Loles León ('LQSA'): "Estoy a favor de irnos de Montepinar, me gustaría mucho ese 'meneo"

10:29 - 30/11/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la actriz que da vida a Menchu en la serie de Telecinco

  • "Alberto y Laura Caballero saben sacarme cosas que ni yo misma sé que tengo"

  • "Mi favorito para 'MasterChef' era Félix Gómez, que es el presidente de la comunidad de mi hijo"

Tuvieron que pasar nueve temporadas para que los espectadores pudieran ver a Loles León en La que se avecina, la secuela de Aquí no hay quien viva. La actriz ha hecho 'olvidar' a Paloma con el personaje de Menchu Carrascosa, la madre de Yoli (Miren Ibarguren).

Para Alberto Caballero, el creador de LQSA, estas son las "mejores actrices de comedia" que hay en España. "Tanto él como Laura tienen algo especial para sacarme cosas que ni yo misma sé que las tengo", dice Loles a ECOTEUVE.ES reconociendo que con Miren conecta con solo verse.

Loles León, además, cuenta que su fichaje se gestó gracias a una pregunta de un periodista que hizo que Caballero se pusiera en contacto con ella: "¿Qué hacemos?'. Pues volver". Por último, la intérprete se moja sobre el futuro de la serie y pide una mudanza. 

Lea también: La salida de Antonio Pagudo de 'LQSA', explicada por su creador: "Fue un poco putada"

Alberto Caballero resalta el nivel de sus actores y, en especial, el suyo y el de Miren Ibarguren...

Cuando yo empecé a trabajar con él y con Laura eran unos pipiolos con mucho talento... y aquí seguimos. Yo me fui un ratito para dejarles evolucionar y ahora ya he vuelto. Todos los actores de LQSA somos muy de comedia, pero sí que es verdad que Miren y yo parece que seamos de verdad madre e hija. Hemos llegado aquí, y con solo vernos, hemos hecho 'flash'. Estamos encajadas y conectamos divinamente. 

Pero tanto Alberto como Laura tienen algo especial para sacarme cosas que ni yo misma sé que las tengo y eso no todos los directores lo saben hacer. Estos sí. Tienen ese don, de captarte lo que pueden funcionar y que tú no lo explotas porque no sabes que lo tienes. Escriben la cosa adecuada para cada uno. En ANHQV nos sacaban cosas geniales en comedia y en drama. Te sentías una actriz, una buena actriz. 

Las tramas entre madre e hija son de las más divertidas...

Sí. Alberto me dijo que podía entrar antes ofreciéndome otro papel, pero que si me esperaba me daba el de madre de Miren. Ella es tan buena actriz y la veo como cuando yo tenía su edad, con mis registros, con la energía que tenía, con esa facilidad de improvisación...

¿Hay cabida a la improvisación en sus escenas?

En Aquí no hay quien viva y La que se avecina nunca se improvisa. Nunca se te admite decir algo de tu cosecha. Nunca jamás. En un principio era como 'qué pesadez'. Pero ni una coma, ni un 'que' por un 'como'. Nada. Y luego hemos entendido que es mejor porque somos muchos porque, si de repente todos improvisamos, el guion no se hace. 

Lo que pasa es que la energía que tenemos Miren y yo la aprovechan y la escriben. Y dan en el clavo para que nosotras tengamos esa conexión como si estuviéramos improvisando. 

Llegó a Mirador de Montepinar en 2016. ¿Cómo se cuajó su fichaje por la comedia de Telecinco?

Fue gracias a un periodista. En un photocall me preguntó, por casualidad, que si me gustaría entrar en LQSA y yo dije que sí. '¿Qué papel te pides?' 'De pitonisa'. 'Ya se ha hecho'. 'Bueno, pues lo que ellos quieran'.

Luego, en Málaga el hijo de Concha Velasco en Non Stop People me preguntó si había tenido noticias de Alberto Caballero. 'No me ha dicho nada, pero él tiene la pelota en su tejado y yo no voy a llamarle porque soy una señora. Espero que me llames, te voy a contestar con todo el amor y cariño". Y me llamó.

¿Y cómo fue esa llamada?

Me dijo: 'Bueno Loles, ¿qué hacemos?'. 'Pues volver. Ya lo ha hecho Almodóvar, pero ahora en serie', le respondí. Nos entendimos como si nos hubiésemos visto ayer.

¿Cuál fue el motivo de ese distanciamiento?

Enfadados no estábamos. Lo que pasa que siempre hay estas cosas de que ellos eran muy jóvenes, no les gustaba que me fuera, yo estaba un poco cansada porque claro, los horarios de entonces no eran lo mismo que ahora. Me recogían a las seis, a las doce de la noche llegabas de noche a casa y a la una te pasaban el guion del día siguiente y tú ni dormías ni te lo aprendías. Ya no disfrutaba.

¿Qué le parece la idea de la mudanza?

El éxito de esta serie es como el espectador. Los ciudadanos somos así. Lo que ves lo puedes tener en tu casa, en tu comunidad, en tu familia... Yo estoy a favor de una mudanza, pero para divertirme. Oh, me gusta mucho todo el meneo ese, nos destrozaríamos vivos. 

¿Cómo fue la experiencia de Ven a cenar conmigo con Rosa Benito, Irma Soriano y Belinda Washington?

Ha sido fenomenal. Pero eso también es muy reality, ¿eh? Todo muy bien, las quiero mucho, y me llevo muy bien. Ahí es otra sinergia y ahí tengo que tirar yo del carro. Ellas son estupendas, pero yo las tengo que arrastrar a lo de ahora. Hay que abrir las piernas y disfrutar.

¿Quién era su favorito para la final de MasterChef Celebrity?

Mi favorita, Yolanda Ramos y mi favorito, Félix Gómez, que además es el presidente de la comunidad del edificio donde vive mi hijo.



En Portada



Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.