Series

La última escena de 'Aquí no hay quien viva': un derrumbe y una foto final que cumple 10 años

  • Se cumplen una década del final definitivo de la histórica comedia de Antena 3

Se cumplen 10 años del final definitivo de Aquí no hay quien viva. La serie de Antena 3 se despidió de la audiencia el 6 de julio de 2006 con un emocionante capítulo en el que los vecinos de Desengaño 21 se veían obligados a abandonar sus viviendas al verse afectado el edificio por una plaga de termitas. [Así dieron el salto sus personajes a 'La que se avecina']

Érase un adiós fue el título del episodio que ponía fin a cinco temporadas y 91 capítulos de éxito en los que la ficción logró ganarse el cariño de la audiencia convirtiéndose en una de las comedias más recordadas de la historia de nuestra televisión. 

En su última entrega, los vecinos de Desengaño 21 se veían sorprendidos por una plaga de termitas descubierta por Mariano cuando intentaba hacer una reforma a la portería. Un arquitecto dictaminó que todos los vecinos debían abandonar sus viviendas, pues el edificio terminaría viniéndose abajo. Rafael, padre de Lucía, decide entonces comprar todos los pisos para levantar con su constructora la Torre Álvarez, un gran bloque de oficinas.

La última secuencia de Aquí no hay quien viva nos dejó a todos los personajes de la serie llorando mientras contemplaban el edificio ya evacuado por los bomberos. "Fíjate que ahora lo veo hasta bonito", decía Pablo. "Es que es un edificio señorial", apuntaba Juan Cuesta, mítico presidente de la comunidad. "Es como si un trozo del alma de cada uno se quedara aquí dentro", añadía Mauri segundos antes de que todos los personajes se sacaran una última fotografía en la puerta del inmueble.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin