Series

El embajador de EEUU en Australia contra las descargas ilegales de 'Juego de Tronos'

  • 'Es un robo sin precedentes por parte de los espectadores'

El embajador de Estados Unidos en Australia ha recurrido a Facebook para pedir a los australianos que cesen las descargas ilegales de Juego de Tronos, pues están entre los mayores piratas del mundo de la popular serie medieval.

En una publicación titulada Stopping the Game of Clones (Detened el juego de clones), Jeffrey Bleich, que es también un fan de la serie de la HBO, ha comparado la piratería creciente en Internet con las conspiraciones e intrigas de las casas nobles de la serie.

"Desafortunadamente, casi tan épico y retorcido como la serie es el robo sin precedentes por parte de los espectadores online de todo el mundo", ha explicado en su página oficial de Facebook.

"Como embajador aquí en Australia, fue especialmente preocupante descubrir que los fans australianos eran unos de los mayores infractores, con las tasas de piratería de Juego de Tronos entre las más altas del mundo", ha añadido.

TorrentFreak, una página web de noticias de intercambio de archivos, estimó que Juego de Tronos fue la serie más pirateada de televisión en 2012, y cada episodio alcanza 4,28 millones de descargas ilegales, igualando la cifra de espectadores por episodio emitido en la HBO, ha explicado Bleich.

Cuando comenzó la segunda temporada, los fans australianos tuvieron que esperar una semana para poder acceder a los nuevos episodios por medios legítimos, pero la espera se redujo a pocas horas en la tercera tanda de capítulos.

Neil Gane, director general de la Federación Australiana contra los Robos del Copyright (AFACT), explica que, como cabía esperar, las encuestas constatan que la mayoría de quienes descargan ilegalmente lo hacen porque es gratis.

La segunda temporada de Juego de Tronos cuesta 38,99 dólares en la tienda iTunes en Estados Unidos y 35,05 dólares en la tienda australiana.

Basada en los libros de George R.R Martin, la serie sigue a un gran número de personajes que luchan por el control del trono en el mundo ficticio de Poniente.

"Si los 4 millones de personas que vieron Juego de Tronos legalmente se la hubieran descargado de forma ilegal, la serie nunca se hubiera emitido y nunca habría habido una tercera temporada", ha añadido Bleich.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin