Series

Liam Cunningham, Ser Davos en 'Juego de Tronos': "Es horrible cuando muere un nuevo personaje"

  • Canal+ entrevista al actor con motivo del comienzo de la quinta temporada de la ficción

Canal+ entrevista a Liam Cunningham, quien interpreta a Ser Davos Seaworth en Juego de Tronos, con motivo del comienzo de la quinta temporada de la serie de HBO. El actor habla sobre la ficción, la evolución de su personaje en la quinta temporada y sus experiencias en el rodaje que, en su caso, siempre es en Irlanda del Norte.

Háblanos de Ser Davos y cómo está al principio de la temporada 5

Por una vez, nos van bien las cosas. La temporada 4 nos ha proporcionado finanzas a través del banco de Braavos, y por fin tenemos liquidez. Hemos empleado el dinero en conseguir un ejército, aunque sea alquilado. Stannis ha demostrado sus dotes de comandante realizando un movimiento envolvente sobre los salvajes, salvando a Jon Nieve y apresando a Mance Rayder. Así que al principio de la temporada cinco, el equipo Rocadragón se halla en una posición privilegiada para ellos: tienen un poco de poder y han derrotado al "enemigo", entre comillas. Lo que intentan después es bastante lógico, creo yo; ahora sentar en el trono a Stannis parece una posibilidad real, y así es como empieza la temporada 5.

¿Cuál es ahora la situación de Davos bajo el mando de Stannis? ¿Tiene más poder?

Davos nunca piensa en la guerra en términos de victorias ni de botín. Es su trabajo y punto. Creo que lucha por mantener a Stannis en buen camino. Él no es un hombre militar, pero uno se imagina que, según progrese la serie, se enfrentarán, concretamente a causa de Melisandre. Y, no quiero desvelar nada, pero ese asunto llega una conclusión muy seria y drástica... tal vez no deba usar la palabra "conclusión", a un punto dramático, más bien, es extraordinario.

¿Cómo se llevan Ser Davos y Jon Nieve? Se diría que tienen cosas en común, ¿no?

Evidentemente se respetan, yo creo que es algo mutuo. Pero las responsabilidades de Jon aumentan, y se encuentra en una situación muy difícil a causa de su juramento a la Guardia de la Noche. Tiene un compromiso con el muro y eso puede suponer un problema. Todos los personajes sienten impulsos contradictorios, ésa es uno de los aspectos más gloriosos de la serie: en las decisiones que han de tomar influyen tanto la lealtad y la política como el instinto de supervivencia.

¿Qué hace que Davos sea fiel a Stannis?

Su fidelidad se remonta al momento en que le cortó los dedos, y al hecho de que Stannis le diera una vida. Hay una escena en la serie en la que Davos le dice a su hijo "escucha, nos sacó de la miseria, nos dio una vida: tú sabes leer". Davos es caballero. Es un hombre decente, un hombre decente en un nido de víboras. Desde luego no es un cobarde, no siente respeto por su propia vida. Creo que es en la temporada 3 cuando Stannis le dice "no parece preocuparte mucho tu vida", y él responde "no, no mucho". En cierto sentido, es el hombre que todos querríamos ser. Ese que, cuando tiene la opción de venderse, de vender su alma, por riquezas o por cualquier otra cosa, ni se lo plantea. No hay dinero suficiente para comprar a ese hombre, porque venderse no está en su naturaleza. Cree que es justo recompensar la decencia. Si alguien le trata bien, entonces piensa "¿qué puedo hacer a cambio?" Para mí, eso es la lealtad. No es hipócrita ni falso. Posee una magnífica simplicidad que resulta increíblemente honorable.

¿Crees que Juego de Tronos tiene alguna similitud con el escenario político actual?

Sí, y esa es una de las cosas que hace tan buena la serie. En alguna de las tramas de esta temporada podríamos sustituir los nombres de los personajes por los de algunos políticos actuales y sería la vida misma. Hay personas que supongo que se meten en política o en los negocios por buenas razones: quieren hacer algo, ganar un dinero y cambiar las cosas, dejar un legado. Sin embargo, una vez empiezan entran en la política se ven obligados a hacer cosas que van en contra de las razones que les llevaron ahí. El pensamiento de "el fin justifica los medios" destruye el alma de los hombres.

¿Cómo ha sido el rodaje para ti, este año?

Desde luego, no tan glamoroso como la publicidad posterior. Pasamos mucho tiempo en casetas prefabricadas, alrededor de una estufa, comiendo en tarteras... El rodaje es duro, porque es mucho tiempo y grabamos en zonas áridas, entre el barro y la nieve... Yo siempre estoy en Irlanda del Norte, así que llueve bastante... no siempre hace calorcito, pero no importa, porque el paisaje es muy importante en la serie.

Después de varios años en esto, ¿todavía hay lugares que te dejan boquiabierto?

Oh, sí. Por ejemplo, en una de las escenas que se verá en esta temporada, no quiero desvelar nada, pero hubo un equipo pintando el paisaje durante un mes. Cientos de metros de colina, la pintaron porque querían nieve. Tenían el terreno, pero no la nieve. Había algo similar al musgo y unos trocitos de un material plástico que la imitaban. Se podía hasta hacer bolas, era increíble, incluso se echaba sobre el suelo para darle textura. Salí un día y todo estaba pintado de blanco. Dije "parece que ha nevado", y me dijeron "llevamos un mes haciendo esto". Y me quedé... "¿Qué?" Hay gente que se dedica a pintar colinas, y piensas "¡La leche!".

¿Todos esos detalles ayudan en la interpretación?

Muchísimo. Hay muchas películas generadas por ordenador en las que te colocas en un sitio frente a una pantalla verde, en un estudio, para rodar... y no hay nada. Tienes que usar tu imaginación, y el primer día, vale, pero al cabo de una semana de estar viendo sólo una pantalla verde, no hay nada que alimente tu imaginación. Pero rodeado de juguetes... en nuestro caso, de juguetes carísimos, disfraces increíbles, un atrezzo magnífico, unos decorados asombrosos... resulta mucho más fácil creer que se está allí. Y cuando eso ocurre, se siente ese mundo mucho más y actuar se hace más fácil.

¿Qué clase de escenas te gustan más?

Lo de disfrazarnos y corretear por ahí es lo que da ritmo y tono a los episodios, pero realmente eso es cosa del director. En esas escenas los actores somos marionetas, en el buen sentido, somos piezas de ajedrez que mueven otros. Y eso está bien, me encantan los aspectos técnicos del rodaje, y me encanta ver la escala. Pero cuando tienes a alguien con tanta calidad como Stephen Dillane, o, por ejemplo cuando en la temporada cuatro Mark Gatiss, a quien siempre he admirado, actúa en una escena de la que pende el futuro del equipo Rocadragón, eso es brillante. Eso es lo que más disfruto, hacer algo así, y saber que no tengo que preocuparme porque mis compañeros son impresionantes.

La serie es muy intensa y dramática. ¿Os reís alguna vez durante el rodaje?

Es uno de los rodajes más silenciosos en los que yo he estado. Todo el mundo está pensando en el trabajo. Pero no se puede estar serio todo el tiempo, porque eso es muy aburrido, y yo me divierto con Carice (Van Houten). Nos llevamos muy bien. Me encanta bromear con ella, la verdad. Es muy divertida y nos conocemos desde hace años. Antes de esto hicimos una película juntos, en la que éramos amantes. ¡Cómo han cambiado las cosas!

¿Podríamos ver eso revivido entre Davos y Melisandre?

No es imposible. Si la sacerdotisa roja se gira cuando Stannis quiere matarme, y me salva la vida, no es imposible que George (R.R. Martin) diga un día "vamos a juntar a esos dos, que tengan un bebé rojo". Tendría gracia.

Cuando muere un personaje, ¿hay una fiesta de despedida?

Bueno, hay muertes todos los años, así que no os descubro nada si digo que es horrible, cuando has pasado tanto tiempo con alguien y de pronto se va. Tomamos unas copas juntos. Esto es Irlanda, ¡creo que es la ley! Es horrible que se vaya alguien, te sientes fatal. Es como si te hubieran robado una parte de ti, porque todos formamos parte de este extraño mundo en el que nos encontramos.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin