Series

Miren Ibarguren: "La que se avecina' es una gran máquina de generar trabajo para los actores"

  • Ecoteuve.es habla con la actriz de la exitosa comedia, que hoy vuelve a Telecinco
  • "Loles León era mi ídolo y ahora aprendo a su lado porque sabe latín", dice

A Amador se le acaba lo de ser (intentar ser) un 'vividor follador'. "Pobre. Con lo tranquilo que estaba", dice a Ecoteuve.es Miren Ibarguren, que da vida a Yoli, la nueva pareja del 'Cuqui' y responsable de atarle en corto en los nuevos episodios de La que se avecina, que Telecinco estrena esta noche (22.00).

Por lo que hemos visto en las promos, eres la gran protagonista de los nuevos capítulos de la serie.

Yo y mi madre. Las nuevas incorporaciones, junto con Luis Merlo. Ahí vamos a estar dando caña.

¿Es una responsabilidad?

Sí, desde luego, yo estoy nerviosa por esta noche. Porque quiero ver si a la gente le gusta lo que estamos haciendo.

Loles León dijo recientemente que eras una gran actriz. ¿Cómo ha sido trabajar con ella?

Es una actriz que marcó un antes y un después en comedia. Tiene una forma de hacer muy peculiar y reconocible que solo es de ella y creo que de eso hemos mamado muchas.

Para mí ha sido un ídolo porque nadie resuelve las comedias como ella y nadie tiene esa energía que muestra. Aprendes viéndola. Es maravilloso estar a su lado observándola, porque sabe latín.

Además de Loles, tienes la mayor parte de las secuencias con Pablo Chiapella. ¿Qué destacarías de él?

He tenido mucha suerte de entrar y que me tocara él de compañero. Es un actor con un nivel de comedia high class, lleva muchos años en esto y lo hace muy bien. Tiene una gran técnica y saber hacer. Es muy grande y controla muy bien el trabajo. Aporta, te escucha, te entiende y, sobre todo, te ayuda a entrar en un sitio donde eres la nueva.

¿Qué ve Yolanda en Amador?

Le gusta de verdad. Y ve en él su última oportunidad. En un principio le gusta pero quiere ir a saco, porque ve que se le pasa el arroz. El pobre estaba muy tranquilito pero llega Yoli y le cae encima una avalancha de sentimientos.

¿Estás contenta con el personaje que estás construyendo?

Mucho, porque me lo paso muy bien y está muy bien escrito y dirigido. Además, como es tan disparatado, me hace feliz porque te lo pasas genial rodando.

Un personaje tan 'loco', ¿te permite cruzar límites que con otros es más complicado?

En este tipo de ficción y viendo el código de la serie, tienes que traspasar ciertas fronteras. Necesitas más energía y arranque para interpretar al personaje, porque es una serie que se interpreta muy 'arriba'. Pero a mí me gusta estar así.

A la hora de trabajar, ¿te limitas a interpretar el guión o te gusta meter detalles de tu propia cosecha?

Siempre hay que respetar el guión, pero cada uno crea su personaje aportando cosas. Y a veces te las compran. Si es así bien, y si no, también (risas).

Habrá guionistas más receptivos a que les sugieras cambios en el texto. ¿Cómo son los de LQSA?

Es verdad que depende de la serie. Aquí se respeta el texto pero Laura [Caballero] te compra muchas cosas y se le ocurren otras en directo. Ella es muy creativa dirigiendo y se produce una fusión interesante en el set.

¿A qué crees que se debe el éxito de LQSA?

Es la más repetida, la más vista, la más buscada? a veces surgen fenómenos así y no te explicas por qué, pero es un compendio de buenos actores, excelentes guiones, dirección, un equipo técnico maravilloso. Y todo eso se nota y el público responde.

¿Qué crees que está aportando LQSA a la ficción en televisión?

Sobre todo, personajes secundarios. Genera mucho trabajo porque en cada capítulo entran muchos actores y se necesitan caras nuevas. Es una gran máquina que está dando mucho trabajo a los actores. Ojalá hubiera muchas series como ésta que crean industria.

¿Por qué crees que a las comedias les cuesta triunfar en televisión?

En general, creo que las retiran antes de tiempo. Hay que dar la oportunidad al público de que le empiecen a gustar y, habitualmente, no da tiempo a engancharse.

Vienes de Aída, que era otro pilar de la ficción. ¿Pensaste en algún momento que por estar en una serie tan importante te iba a costar encontrar otro proyecto igual de potente?

Siempre lo piensas. Aída era una gran serie y, cuando termina, piensas que igual has tocado cima. Pero esa sensación siempre la tenemos los actores. Siempre asusta, porque no sabes cuándo vas a entrar en otro proyecto. Yo no me puedo quejar.

Aunque tenías una trayectoria anterior, el público te conoció a partir de Escenas de matrimonio. ¿Cómo recuerdas esa etapa?

Me recuerdo a mí muy pequeña y como que no entendía nada. Me vino todo muy grande de repente, pero todo era positivo. Me pilló de sorpresa, no entendía nada.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments