Muere por desnutrición Cervantino, el caballo de 'Águila Roja' y 'Tierra de lobos'

Europa Press
11:41 - 12/11/2014
  • El equino fue localizado en una finca de Plasencia y su dueño está acusado de maltrato animal

Más noticias sobre:

La Guardia Civil ha imputado por un delito de maltrato animal al propietario de quince caballos que fueron localizados en "condiciones de desnutrición extrema" en una finca del término municipal de Jarilla (Cáceres). Entre los animales, fue hallado el cadáver de Cervantino, uno de los caballos montado por los protagonistas de series televisivas como Águila Roja y Tierra de Lobos.

Fue una denuncia interpuesta por un particular ante la Guardia Civil, en la que se informaba de la existencia en esta finca de unos quince caballos en "deficiente estado de carnes y deshidratación, por falta de alimentos y agua".

Con esta información, el pasado 19 de septiembre, integrantes de la Patrulla del Seprona de Plasencia, acompañados por un veterinario adscrito al Servicio de Sanidad Animal del Gobierno de Extremadura, realizaron una inspección ocular en esta explotación, en la que "hallaron el cadáver en estado de descomposición de un caballo, sin que se pudiera precisar la etiología de su muerte", explica la Guardia Civil en nota de prensa.

Además, los agentes localizaron dos sementales encerrados en las cuadras y el resto de animales deambulando por la finca, que cuenta con una superficie de unas 10 hectáreas. En total se encontraron doce animales de la especie equina, incluyendo una hembra de la especie asnal.

Como resultado de esta inspección, el veterinario oficial levantó acta dejando constancia de los hechos, e instando al propietario a personarse en la Oficina Veterinaria de la Zona al objeto de "subsanar las deficiencias observadas", advirtiéndole asimismo, que se harían posteriores controles para verificar el estado de salud de los animales.

Tramitación de diversas denuncias

Al margen de la actuación veterinaria, el Seprona de la Guardia Civil, procedió a la tramitación de diversas denuncias administrativas, tales como no presentar libro de explotación, encontrarse varios animales ubicados fuera de su explotación de origen, no presentar tarjetas de movimiento de los animales, no comunicar ni haber eliminado de forma controlada el cadáver del caballo hallado, y carecer, dos de los animales, de identificación electrónica.

Tras realizar gestiones sobre la identidad del animal equino muerto, cotejando para ello el hierro de la yeguada y la documentación identificativa aportada por el propietario, puesto que el cadáver carecía de tejido adiposo y muscular en la zona del cuello y el microchip no era legible, se constata que se trataba de un caballo de nombre Cervantino, que había participado cuando era propiedad de otras personas, en el rodaje de distintas series televisivas, como Águila Roja y Tierra de Lobos entre otras, siendo montura habitual de los protagonistas de estas series, explica.

Posteriormente, con fecha 7 de octubre, efectivos del Seprona, junto con los Servicios Veterinarios del Gobierno de Extremadura, vuelven a girar nueva visita de inspección a las instalaciones, con la finalidad de "comprobar el estado sanitario de los animales y de las instalaciones donde se hallaban albergados" y constatan que los ejemplares equinos sueltos "mantenían su condición corporal", mientras que los dos sementales encerrados en las cuadras "presentaban un aspecto lamentable y una notoria delgadez, careciendo de acceso a comida y agua".

Además, explica la Guardia Civil que uno de los animales presentaba "síntomas de deshidratación, un prolapso en el pene y estaba impregnado por todo el cuerpo de su propio estiércol, debido a la "falta de limpieza y acumulación de deyecciones en el interior de las cuadras".

Al no poder localizar al propietario de los animales, y tras valorar "el riesgo de daños irreversibles" e incluso la "posibilidad de que acabaran falleciendo por inanición o deshidratación", el veterinario dispuso la liberación de los dos caballos que permanecían recluidos en las cuadras, con el objetivo de que "pudieran alimentarse de los pastos existentes en la explotación, trasladándolos hasta dos cercados distintos para prevenir comportamientos agresivos".

Como dato significativo, destaca la Guardia Civil que, inmediatamente y, tras proceder a la liberación de los dos caballos, de nombre Fandanguero y Perla, "se abalanzaron inmediatamente a comer la hierba de la finca e incluso el pienso destinado a la alimentación de los perros".

El suministro de agua

Con respecto al suministro de agua, de manera voluntaria se hizo cargo de ello el hijo del propietario, presente en la explotación, señala.

Asimismo, como resultado de las investigaciones practicadas, se pudo confirmar, además, el fallecimiento en fechas anteriores, de otros ejemplares equinos en la misma finca, debido a la "desatención continuada en el cuidado de aquellos, la falta de alimentación y la omisión en la aplicación de tratamientos preventivos o curativos, de carácter obligatorio, de las enfermedades que padecían".

Explica la Guardia Civil que incluso el imputado llegó a "propinar una paliza a dos perros de raza bodeguero, bajo el pretexto de haber matado a una gallina", y en otra ocasión se ensañó con un caballo, "asestándole golpes con una fusta en la cabeza, infligiéndole daños de carácter irreversibles en un ojo", y jactándose públicamente, el agresor, de sus propias actuaciones.



En Portada



Informalia





Comentarios 1

#1
12-11-2014 / 20:08
Puntuación 5
A FavorEn Contra

Lo triste es que no le caerá más que una mísera multa