Series

'El Ministerio del Tiempo' se trolea a sí misma en un final con indirectas a TVE y homenaje a Chicho Ibáñez Serrador

  • TVE emitió este miércoles el que probablemente será el último capítulo de la serie

El Ministerio del Tiempo se despidió este miércoles de los espectadores de La 1 con serias dudas sobre su renovación por una cuarta temporada. La serie de aventuras de TVE registró en su último episodio un 7,1% de share haciendo que en su tercera temporada lograra una media de un 6,3% de share, la menos vista de su historia en la cadena pública.

Con su futuro en el aire, la patrulla fue aplaudida por el público en una posible última misión en la que rindieron homenaje a la televisión, a Chicho Ibáñez Serrador y a sí mismos.

Pacino, Lola y Alonso debían viajar al pasado para evitar que TVE aprobase el lanzamiento de una serie llamada El Ministerio del Tiempo. Todo ello, después de que alguien filtrara en los 60 la existencia de la institución y que provocaría que la cadena no sacara adelante Historias para no dormir del reconocido realizador. 

De este modo, la cabecera de la ficción -creada por un tal Ureña- hacía saber que Alonso de Entrerríos era interpretado por un joven Jaime Blanch (que en la realidad da vida a Salvador Martí, subsecretario del ministerio), y Julián y Amelia por Fernando Guillén y Gemma Cuervo, padres de Cayetana Guillén Cuervo (Irene Larra). Por el camino, el capítulo dejó un reguero de guiños, honras y también críticas a la industria televisiva.

La patrulla logró que la historia se cumpliera. Lo que no esperaban era que Ureña, molesto por la suspensión de su proyecto, utilizara su conocimiento sobre las puertas del Ministerio para destrozarlo y cambiar el curso de los acontecimientos. Así pues, cuando los protagonistas regresaron a 2017, la institución ya no pertenecía al Gobierno sino que se había convertido en una atracción turística para viajar a otras épocas llamada Carpe Diem.

Y en su objetivo de devolver la situación a la normalidad, la patrulla logró una hazaña inédita hasta la fecha: viajar al futuro. Allí vieron que el Madrid de 2019 había sido bombardeado para frenar una pandemia desatada en la capital. Por tanto, Ureña regresó al pasado para encontrarse consigo mismo y autoconvencerse de que no siguiera adelante con su plan.

Con el Ministerio de nuevo restaurado, Lola, Pacino y Alonso decidieron no contarle al resto de responsables lo que había ocurrido en la otra realidad. Y si bien el último dejó entrever que abandonaba su trabajo, los primeros sorprendieron a los espectadores con un aplaudido beso que aventura el comienzo de un nueva historia de amor.

Los dardos de El Ministerio a TVE

De forma magistral, El Ministerio del Tiempo demostró reírse de sí misma y de la situación que ha arrastrado durante los últimos años en la cadena pública, a la que dedicó varios dardos durante todo el episodio. La propia trama central del capítulo parodiaba la suspensión de la ficción que siempre la ha amenazado tras la conclusión de cada una de sus tres temporadas. "Es una serie de mierda y punto", aseguraba Salvador Martí al conocer su lanzamiento.

Irene Larra también ironizaba con la promoción que habitualmente hacen las cadenas 'maltratando' sus productos: "La anuncian con eso de 'próximamente', que es como decir 'a saber cuándo", aseguró el personaje de Guillén Cuervo. 

"El público pensará lo que nosotros queramos que piense. ¿Para qué crees que se inventó la televisión?", decía el supuesto director de TVE de los años 60.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin