Miren Ibarguren: "Apoyarse y no 'contraprogramar' sería dar un empujón a la industria"

13:19 - 5/04/2016
  • Ecoteuve.es habla con la actriz de 'La que se avecina': "Voy a volver loco a Amador"

  • La serie regresa esta noche a las 22.30 a Telecinco con su novena temporada

  • "Se le da mucha importancia al morbillo de que trabajo con mi novio... todo es mucho más sencillo"

Tras ser vecina durante cinco años en el barrio madrileño de Esperanza Sur, y regentar durante varios meses un crucero cuya llegada a puerto se precipitó para sorpresa de todos, Miren Ibarguren hace las maletas para mudarse a Mirador de Montepinar. La actriz llega a La que se avecina de la mano de Loles León -su madre en la ficción- para revolucionar la vida de Amador: "A lo mejor somos un poquito odiadas", ha avanzado.

Miren añade una nueva comedia a su currículum, aunque se considera dispuesta a tocar otros géneros con la misma ilusión. Consciente de que si existe una gran competencia en la ficción española puede ser síntoma de que cada vez proliferan más productos, la actriz se muestra reacia a que Telecinco haya decidido lanzar La que se avecina contra Allí Abajo: "A mí me da pena que contraprogramen tanto... Suena muy romántico, pero creo que apoyarse y no contraprogramar sería darle un empujón a la industria española de ficción", ha defendido.

Ecoteuve.es habla con Miren Ibarguren, nuevo fichaje de La que se avecina.

¿Cómo será su personaje?

Mi personaje es muy dramático... (Ríe). Va de una punta a otra sin ningún miramiento. De repente puede estar depresiva como contenta. Se cree mejor de lo que es. Se cree diseñadora, se cree irresistible y es una chica de lo más normal, bastante paranoica y celosa. Le va a hacer un poco la vida imposible a Amador.

¿Cómo entra su personaje en la trama?

Amador pasa por la Retoucherie, de arreglar bajos, aunque yo me creo diseñadora, claro. La Cocó Channel del barrio. Ahí surge todo y es todo un flechazo.

¿Qué supone tener a Loles León como madre en la ficción?

Es un sueño. He crecido viéndola en muchísimas películas, en la tele, en el cine... Es un referente y trabajar mano a mano con ella es un sueño. Sabe todo tipo de trucos: desde maquillaje, a cómo decir una frase, sobre cómo comportarse con el equipo... En ese sentido es muy madre de todos y tiene una alegría que flipas. Pueden ser las 6 de la mañana que ella llega cantando y entra dispuesta a lo que le pidan con la mejor actitud del mundo.

¿Había coincidido con algunos de sus compañeros antes?

No, aunque sí es cierto que estuve en Aquí no hay quien viva haciendo dos papeles muy cortitos. Con Laura Caballero sí que había trabajado, pero con los actores del elenco no y ha sido genial.

¿Ha coincidido con algún actor o personaje de los que harán aparición capitular?

Sí, con Daniel Muriel, que hacía de mi novio en Escenas de Matrimonio y hace un papelillo.

¿Qué ha sido lo más gratificante de grabar los episodios de esta temporada?

He trabajado con Pablo Chapella y es la hostia. Tiene una energía que flipas. Todo lo que le des lo lleva a la comedia y a lo grande, comedido pero a lo grande. Con Eva Isanta, que es una grande también. Todo ha sido una suerte y estoy encantada.

¿Qué le 'flecha' de Amador a su personaje?

Ella se quiere casar y tener hijos. A ella le pita el reloj biológico, entonces todo va a ser ir atropellado hacia eso. La pobre va a trompicones.

¿Qué cree que provocará su personaje en los espectadores?

No sé, porque como voy a volver loco a Amador y a Amador lo quieren mucho mucho... entonces a lo mejor somos un poquito odiadas.

¿Cómo valora el fenómeno fan que se produce en torno al personaje de Amador?

Es que ves a ese pedazo de hombre, con esa pedazo de voz, y que sea tan tierno que parece un niño pequeño... La gente se lo quiere comer. Es muy tiernito y muy encantador. Tiene un encanto muy especial.

¿Cómo ha sido incorporarse a una serie que ya en marcha?

Me ocurrió lo mismo en Aída y fue más difícil todavía. Cuando se fue Carmen Machi entré con un papel que luego terminó siendo lo que era, pero Soraya entró siendo diferente y fue un golpe más fuerte. En general, hay que ir con más humildad y decir 'si funciona, funciona y ojalá que funcione; y si no funciona no funcionará'. Hay que asumirlo.

En la memoria de los espectadores estará siempre el personaje de Soraya. ¿Cree que puede ser una losa? ¿Va a ser muy diferente su personaje a los anteriores que ha interpretado?

Los personajes, como parten de la misma actriz, algo similar tendrán. Soraya era muy particular y estaba escrito por otra gente que escribía de forma particular para ella. Esto es como todo, habrá gente que piense que se parece a Soraya y gente que no. Había gente que me lo decía con 'la parches' de Anclados y yo creo que no se parecía en nada. Pero para gustos los colores.

Recordando a Aída, ahora con perspectiva, ¿cómo valora el final de la serie?

Con una llorera y un vacío... porque quieras o no, estuve cinco años. Has visto a los niños crecer, te has pasado la vida allí... Y me encantaba mi personaje, me lo pasaba muy bien haciéndolo y me dio pena enterrar a Soraya.

¿Cree que la serie acabó antes de tiempo o se le dio final cuando hubo que hacerlo?

Yo entiendo la idea de cerrar en alto. Es bonito no dejarla caer y dejarla en un buen momento.

Y ahora que llega a La que se avecina, ¿cree que ese momento está pronto o que aun le quedan años de vida?

Yo la veo muy viva. Yo no sé, porque entro en el sexto episodio, pero los más veteranos dicen que esta temporada es especial. No se sabe por qué, pero están todos como el primer día. Y se nota en todo el equipo, todo el mundo con ilusión...

Anclados iba a seguir en antena y finalmente no continuó, pese a no ir mal en audiencia. ¿Qué ocurrió realmente?

No se sabe. Nos dijeron que no y ya está. Hacíamos un 18, íbamos muy bien. Nos dio muchísima pena porque empezamos todos a la vez. Y yo no había tenido la oportunidad de empezar una serie desde el principio. Entonces nos costó porque salieron muchísimos pilotos, cambios de actores... y lo vives ya como tuyo. Entonces cuando por fin sale, hace un 18 piensas: "Hostia, nos hemos coronado". Y por no sé qué motivo dicen 'pues no se hace más'. Tienes que estar en las buenas y en las malas. En cualquier empresa pasa igual.

En esta urbanización cada piso es un show ¿ha tenido alguna experiencia mínimamente parecida?

La verdad es que no. He tenido caseras muy insoportables, eso sí. Una vez fui a alquilar un piso y me dijo que no se podía hacer fiesta, que lo entiendo; que no se podía tener perro, que lo entiendo y me dijo que no se podía cantar. Y yo le pregunté: "¿Y si es mi cumpleaños?" Y me respondió: "Sí, pero bajito. Que vengan pocos amigos y que lo canten bajito". (Ríe)

Loles León ha dicho que no veía la serie. ¿Es su caso? ¿Qué personajes son sus favoritos?

Sí la veía. El de Fernando Tejero me encanta y el de Macarena Gómez también. Me parece una pareja súper explosiva. Padre e hija. Ese dúo me parece muy bien encontrado, muy conseguido.

La que se avecina lo puede con todo, pero estrenáis temporada contra Allí Abajo ¿hay miedo a que se pueda resentir o confiáis en la fortaleza de la ficción?

A mí me da pena que 'contraprogramen' tanto. Entiendo que pesa que las cadenas vayan a caballo ganador, pero a mí me gustaría que cada día de la semana fuera como antes. Los lunes veías Farmacia de Guardia, los martes Médico de Familia... y así. Para crear más industria y que los equipos no se quedaran fuera. Yo he trabajado en series que se han caído después y se va mucha gente a la calle. Suena muy romántico, pero creo que apoyarse y no 'contraprogramar' sería darle un empujón a la industria española de ficción.

Pero también es verdad que eso es cada vez más difícil porque hay más ficciones en antena y el encontrarse va a ser inevitable...

Sí, llega un momento en el que gracias a Dios se están haciendo muchas más cosas, y que si competir es porque haya muchas producciones, tampoco está mal.

En el caso de La que se avecina Telecinco lo tiene como comodín porque es un valor seguro. ¿Cuál es el secreto según lo que ha vivido desde dentro?

No lo sé. En Aída pasaba igual. Salían temporadas y temporadas y no paraba de funcionar. Yo le preguntaba a los guionistas de Aída que cómo lo hacían y me respondían que si hubiera una fórmula funcionarían todas y no es así.

Se incorpora a una serie creada por su pareja, Alberto Caballero. ¿Os lleváis el trabajo a casa? ¿Habláis de cómo habéis estado o cómo han salido las cosas?

No, no, no. Se le da mucha importancia por el morbillo de que es tu novio, no se qué... Me parece que es mucho más sencillo. Hay muchísimas parejas que trabajan juntas y no tienen ningún problema. Es mi caso, porque no tenemos ningún problema. Hay otras que sí. Nos llevamos muy bien, nos respetamos mucho.

Su personaje en La que se avecina está obsesionada con ser madre. ¿Es su caso?

No tengo prisa, pero sí que pienso: 'Ay, tengo 35...'. No sé, cuando venga, vendrá y, si no viene... pues nada.

¿Cuál es su liturgia para estudiar los guiones? ¿Tiene un momento concreto en el día?

En la cocina. Desde pequeña estudiaba para el colé con mis hermanos en la cocina. En la cocina se estudia muy bien. La memoria se va entrenando. A la vuelta de las vacaciones no te acuerdas de nada y al final de la temporada es muchísimo más fácil.

¿Qué otros proyectos tiene para este año?

Donosti es Capital Cultural Europea este año y Borja Cobeaga me ha llamado para hacer un corto. Vamos a hacer un corto para Donosti, que represente lo que es la ciudad. Me apetece un montón trabajar allí unos días.

Después de tanta comedia, ¿para cuando un drama?

Cuando me llamen. Como actriz te apetece hacer de todo. Lo que pasa es que si te llaman para hacer comedia haces comedia, si te llaman para hacer un drama harás un drama. Me apetece hacer de todo y probar.

¿Qué hace reír a Miren Ibarguren?

Yo me río muchísimo con Muchachada Nui. Los adoro. He trabajado con Ernesto Sevilla, con Joaquín Reyes y ahora con Pablo Chapella, que también es uno de ellos. Estoy con ellos y me quedo callada a ver qué dicen. Están fumando, hablando entre ellos y ya hacen gracia. Han creado un género, creando términos que todo el mundo dice...

Entre tanta grabación, ¿le queda tiempo para ver más ficción?

Sí, estoy viendo American Crime. Tiene unos actorazos que flipas. La trama es maravillosa y se empiezan a incorporar tramas muy bien hiladas.

¿En el guión de La que se avecina está todo medido u os dejan libertad para incorporar cosas de propia cosecha?

Poquitas cosas, pero por ejemplo llamo 'Pupu' a Amador. Porque había una señora que... bueno no te voy a contar eso. Bueno, que llamo Pupu a mi novio.




Informalia





Comentarios 0