Un día en San Genaro: descubrimos con María Alcántara todos los secretos del barrio de 'Cuéntame cómo pasó'

9:45 - 23/01/2020
  • ECOTEUVE.ES visita con Carmen Climent el set de rodaje de la serie de TVE

  • La ficción hace esta temporada un homenaje a 'Farmacia de Guardia' (Antena 3)

  • La casa de los Alcántara en Sagrillas también se halla en estos estudios

Más noticias sobre:

Cuéntame cómo pasó continúa con la emisión de su temporada 20 en TVE, todo un hito al convertirse de largo en la ficción más longeva de la historia de la televisión de nuestro país. A lo largo de 19 años, la cadena pública nos ha ido narrando y hecho partícipes de las desventuras y alegrías de una familia Alcántara que ya es la nuestra.

También es nuestro ya San Genaro, el barrio ficticio de Madrid en el que se desarrollan las tramas de la serie. Gracias a varias pistas que han dado sus personajes en algunos episodios, muchos ubican San Genaro en la zona noreste de la capital, al final de la Calle Alcalá, entre el aeropuerto y la M-30.

Lea también: Carmen Climent: "Lo mejor de estar en Cuéntame es trabajar con Imanol Arias y Ana Duato"

Sin embargo, sus creadores insisten en que su localización es totalmente indeterminada. "No hay una ubicación exacta, así cada espectador puede sentir su barrio en San Genaro", asegura Roberto Carvajal, director artístico de Cuéntame, a ECOTEUVE.ES durante una visita a los estudios en los que se rueda la ficción. 

Y lo cierto es que San Genaro sí existe en la vida real. El barrio de los Alcántara se encuentra recreado a la perfección en medio de un polígono industrial de Pinto. Allí se 'mudó' el equipo de Ganga Producciones en 2003 después de dos años rodando la ficción en unos platós instalados en Barajas.

"Al principio, aquí no había calles y esto era prácticamente un barrizal. Los árboles los hemos plantado nosotros, hemos asfaltado, hemos añadido naves y las hemos ido revistiendo con ventanas y balcones, algunos de ellos operativos", asegura Carvajal. De este modo, el equipo logró construir un gran plató al aire libre -único en España- en el que todos sus rincones son aprovechados al máximo para rodar las escenas de la ficción.

Nada más atravesar la puerta de acceso, empieza la llamada avenida del Dr. Roberto Cairo, calle principal del barrio que rinde homenaje al fallecido actor que interpretaba a Desi, el mejor amigo de Antonio. No es el único guiño 'meta' de la serie: la travesía en la que se encuentra el edificio de los Alcántara lleva el nombre de Tito Fernández, primer director que tuvo Cuéntame cómo pasó.

San Genaro, un barrio en constante evolución

Cuéntame lleva 19 años ininterrumpidos en La 1 pero realmente son 23 los que han pasado en la línea temporal de la serie desde aquella famosa tarde de 1968 en la que los Alcántara vibraban con la victoria de Massiel en Eurovisión. Más de dos décadas que el equipo artístico de la serie ha tenido que ir reflejando también en las calles del barrio. Y qué forma más práctica y visual de hacerlo que a través de los comercios y establecimientos que lo arropan. 

"Cuando montamos los negocios, nos gusta idear escaparates que visualmente marquen mucho la época. La juguetería, por ejemplo, tiene eso. Los niños de los 60 jugábamos con una serie de cosas y los de los 80, con otras muy diferentes. Desde que que salen los juguetes electrónicos, se han perdido los juguetes que todos conocíamos", explica Roberto Carvajal antes de desvelar que una 'víctima colateral' de esta evolución tecnológica fue el mítico descampado en el que jugaba Carlitos.

"El progreso llegó a San Genaro, se construyó otro bloque de fincas y el descampado desapareció", recuerda,  añadiendo que "por necesidades de espacio", se tuvo que construir una nueva nave en el recinto "que hubo que revestir". Y es que detrás de todas las fachadas de los supuestos edificios se encuentran realmente los platós en los que se ruedan las secuencias de interior de la ficción: desde la casa de los Alcántara al nuevo taller de Mercedes.

El homenaje de Cuéntame a Farmacia de Guardia

Para los años 90, la serie ha incluido entre sus nuevos decorados una farmacia que rinde homenaje a la histórica Farmacia de guardia, que se estrenó en Antena 3 en septiembre de 1991, año en el que actualmente se desarrollan las tramas de Cuéntame. "Es una serie que duró mucho y nos apetecía hacerle ese guiño", comenta Carvajal en alusión a uno de los mayores éxitos televisivos del gran Antonio Mercero. 

La casa de los Alcántara también ha sufrido alguna transformación en la nueva temporada: "Herminia está mayor, se queja de que no puede ducharse en la bañera, es un primero pero le cuesta subir las escaleras... Así que en el baño se ha puesto la mítica mampara. El salón sigue igual, pero se ha instalado un pasaplatos que permite no tener que dar la vuelta para llevar la comida al salón", explica el responsable.  

Sagrillas también está en San Genaro

Uno de los secretos mejores guardados de Cuéntame es que Sagrillas también 'está' en San Genaro. Aunque los exteriores del pueblo -ficticio- en el que nacieron Mercedes y Antonio se ruedan en Segovia, los interiores de la casa de la familia se recrean en uno de los platós del recinto. Actualmente, la cocina continúa con las paredes en rojo, pintadas por Antonio en aquel ya histórico episodio en el que se confirmó su separación. 

Junto a este set se encuentra un amplio espacio 'de usos múltiples' en el que, eventualmente, se graba el interior de la Parroquia de San Roque. Así pues, según las necesidades del guion, se ponen y se quitan los bancos y el altar de la Iglesia para instalar allí otros decorados. Y es que tras las escaleras de la capilla de Don Froilán se halla realmente un edificio en el que se ubican los camerinos y oficinas de postproducción de la ficción.

En definitiva, el de San Genaro es un plató lleno de vida que hace ya muchos años se convirtió en un personaje más de Cuéntame cómo pasó. Sus calles, al igual que Antonio, Mercedes, Toni o Carlitos, han sufrido los cambios sociales, tecnológicos y políticos que acontecieron en España desde los últimos años del franquismo hasta el asentamiento de la democracia.

Esta transformación lleva la firma de un gran equipo creativo que, temporada tras temporada, cuida al máximo cada detalle para que la historia de nuestro país, contada desde los ojos de los Alcántara, traspase la pantalla con absoluta verdad. Una verdad que es santo y seña de la serie a todos sus niveles y que es, por tanto, el principal motivo por el que la ficción ha conseguido sobrevivir en la parrilla con una más que envidiable salud.



En Portada



Informalia




Comentarios 0