Crítica de 'La casa de papel 4': una tregua a la espera del 'bum, bum, ciao' final

9:29 - 31/03/2020
  • La serie vuelve a Netflix más intimista, pero promete un nuevo chute de adrenalina en la cuarentena

Más noticias sobre:

"Siempre hay días felices que recordar, y cuando más jodido estás, más felices parecen los días del pasado". ¿Cuánta razón tiene en estos momentos esta frase de Tokio, verdad? La casa de papel vuelve este viernes 3 a Netflix con su cuarta temporada coincidiendo con el confinamiento de casi todo el planeta por el puñetero coronavirus.

La serie de Álex Pina y ganadora de un Emmy Internacional al mejor Drama servirá de vía de escape para muchos y, a buen seguro, promete un chute de adrenalina en una maratón que se antoja épica en estos interminables (aun más con el cambio de hora) días de encierro.

Lea también: Las 18 llamadas perdidas que acabaron con la "incertidumbre" de Álvaro Morte: así consiguió ser El Profesor de 'La casa de papel'

La banda de atracadores acabó la tercera temporada bien jodida: Nairobi (Alba Flores) debatiéndose entre la vida y la muerte, El Profesor (Álvaro Morte) cree que Lisboa (Itziar Ituño) ha sido ejecutada... Como reza el tráiler de los nuevos ocho episodios, todo es un verdadero caos. ECOTEUVE.ES ya ha visto los primeros cinco.

La serie retoma la trama sin anestesia, aunque es cierto que el arranque no es igual de potente que la tercera tanda. No lo necesita. Luego, la serie se da una tregua y los guionistas ahondan en las historias más intimistas de los personajes dejando a un lado la frenética acción. No olvidemos que si algo caracteriza a La casa de papel es por la solidez de Denver, Tokyo, El Profesor... Por cierto, qué bueno es Palermo. ¿Se acuerdan de su 'bum, bum, ciao?

José Manuel Poga enciende la mecha de los fuegos artificiales

Quizás haya que esperar demasiado para ver cómo se agita la coctelera. No es hasta el quinto episodio cuando empiezan los "fuegos artificiales", como nos dijo Álvaro Morte. Y aquí se vuelve a demostrar que Netflix no escatima en dinero. Mucha culpa de esto la tiene Gandía. José Manuel Poga es quien enciende la mecha de la traca final y de qué forma.

Llegados a este punto hay que hablar de Belén Cuesta. Sin entrar en ningún tipo de spoiler, el planteamiento de su personaje es una ida de olla total. Está por ver qué papel juega en el golpe, pero queda claro que la actriz de Paquita Salas empieza a sonar fuerte en el universo de Netflix.



En Portada



Informalia




Comentarios 0