Series

'La que se avecina' resuelve su gran misterio: ¿quién es el moroso de Mirador de Montepinar?

  • Los capítulos de la segunda tanda de la temporada 12 desvelan su identidad

Por fin. Han tenido que pasar doce temporadas para que los espectadores de La que se avecina pudieran resolver uno de los grandes misterios: la identidad del moroso de Mirador de Montepinar, que tanto protagonismo tuvo en los primeras entregas de la comedia de Telecinco.

Ya durante las primeras temporadas, los vecinos intentaron saber quién vivía en el 2º C, piso que en la actualidad es propiedad de doña Fina. Hay que recordar que Germán Palomares llegó a secuestrar a Enrique. Desde entonces, nada más se ha vuelto a saber de él... hasta ahora.

Lea también: El sutil dardo de Alberto Caballero a Telecinco sobre la emisión de 'LQSA': "Horario de teletienda"

Como ya avanzó Alberto Caballero en redes sociales, los episodios de la temporada número 12 han retomado la trama del moroso. Ya en el quinto episodio, una conversación que tuvieron Fina y Menchu dio importantes pistas.

"¿Tú tienes una hermana?", le pregunta Menchu a lo que Fina asiente y añade además que tiene un hermano llamado Germán. De esta forma, los seguidores de LQSA ataron cabos ya que Fina, de apellido Palomares, ocupó el piso del moroso. De ahí también a que esta señora tuviera tanta información sobre sus vecinos.

Desvelada la identidad del moroso en 'LQSA': ¡OJO, SPOILERS!

Los nuevos capítulos lanzados en Amazon Prime Video de LQSA ponen cara al moroso de la comunidad. Al final de la primera parte, los vecinos de Montepinas supieron que el Gobierno había decidido expropiar el edificio para poder construir la nueva carretera M-60.

Lea también: El inesperado dardo de Alberto Caballero ('LQSA') a La Sexta: "¿Por qué solo contratan tías buenas?"

Ya en la segunda parte, Enrique se entera de que esta expropiación se debe a una venganza personal de Germán Palomares por haberles quitado tres millones de euros de la Lotería. Lo que no sabe doña Fina es que su hermano había ganado un juicio contra la peña que compartía el boleto y había conseguido recuperar el premio.

Cuando se entera, la señora se cambia de bando y se une a los vecinos lanzando a su hermano amenazas sobre todos sus chanchullos inmobiliarios si no hace que pague un precio justo por la expropiación de Montepinar. Finalmente, la vecina consigue que Germán reparte los tres millones de euros entre todos los vecinos, a razón de 300.000 por cada propietario y puedan así comprarse otro piso en el centro de la ciudad.  

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin