Series

'La sonata del silencio', una historia de amor prohibido y lucha contra el machismo

  • La ficción recrea un amor prohibido y la lucha frente al machismo de los años 40

La 1 estrena hoy en prime time (22.00) La sonata del silencio, un drama romántico protagonizado por Marta Etura, Eduardo Noriega y Daniel Grao. La serie, de nueve capítulos, basada en la novela de Paloma Sánchez-Garnica, trasladará al espectador al Madrid de 1946 para contar una historia de familias que arrastran su pasado y también la historia de Marta y su hija Elena, dos generaciones que intentan cambiar el mundo que les rodea.

La sonata del silencio, nueva producción de RTVE en colaboración con José Frade PC, es sobre todo una historia de amor; de amores prohibidos, de amores secretos, de amores imposibles... Un drama romántico ambientado en la sociedad de finales de los 40, vista a través de los ojos de una mujer dispuesta a liberarse del yugo del machismo y decidida a tomar el control de su vida cueste lo que cueste.

Marta (Marta Etura), una mujer con un futuro prometedor, se verá atrapada entre dos hombres. Obligada a trabajar para salir adelante, se expondrá a las murmuraciones de los vecinos, a la indignación de su marido Antonio (Daniel Grao) y a los celos de Rafael (Eduardo Noriega).

El punto de encuentro de los personajes se sitúa en la madrileña Plaza del Ángel. Un edificio cualquiera, donde la riqueza y la pobreza, el triunfo y el fracaso sólo están separados por un tabique. En el viven dos familias enfrentadas, los Figueroa, que lo tienen todo, y los Montejano, que lo tuvieron todo y ahora tratan de sobrevivir. Ambas exponen sus desgracias y alegrías a la mirada del resto de vecinos. El inmueble es testigo mudo de su día a día, su historia y su pasado.

La puesta en escena y la cuidada realización, con decorados reales y localizaciones naturales, traslada al espectador al Madrid de los años 40 y muestra cómo era la Gran Vía, el bar Chicote, la embajada Francesa, el Hotel Palace, la Estación de Atocha, o un paseo por el barrio de las Letras, con una apuesta estética que es obra de la creadora artística Virginia Flores, con la colaboración de Stargate Studios.

La música es otro de los motores de la narración, con piezas clásicas y reconocibles, y otras de creación propia, que sirven de motivación vital para los protagonistas en sus aspiraciones, sus sentimientos, sus recuerdos, a la vez que es un vehículo emocional para los espectadores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin