Isabel Torres, la última 'Veneno': "Es duro tener cáncer e interpretar a una persona que se va a morir"

10:00 - 24/10/2020
  • ECOTEUVE.ES entrevista a una de las protagonistas de la serie de Atresmedia

  • "Ha sido muy difícil vivir la soledad y falta de amor que sentía Cristina"

  • "Me ha costado soltar a La Veneno; fui al Parque del Oeste a despedirme"

Más noticias sobre:

Isabel Torres ha vivido este año una auténtica catarsis gracias a su papel en Veneno, serie creada por Los Javis y que llega este domingo a su fin en Atresplayer Premium. Un día después del estreno de la ficción, la actriz anunciaba en sus redes sociales que estaba luchando contra un cáncer de pulmón con metástasis en los huesos del que a día de hoy se encuentra mucho más recuperada.

La intérprete canaria confesaba entonces estar experimentando toda una avalancha de sentimientos por la gran acogida con la que el público recibió la ficción que aborda la vida de Cristina Ortiz, La Veneno, que se dio a conocer gracias a su meteórico paso por Esta noche cruzamos el Mississipi. A Isabel Torres le ha tocado meterse en la piel de la vedette en la última etapa de su vida, lo cual, confiesa, ha sido un trabajo muy complicado de abordar. 

Lea también: Jedet, 'La Veneno' más mediática: "Hay gente que quiere verme caer, pero aquí estoy"

"Es duro tener cáncer y tener que interpretar a una persona que va a morir", asegura la actriz a ECOTEUVE.ES. "Yo lo he vivido con una intensidad que creo que es lo que ha hecho que traspase la pantalla y la gente lo capte", declara la canaria, que reconoce que se ha llegado a "mimetizar" con el personaje y sentir en sus propias carnes su "falta de amor y soledad".

"Me costó soltar a La Veneno; fui al Parque del Oeste para despedirme", desvela antes de confesar que se ha llegado a "sentir triste por no tenerla hoy en día, por saber que no existe físicamente". Isabel Torres agradece a Los Javis la gran oportunidad que le han dado y la gran labor que han hecho para visibilizar a las personas transgénero: "España y el mundo necesitaban una serie como esta". 

¿Cómo estás? ¿Cómo te encuentras?

Estoy bien. Milagrosamente, está remitiendo mi cáncer y estoy evolucionando favorablemente. El tratamiento está yendo muy bien y estoy con un equipo médico maravilloso que me ha tratado fenomenal, estoy muy contenta con ellos. 

Este complicado momento personal ha coincidido con el gran éxito de Veneno. ¿Cómo lo ha vivido? 

Menudo cóctel molotov. Lo de Veneno es algo ya estratosférico. Estamos alucinados con la repercusión que está teniendo y, sobre todo, por el mensaje que estamos llevando a la gente, que también es muy importante. 

¿Cómo reaccionó cuando Los Javis la llamaron para hacer este papel? ¿Cómo fue ese proceso de selección?

A mí me llega por medio de mis representantes, Ruth Franco y Carlos Salas. Me ofrecieron hacer el casting y de primeras no me hizo mucha gracia, porque yo estaba gordita por un tratamiento de corticoides. Pero bueno, daba el perfil e hice las pruebas. Después de pasar dos cortes, ya me vieron Los Javis y Valeria y fue amor a primera vista y ya quedé fichada para el personaje.

Ahí tuve que hacer un trabajo para mantenerme en los 95 kilos, porque me habían quitado los corticoides y empecé a bajar de peso. Me pusieron a un nutricionista y me pusieron a un coach para aprender a hablar como Cristina, como una persona de Almería, que tienen un acento peculiar. Fue un trabajo de fondo a nivel de acting para que fuera una interpretación creíble y que no fuera una copia o una caricatura.

¿Le costó mucho meterse en la piel de Cristina? ¿Temía rozar en algún momento la parodia?

Sí, eso era lo que no queríamos en ningún momento. Gracias al trabajo que le hemos echado, conseguimos un acting maravilloso y yo creo que ha logrado conmover los corazones y, sobre todo, transmitir el mensaje que hemos querido lanzar desde el minuto 0 de la serie. 

