Series

'El juego del calamar' dispara la venta de las zapatillas Vans que llevan sus protagonistas: cuánto valen y dónde comprarlas

  • Las ventas del modelo de Vans 'Slip-On' han aumentado un 7.800%
  • Netflix no ha especificado que se traten de las mismas deportivas

El juego del calamar ya es el mejor estreno de la historia de Netflix. Según asegura la plataforma, la serie coreana ha sido vista por 111 millones de espectadores en sus primeros 28 días de emisión. Hasta ahora, el récord lo ostentaba Los Bridgerton con 82 millones de espectadores.

La ficción gira en torno a una serie de juegos infantiles reconvertidos en pruebas sádicas en las que participan decenas de personas desesperadas económicamente. En el caso de perder, mueren en el acto. La trama escrita por Hwang Dong-hyuk esconde una crítica al capitalismo.

Todo lo que gira en torno alrededor de El juego del calamar se ha convertido en tendencia: desde los chándales de color verde de los jugadores hasta los trajes rojos y máscaras de los trabajadores. La serie también ha disparado la venta de un modelo de zapatillas de Vans. 

Dónde comprar las zapatillas de los jugadores de 'El juego del calamar'

Se trata del modelo slip-on, unas deportivas sin cordones y de color blanco, que ha visto cómo sus ventas se han incrementado en un 7.800% en solo tres semanas, según confirma el portal Variety. Hay que decir que, en ningún momento, Netflix ha especificado que se traten de estas zapatillas, bien es cierto que son muy similares.

También ha aumentado el número de búsquedas de este modelo en internet un 97%. En España, las Classic Slip-On se pueden comprar en Amazon por un precio de 43 euros, mientras que en la web oficial de Vans están disponibles por 65 euros. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.