Maggie Civantos y el final de su viaje en 'Vis a vis': "Maca estaba incompleta y ahora no; se lo debía"

9:35 - 27/04/2020
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la actriz de la serie, que llega a su fin en FOX

  • "Maca y Zulema son enemigas, pero se tienen admiración y mucho amor"

  • "Me encantaría estar en 'La Casa de Papel', sería absurdo decir lo contrario"

Más noticias sobre:

A Maggie Civantos, el anuncio de que Vis a vis volvía con una tanda final de episodios no le pilló por sorpresa. La actriz malagueña, que dio el salto a la primera línea de la ficción gracias a su paso por la serie de Fox (antes en Antena 3 y siempre producida por Globomedia), tenía claro que la historia de Maca estaba inconclusa: "Creo que es lo que se tenía que hacer", empieza reconociendo a ECOTEUVE.ES.

Civantos considera que tanto el viaje de su personaje, como el de la propia serie, no podía acabar de la manera en que se quedó tras la conclusión de su cuarta temporada: "Maca siempre ha estado incompleta; ahora es un personaje ya hecho y maduro", considera antes de mostrar su agradecimiento eterno al personaje que le cambió la vida. 

Lea también: Najwa Nimri y su "adiós definitivo" a Zulema en Vis a vis: "Pedí que no tuviera redención"

"A mí Macarena, en cada temporada me ha enseñado algo y me ha hecho superarme. Por eso, ha sido muy emocionante poder despedirme de ella durante tres meses y medio en este rodaje", confiesa la actriz, que desvela de qué forma veremos ese esperado 'duelo final' entre Maca y Zulema. 

"La enemistad está presente", avanza, "pero también se tienen mucha admiración y mucho amor. Había que jugar con esas dos fuerzas: el amor y el odio. Eso ha sido lo más interesante de interpretar", reflexiona antes de elogiar el "espectacular" trabajo de Najwa Nimri en La Casa de Papel, serie en la que, como no podía ser de otra manera le encantaría participar. "Decir lo contrario sería absurdo".

¿Cómo se encuentra? ¿Cómo está viviendo este confinamiento?

Estoy muy bien, dentro de lo bien que se puede estar en estas circunstancias. Es muy triste todo lo que está pasando y es muy triste la incertidumbre. Pero creo que hay que intentar sacar lo positivo de todo esto. Para mí, el lado positivo de esto es que nos paramos a pensar en cómo puede uno cambiar para ser mejor cuando salgamos de todo esto. Estos días, hemos podido ver el poder que tiene la gente, no solo para salvar vidas, sino de ejemplo de que tenemos que estar más unidos en muchas cosas. Al final, todo el mundo estamos en lo mismo, no solo para una globalización económica, sino también para tener conciencia de que una globalización social puede ser muy positiva.

Intentando sacar un poco de humor de todo esto, ¿le hubiera servido esto como método para prepararse su papel de prisionera en Vis a vis?

(Ríe). El humor es supernecesario Me vino a la cabeza el otro día: He interpretado a Macarena, que ha estado en la cárcel un montón de años y sin embargo, llevo mal ese sentimiento de no poder salir. No por el hecho de no salir en sí, porque me lo paso bien conmigo misma y me entretengo. Afortunadamente, tenemos la cultura y podemos refugiarnos en el cine, los libros... Es una maravilla. Pero es cierto que la sensación de prohibición, de falta de libertad porque te lo imponen, lo llevo mal. Me da una sensación que se acerca a eso de Vis a vis, pero creo que no lo he aprendido. (Ríe). Nadie está preparado para esto. 

Cuando parecía que ya había terminado, Fox volvió a anunciar una temporada final de Vis a vis. ¿Qué pensó cuando le dijeron que esto continuaba?

Era lo que se venía rumoreando desde la cuarta temporada y la verdad es que no me sorprendió. Creo que es lo que se tenía que hacer. Era una historia incompleta y por eso esta nueva temporada es así y no dentro de la cárcel. Colocamos a los personajes fuera de la cárcel y de repente, tenemos una historia en sí misma. No me sorprendió porque lo deseaba y esperaba que ocurriese.

¿Es el final definitivo de verdad de la ficción?

Sí, este es el final de la serie. La serie está cerrada, fueron casi cuatro meses de rodaje y durante ese tiempo, yo fui consciente de que era una despedida. Cada día, en el set tenía que decirle adiós a Macarena, un personaje que para mí ha sido muy especial.

Si en unos años se retomase, ¿le gustaría participar en un posible spin-off?

Para mí, es algo que ya se ha cerrado. 

En el epílogo de la cuarta temporada, con usted y Najwa Nimri de atracadoras, pasaban 12 años desde la muerte de Sole. ¿Cuál es el punto de partida de El Oasis?

Arrancamos con la ruptura de la sociedad que han creado Macarena y Zulema. Macarena, por razones que conoceremos en el segundo capítulo, decide abandonar la banda con Zulema y ella le propone hacer el último atraco. Empezamos la tanda con ese último golpe de estas dos atracadoras. Se lía muy gorda porque nada sale como esperaban y se complica todo muchísimo.

¿En qué va a consistir ese gran golpe final?

El atraco final es en una boda de un narco. Como todo se complica, nos enemistamos con otro personaje y tenemos muchos frentes abiertos por todos lados: primero con la policía, de por sí por el atraco, y luego con los narcos detrás.

¿Cómo definiría esta última tanda de episodios? ¿Veremos más acción aún que cuando estaban dentro de la cárcel?

