Tengo la sensación de que lo que he rodado en las últimas semanas ha sido un spin off dentro del spin off saliéndonos del marco de las galerías con toda la trama de Irán.

Y vuelve Mateo (Javier Rey)...

Somos la horna del zapato del otro y es un contigo ni sin ti muy divertido, no es la típica historia romántica. Mateo viene para marcar territorio porque Omar [Andrés Velencoso] está al acecho. Además, Javi y yo hemos llegado a tal nivel de entendimiento, que resulta muy sencillo trabajar.

¿Fue difícil seguir sin las 'chicas Velvet', Paula Echevarría y Cecilia Freire?

Cuando ocurrió no tuve esa sensación porque fue una transición muy natural y nos seguíamos viendo fuera. Sin embargo, ahora en el recuerdo, ya no es lo mismo venir a trabajar. Es como cuando te cambian de clase en el colegio. Aun así, hemos vuelto a hacer un grupo muy bonito con Andrea Duro y Marta Torné.

El vestuario de Clara ha ido de los que más han evolucionado en la serie.

Sí. Es un personaje afortunado en ese sentido, su fondo de armario es increíble. Pepo Ruiz [diseñador] la ha reinventado porque es vulgar y al mismo tiempo resulta chik. Cuando llego al set de grabación, tengo al 70% personaje hecho.

Velvet lleva en total seis temporadas. ¿En qué época le gustaría que acabara?

Me gustaría que terminara en la Movida madrileña de los ochenta porque yo tengo el pelo súperizado y así no me tendría que peinar y, además, me recogerían más tarde para ir a grabar (risas). También se puede hacer un crossover con Cuéntame.

¿Hasta que punto es peligroso estirar la serie demasiado?

Es verdad que hay personajes que necesitan un final porque hay historias que no se pueden alargar más el chicle. Como mi personaje empezó poco a poco en la serie, aun pueden contar muchas cosas. Da para una tercera temporada en Movistar y cerrar un ciclo tranquilo. 

¿Se trabaja más relajado en una plataforma que en una televisión generalista?

Sí, por varios aspectos: primero porque no estas pendiente de las audiencias; segundo, porque Movistar ha apostado por la ficción española y tienen muy buena relación con Bambú. Los actores nos sentimos como en casa y, hasta los eventos de publicidad te apetecen porque nos hacen partícipes del buen momento por el que atraviesa nuestra ficción.

¿En qué serie le gustaría trabajar de Movistar?

Me apetecería hacer algo distinto como This Is Us y, de las españolas Matar al padre porque es arriesgada. También me gustaría estar en Instinto con Mario Casas, que es también de Bambú.

¿Cómo es para un actor trabajar con esta productora?

En Bambú me siento muy bien porque me han ofrecido siempre personajes femeninos potentes. Siento una confianza ciega de que vas a tener un personaje con entidad y tengo admiración por la capacidad de trabajo inmensa que tienen Ramón Campos y Teresa Fernández. Además, asumen riesgos moviendo a los actores a otras series. Cuidan mucho al actor, no es una fábrica de churros.

¿Satisfecha con su labor en El hormiguero?

Sí. Cuando me lo propusieron acepté porque quería aprender a estar delante de una cámara siendo yo, no interpretando. Me he dado cuenta de que el programa es más divertido cuando las cosas no salen como te las esperabas. Admiro mucho el trabajo que hace Pablo Motos, es difícil estar arriba diez años seguidos.

¿Se ve dando el salto a presentar algún día?

No, porque no es donde más cómoda me siento ni me llena. Me gusta más mi parte creativa en un proceso de ensayos levantando un papel desde un texto.

¿Y participando en Tu cara me suena?

Por el bien del oído de la gente, no. Esas cosas me cuestan más porque yo soy tímida. Me gusta más que el público me vea siendo algo que no soy yo. Prefiero subirme a un escenario para 1.000 personas que el tú a tú con la cámara.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin