El contundente mensaje de Asier Etxeandía a los que le hacían 'bullying' en el colegio

22/02/2017 - 13:55
  • El actor, víctima de esta lacra, toma su "venganza" con el arma de la cultura

Asier Etxeandía ha querido romper una lanza contra el bullying con un contundente mensaje, escrito por el músico e ilustrador José Luis Algar, que ha compartido en las redes sociales. El actor de Velvet y El Final del Camino, que vivió en sus propias carnes esta lacra, toma su "venganza" con el arma de la cultura.

"Las personas a las que hacías bullying y pegabas en el cole somos los que hacemos los libros, películas y discos que escucháis. Es la venganza de los inadaptados, los raros, los maricones, los freaks...", comienza diciendo la carta publicada a través de una fotografía. "La gente que no encajaba y había que silenciar a golpes. Y ahora nos vais a escuchar por narices... no solo eso, nos vais a admirar. Nos vais a hacer ganar", concluye.

El actor, víctima del bullying

En más de una ocasión Asier Etxeandía ha hablado abiertamente de lo dura que fue su infancia y de cómo encontró en la música y en el teatro su propia escapatoria vital. Toda esa experiencia la llevó en 2013 a las tablas con El Intérprete, obra con la que se homenajeaba "a sí mismo, a su madre, a su padre" y con la que buscaba "recuperar a ese niño abandonado y que ha sido el que se comió el marrón de que fuera actor". 

Ese mismo año, en una entrevista con Cayetana Guillén Cuervo en el programa de La 2 Atención Obras habló de este duro capítulo de su vida. "De pequeño no tenía muchos, pero sí un par de personas muy importantes, que justo era con los que cantaba. El resto no me entendía. Yo era un friki en colegio, me pegaban todo el rato y sacaba muy malas notas", confesaba Etxeandía, que aseguraba tener "terror" a los demás.

Sin embargo, el actor afirmaba que cuando se marchó de casa a los 18 años para hacer teatro "me rodeé de gente maravillosa que me cambió la vida". "Como soy hijo único, ahora estoy rodeado de hermanos que la vida me ha puesto delante", afirmaba. 

Texto de @jlalgar @fmconstriktor

Una publicación compartida de Asier Etxeandia (@asieretxeandia) el




Informalia





Comentarios 4

#1
01-03-2017 / 14:02
Fernan
Puntuación 4
A FavorEn Contra

Casi todo el que ha hecho "acoso escolar" vamos a dejarnos de bullying, hoy en la vida no representa nada, más que su propio fracaso, como era un fracasado de pequeño, no quería que nadie despuntase y tenía envidia de todo el mundo, solo era superior en que tenía en aquél momento más fuerza física, era el llamado "abusón".

Hoy el acoso es mucho peor, porque un niño al que se acosa delante de las niñas y encima se ríen de las gracias del abusón puede ser en un futuro un maltratador aunque ocupe un puesto relevante en la vida.

#2
01-03-2017 / 16:03
Puntuación 6
A FavorEn Contra

Una compañera/amiga de colegio se metía continuamente con mi hermana, ella como no hacia nada para evitarlo, entre yo en escena y la pegue una torta, con la cual tuvo mas que suficiente y no volvió a hacerlo más. Hoy día el acoso al que son sometidos muchos alumnos es muchísimo peor que en aquella época. Así que chicos/as, hacerles frente, no os acobardéis.

#3
03-03-2017 / 14:39
kaki
Puntuación 2
A FavorEn Contra

Cuanta razón y todo mi apoyo a todos esos menores y adolescentes que sufren esta violencia, como tu Asier, como yo y como miles de personas que han sufrido y la están sufriendo, muchos quedándose en el camino.

tuvieron mis padres que cambiarme la vida, ciudad, amigos, costumbres, para que pudiera salir adelante. Vaya que si lo hice, crecí personalmente, me valore y reforcé todas mis cualidades, que no eran pocas y no lo sabia, lo que si sabia es que un día tendría que volver a mis orígenes y ver de frente a todos aquellos que tanto daño me hicieron y cuando volví, lo único que vi fue a personas neutras, fracasados sin carisma, gente vulgar, inculta, sin educación, los cuales me observaban desde una cercana distancia, incrédulos de mi superación y superioridad personal. el daño y dolor que me infringieron solo me sirvió para crecer y demostrar quien era y en quien me había convertido.