Vamos a ver más acción porque la propia estructura de la serie la tiene, el ritmo es más trepidante. Hay muchas secuencias fragmentadas y poco a poco, se va a ir entendiendo la relación de ellas y lo que han vivido antes, que es muy interesante. El montaje hace que tenga mucho ritmo y hay algún momento, sobre el cuarto capítulo, en el que se empiezan a asentar las relaciones de los personajes con un poco más de pausa que nos permite tener secuencias más íntimas.

¿Se aliarán definitivamente Maca y Zulema o se vivirá ese duelo final que tanto pedía Najwa en temporadas anteriores?

De alguna forma, en la última temporada se va a palpar ese duelo final, pero no es entre ellas. La enemistad está presente, pero luego había que soportar que fuera creíble que estas dos mujeres han estado viviendo juntas y han sido socias durante dos años, por lo que también se tienen mucha admiración y mucho amor. Había que jugar con esas dos fuerzas: el amor y el odio. Eso ha sido lo más interesante de interpretar. Por tanto, ese duelo está ahí, por la naturaleza de ambos personajes, y hay momentos de tensión entre ellas, pero lo que va a sorprender es verlas en en situaciones que no habíamos visto antes. También vamos a entender por qué estas dos enemigas pueden cohabitar un mismo espacio y compartir todo lo que comparten, que ya lo veremos. 

La serie contará con la participación de Ramiro Blas y Alba Flores. ¿Hay alguna sorpresa más respecto a los personajes de la serie original?

Sí, hay una colaboración por ahí pequeñita, pero muy bonita.

Ahora que Vis a vis llega a su final. ¿Está contenta con la evolución que ha tenido Maca a lo largo de todo este viaje?

Para mí sí. No he visto aún esta última temporada, pero echando la vista atrás, siento que Macarena a lo largo de las anteriores ha estado siempre incompleta. Es un personaje que se comporta de una determinada manera en una circunstancia muy concreta, pero no es así. Ella es una superviviente y va siempre hacia adelante, pero el personaje está siempre obligado a adaptarse. La evolución de Macarena se basa en eso, en la transformación por la supervivencia. Es un personaje que nunca lo hemos encontrado como tal, nadie sabe cómo es Macarena, porque es una mujer que siempre ha estado haciéndose y siempre ha estado en movimiento.

En El Oasis veremos a un personaje ya hecho y maduro. Me ha gustado mucho porque sentía se lo debía. Me apetecía mucho, y era un regalo para mí, poder habitar a esta Macarena mucho más hecha, más completa y con una inquietud. La evolución esta temporada será vital, de tomar decisiones, más que de cambiar para sobrevivir. Yo me quedo con esta Macarena.

¿Qué ha significado Vis a vis en su carrera?

Macarena es un personaje que para mí ha marcado un antes y un después. Me ha ayudado a colocar mi carrera en un sitio con una exposición brutal y estoy infinitamente agradecida. Sobre todo, porque me ha enseñado mucho. Todos los proyectos te enseñan, porque en todas las series y ficciones por las que pasas, tienes que reflexionar sobra la vida. A mí Macarena, en cada temporada me ha enseñado algo y me ha hecho superarme. Por eso, ha sido muy emocionante poder despedirme de ella durante tres meses y medio en este rodaje. Ha sido largo, intenso y me siento aliviada porque se ha cerrado una etapa de verdad.

¿Cree que también Vis a vis supuso un antes y un después para la ficción española?

Sí, creo que fue un riesgo que se tomó y el público lo acogió muy bien y sirvió de precedente para dar salida a muchas historias que han arriesgado también. Creo que abrió un camino de una ficción mucho más interesante, más cuidada, y mucho más cercana al cine. Apareció en un momento en el que empezaron a tener mucho éxito todas la series internacionalmente y también aquí en España. 

Najwa Nimri está ahora petándolo en La Casa de Papel. ¿Qué le parece su trabajo en la serie?

La cuarta temporada no he podido verla todavía, pero la tercera sí y la felicité en su día porque me la vi toda seguida, estaba superenganchada. La disfruté muchísimo y su trabajo, como siempre, es espectacular. Como el de otros compañeros como Alba Flores, que estoy muy orgullosa de ella. Me falta ver la cuarta, que tengo una larga lista de series pendientes, pero creo que va a caer este fin de semana. 

Ahora que Vis a vis ha terminado. ¿Le gustaría 'cambiar' el mono amarillo por el mono rojo de La Casa de Papel?

Sí, o sea, me parece que es la serie ahora mismo de gran éxito a nivel internacional. ¿Cómo no voy a querer estar en una serie así? Por supuesto, sería absurdo decir lo contrario. Tienen un repartazo increíble, la historia me encanta y también por otro motivo: es muy difícil encontrar acción para las actrices y es un género que me encanta y que me parece muy divertido de trabajar.

¿Qué proyectos tiene en el horizonte?

Tenía cosas en el aire que ahora, con todo esto, lo están aun más. Había proyectos y había leído varios de ellos, pero estamos viendo qué pasa, si se posponen... Hay como un silencio y espero que se rompa pronto, porque hay que seguir produciendo. Está claro que la gente consume ficción y consume ficción española y creo que lo estamos haciendo muy bien. Está claro que nuestra industria va a sufrir muchísimo, pero creo que hay que buscar la manera de que el daño no sea fuerte.



En Portada



Informalia




Comentarios 0