¿Cuál es el secreto mejor guardado de 'Puente Viejo'?: el explosivo final de la novela de Antena 3

21/05/2020 - 11:53
  • La serie, cantera de muchos actores, se despide en prime time después de nueve años

Más noticias sobre:

El Secreto de Puente Viejo se despidió de sus fiel audiencia por todo lo alto, en el prime time de Antena 3. La novela que ha acompañado a los espectadores en las tardes de la cadena desde hace casi una década bajó el telón con un explosivo capítulo final, dedicado a las víctimas del coronavirus y sus familiares.

¿Qué ocurrió? La decisión de Francisca Montenegro de llevar al límite a Don Filiberto acarreó con consecuencias fatales en Puente Viejo haciendo que el cura decidiera llenar de explosivos todo el pueblo para hacerlo saltar por los aires.

Lea también: 'El secreto de Puente Viejo', líder en su despedida en prime time: gana a 'OT' y 'Lejos de ti'

Años después, la voz en off de Francisca contó lo que ocurrió: "Él fue la primera víctima de su fanatismo, pero no la única. Se llevó por delante a muchos paisanos".

"Mi querido Raimundo murió en el acto. La pena se me clavó en el pecho como un puñal que solo podía encontrar consuelo con mi propia muerte", continuó. "Mis heridas apenas me permitieron sobrevivirle por unos minutos que se me antojaron eternos". 

'Puente Viejo' llega a su final después de nueve años en Antena 3

Además, mientras se iban sucediendo imágenes de los personajes más emblemáticos, la voz de Francisca prosiguió: "Dicen que cuando mueres, toda tu vida pasa ante tus ojos en un instante. Ante mí se sucedieron los rostros que quise de verdad y terminé perdiendo".

Así pues, el secreto mejor guardado de Puente Viejo es el amor eterno. Sin embargo, la escena final ha generado controversia al no resultar del agrado de buena parte de sus espectadores. 




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.