Pero desearía que ningún adolescente tuviera que pasar ese sufrimiento para desarrollarse como persona.

#4
04-03-2017 / 18:27
Ada
Puntuación 0
A FavorEn Contra

No puedo evitar el temor, ni la compasión ante cada nuevo caso de acoso escolar, ya sea actual o de quienes ya hoy adultos, siendo niñ@s pasaron esta experiencia atroz... en realidad una forma cruel que jamás debería pertenecer a los recuerdos de nadie. Sin embargo, siento palidecer de impotencia como estos hechos, carecen de ley ni orden. Cualquier mecanismo que actúe, ante la evidencia de la víctima, se de primera mano que, desde la escuela responden negando la mayor... sordas y ciegas y que cuando las familias acuden a "dar la voz de alarma" argumentan lo más parecido a lo que no pueden sostener... "cosas de niñ@s" Yo también en mi infancia y en la escuela, encontré a mi "bestia negra", pero se trató de una maestra. La experiencia fue un acoso y derribo en toda regla, ridiculización ante mis compañer@s de clase, humillación con la destrucción de trabajos acusándome ante toda una clase con propósito de humillación, mi actitud era la de callar por no saber por donde ni por qué me estaban dando las "hostias". En mi día a día el miedo, a una edad en la que no puedes ni sabes comprender el por qué, sólo queda el cuerpo para mostrar el sufrimiento y este, terminó por enfermar de abatimiento. Fue un médico que teniéndome que atender, mi madre le habló de cuanto venia sucediendo desde que pasé de primaria a 1º de bachiller. Fue providencial su diagnóstico y de lo más contundente: o cambian a esta niña de escuela o no lo podrá aguantar. Eran otros tiempos a la vez que la situación tampoco era nada frecuente. Cuando mi padre conoció la esencia de cuanto ocurría, algo que para él se traducía en, por culpa del acoso de una maestra mi hija está enferma?? Se fue al despacho de la dirección de aquella escuela y conociéndolo, se que su dignidad jamás permitiría que nada ni nadie se permitiría hacerle tambalear. Aquel mismo día me dieron de baja del lugar donde habitaba la "bestia negra" de una parte interminable de días de mi infancia. Su mala fama entre otros alumnos y el profesorado incluido, era "vox populis" Hasta que no tuve que pasar a sus clases y me convirtió en su "sparring" no podía adivinar todo la crueldad que iba a vivir. Salí de aquella academia, hacia la mitad de curso. Recuperé como era de esperar la normalidad y durante años de aquella infancia creo que desaparecieron de mi cualquier atisbo de aquellos hechos, supongo que se trató de supervivencia innata. De adulta creo haber sido más juez de aquellos hechos y comprendí sus razones al mismo tiempo que las considero infames. Ahora ya no importan, porque aquello ya tan sólo existió sin que a lo largo de mi vida nada merezca la pena mencionar que tenga relación sobre aquel temprano pasado. Es en estos tiempos y ante tantos casos de acoso escolar que por la experiencia vivida me puede la impotencia ante cada caso que se llega a conocer, ante la tragedia como final, pero jamás escuché todavía reacción que proteja de verdad a la víctima, solo "medias tintas" Empatía y solidaridad con todos cuantos soportaron y sufren acoso escolar algo que creo queda todo por hacer y combatir o de lo contrario los datos no serían los que son. Familias, mucha atención a cada gesto o lágrimas que tal vez os oculten vuestros chicos/as, cuando estas aparecen, delatan y os hablan del dolor y de impotencia... os toca arrancarles sus motivos. Es inevitable sentir cierto pudor al hablar de estas experiencias, así que gracias a cuant@s os pronunciáis. Asier, sin ser persona anónima tu gesto merece valor, pero creo que necesario... como aquel "grano que no hace granero, pero ayuda al compañero"