¿Qué ha sido lo más difícil de interpretar a este personaje?

Sobre todo, la soledad de La Veneno y la falta de amor que ella tuvo siempre. Eso lo reflejaba en cada uno de sus movimientos. 

¿Era Cristina un referente en su vida antes de interpretarla en la serie? 

Como soy más o menos contemporánea de ella, no tuve la oportunidad de verla de esa manera. Para mí, el referente fue Bibiana Fernández. Pero sí entiendo que ella, con su valor, su desparpajo y su no querer dar pena, salió a una televisión en prime time y abrió camino a mucha gente joven que se vio reflejada en ella. Eso es super importante. Yo he aprendido a amarla a través de su dolor. 

La serie es muy crítica con la televisión descarnada de aquellos años. ¿Cómo cree que hubiese sido la vida de Veneno de no haber cruzado el Mississipi?

Lamentablemente, no hubiera tenido a lo mejor la repercusión que tuvo. Yo creo que ella estuvo en el momento justo, en el sitio idóneo. Eso fue lo que la hizo despegar de esa manera, y que, hoy en día, se la lleve a la altura de un mito. Sinceramente, ella cubrió una parcela en aquel momento que era muy necesaria.

Ha compartido muchas escenas con Paca La Piraña. ¿Cómo ha sido trabajar con ella?

¡La amo! Es maravillosa. Al ser la persona que ha estado al lado de ella y que la conoce, fue muy especial. Yo creo que la emoción de Cristina la capté mucho a través de Paca. Ella es muy buena y me transmitía sensaciones que me ayudaban mucho para el personaje. 

Para ella, habrá sido complicado revivir todo, ponerse a su lado y ver de nuevo a la que fue su amiga, ¿no? ¿Qué le decía? 

Ella lloraba muchísimo. Ella a veces me hablaba y me decía: '¿Te acuerdas cuando fuimos a...?' Y yo le decía: 'Paca, que yo soy Isabel'. Y ella: 'Ay, es verdad'. Vivieron muchas cosas juntas y a mí me emociona mucho, de verdad. (Se emociona) 

Le toca interpretar a La Veneno en una etapa en la que tocó fondo. ¿Ha sido muy duro rodar algunas escenas?

Sí, he tenido escenas muy duras y todavía quedan cosas que se verán en el final. Ya veréis qué cosa más bonita. He tenido que rodar cosas muy duras y muy tiernas a la vez. 

Imagino que Los Javis serían un apoyo fundamental en esos momentos. ¿Cómo ha sido para usted estar a sus órdenes?

Los Javis son unos genios. Tienen un talento increíble, te ayudan un montón y te hacen crecer a todos los niveles: como persona y como artista. Yo nunca había visto personas tan talentosas y con ese carisma. Ellos son capaces de ligar una amalgama de colores y hacer un cuadro precioso. Esa es la capacidad que ellos tienen. Yo los amo con locura, todo el equipo los ama.

¿Qué escena es la que más le ha gustado interpretar?

Todo lo que he hecho de Cristina ha sido maravilloso. Me he metido en la emoción y cuando he tenido que estar derrumbada, me he derrumbado. Después quitarse el personaje cuesta un poco, pero todo lo que he hecho de ella ha sido maravilloso, tanto los momentos divertidos como los tristes. Lo he disfrutado al máximo. Yo tengo un cáncer, y no es que esté cerca de la muerte, pero cuando tienes un cáncer tienes más probabilidades. Entonces, hacer de una persona que se va a morir o que se ha cortado las venas... es duro y tienes que tener una capacidad. Yo lo he vivido con una intensidad que creo que es lo que ha hecho que traspase la pantalla y la gente lo capte. 

Hablando de la dureza de soltar al personaje, Daniela Santiago ha contado que necesitó ir a Adra para decir adiós a La Veneno. ¿Usted hizo algo similar para despedirse?

Sí, fui al Parque del Oeste. Visité la exposición que hicieron para recordarla. Cuando pasas tanto tiempo interpretando a un personaje de este calibre, llegas a mimetizarte con ella. Ha habido momentos en los que yo pensaba como ella y me he llegado hasta sentir triste por no tenerla hoy en día, por saber que no existe físicamente. Pero la estela que ha dejado es tan enorme, que mira cómo estamos todos hablando de ella. Ella estaría superorgullosa de todo esto. Ella nos diría: "Peazo putas, qué me estáis haciendo". (La imita). 

La serie ha hecho historia en la visibilización de las personas trans y de todo el proceso al que se enfrentan. ¿Le hubiera gustado tener una serie así?

La verdad es que sí. Yo creo que necesitábamos en España, y se necesita en el mundo, una serie como esta. Hace poco leí por ahí que decían que estábamos dejando a la serie Pose a la altura de una película de Walt Disney. Me pareció muy bonito el comentario, porque nuestra serie muestra la dureza de lo que es ser una mujer transgénero, lo que es vivir en la calle, tener que prostituirte, no tener el cariño y el apoyo de tu familia, buscar el amor en otras personas... Yo creo que en eso, todo el mundo se siente reflejado en ella y hace a la serie única. 

Veneno ha nacido en una plataforma de pago, pero este domingo ya se verá en abierto e incluso cruzará el charco para verse en América a través de HBO Max. ¿Le da vértigo? 

Sí, un poquito, pero estamos todas preparadas para lo que se nos viene encima. 

Usted ha visibilizado también el cáncer en sus redes sociales. ¿Sentía la necesidad de dar voz a las personas que se enfrentan a esta enfermedad? 

Sí, tampoco hay mucha gente transgénero que hable abiertamente de una enfermedad tan dura. Y todavía la gente tiene muy estigmatizado el cáncer. El cáncer hay que hablarlo con naturalidad y con la dimensión que tiene. No todos los cánceres son iguales y no todo el mundo muere de cáncer. Por eso es importante visibilizarlo.

Yo soy embajadora del cáncer de pulmón aquí en Canarias. Me están ayudando mucho y, como contraprestación, yo voy a donde me llamen y hablo, porque se están dedicando muy pocos fondos para la investigación contra el cáncer de pulmón. Hay mucha gente que asocia el cáncer de pulmón al tabaco y hay gente que muere de cáncer de pulmón sin haberse puesto un cigarro en la boca. Igual que hay gente que muere de cáncer de páncreas o de hígado sin haber bebido nunca. Lo que pedimos es que haya fondos para la investigación, porque puede salvar muchas vidas. 

¿Se ha atrevido a ver el documental de Jordi Évole con Pau Donés?

No he podido verlo todavía, para mí es muy difícil. Lo llegaré a ver, pero no estoy preparada ahora para tantas emociones. A mí me afectó mucho la muerte del hijo de Ana Obregón y la suya, porque me pilló en un mal momento. Porque aunque no lo crean, yo también tengo mis momentos y no todo el tiempo estoy dura, y con fuerzas y visible. A veces, me hago chiquitita y me vengo abajo. Y cuando murió Pau Donés, me dio un miedo muy fuerte. Yo siempre oí su música, me parecía un hombre espectacular y sé que ha hecho un documental muy bonito. Estoy por verla, pero cuando tenga la cabeza para procesarla un poco más. 

¿Le gustará al público el final de Veneno

El domingo la gente va a quedar con una sensación estruendosa de lo que ha sido la serie. Un final muy bonito, muy dulce y van a querer más y más.

¿Espera que la serie le abra puertas a otros proyectos?

Sí, confío en que esto me abra puertas. Sobre todo, en el terreno que a mí me gusta, que es el de la comunicación. Por supuesto, a nivel actriz, me encantaría hacer más cosas. Ahora estoy con una película que se llama 8 años y la próxima semana tengo que rodar en La Palma. Es de un director novel que se llama J.D. Alcázar y han pensado en mí para un pequeño papel. Tengo proyectos que poco a poco van a ir saliendo y quiero disfrutar también de la vida porque lo necesito, llevamos un año, entre el covid y esto, que ha sido muy duro.




Informalia




Comentarios 0