La escena de 'Compañeros' contra el fascismo que se ha vuelto viral en Twitter: "No se puede incumplir la ley"

9/11/2019 - 14:52
  • El vídeo ha sido compartido un día antes de que se celebren las elecciones del 10N

A un día de las elecciones, muchos son los ciudadanos que temen que la extrema derecha se convierta en la tercera fuerza política más votada. Es por ello que algunos usuarios de Twitter han rescatado un vídeo emitido en la serie Compañeros en la que se explica como combatir el fascismo.

Al principio aparece la directora del colegio, Tere Roncesvalles, manifestando que "en este colegio no entra nadie más con símbolos fascistas, banderitas preconstituciones, esvásticas o cruces celtas". Contra estas palabras, un alumno recrimina que "estás yendo en contra de la libertad de expresión de la gente".

Lea también: Jordi Évole cambia de opinión y da pistas sobre el partido que votará este 10N

Félix Torán, personaje que interpretaba Miguel Rellán, corta al estudiante para decirle que "va usted listo si se cree que es comparable pintarse el pelo o gritar Hala Madrid que hacer apología del genocidio".

No obstante, la opinión de los allí presentes no es unánime y uno de los alumnos cuya tendencia política es la criticada contesta al profesor Torán: "Cada cual puede tener la ideología que le dé la gana". "Naturalmente. Lo que no se puede es incumplir la ley", defiende el profesor de Historia y Filosofía.

Beatriz Carvajal (Marisa Viñe) condena el fascismo en Compañeros

Ante todo lo que está aconteciendo, la profesora de Literatura, Marisa Viñé, reflexiona que "¿cómo vamos a ser respetuosos con una ideología que no respeta a los demás? No podemos ser tolerantes con grupos que lo único que persiguen es aterrorizar a todo aquel que se cruza en su camino".

"No sé si os suena un señor que se llama Adolf Hitler y las cosas que hizo", prosigue Viñé mientras es interrumpida por el alumno de ideología fascista. "Eso es mentira. Esa es la historia que se montaron los aliados", exclama el joven. Otro de los alumnos decide dar su opinión y expresa que "ya es hora de que nos olvidemos de esas historias. Ya está bien de hablar de historias del pasado".

Estas palabras suscitan las de otra joven que asevera que "si nos olvidamos nos puede pasar lo mismo". Es en ese momento cuando el alumno neofascista ataca diciendo que "¡Cállate, bosnia de mierda!". "Véis como no son cosas del pasado", concluye la profesora de Literatura.



En Portada



Informalia





Comentarios 5

#1
09-11-2019 / 19:20
juan
Puntuación 3
A FavorEn Contra

¿Que fascismo?

#2
09-11-2019 / 21:56
jojojojo
Puntuación 4
A FavorEn Contra

¡¡Qué sabran estos niñatos del fascismo, si nunca lo vivieron!!

#3
10-11-2019 / 11:19
Coleguitas
Puntuación 2
A FavorEn Contra

Pues si el fascismo es como el del NacionalSOCIALISMO, ya sabéis quien son los fascistas.

#4
10-11-2019 / 14:17
Puntuación 0
A FavorEn Contra

El fascismo en España viene por la IZQUIERDA, señores....

#5
10-11-2019 / 14:32
elmio
Puntuación 0
A FavorEn Contra

No hace falta vivir en un fascismo para saber lo que es.

No hace falta vivir en un comunismo para saber lo que es.

No hace falta vivir en anarquia para saber lo que es.

No hace falta ser homosexual para saber lo que es.

No hace falta ser heterosexual para saber lo que es.

No hace falta sufrir una violacion para saber lo que es.

... y asi con tantas cosas.

Hablamos de lo que defendemos, de nuestros ideales, de lo que queremos lograr compi.

Y para el "coleguitas" lee historia, por favor. Es mas lee algo...

Que el partido nazi naciera como un partido de izquierdas en la mente de un lunatico, esta como a años luz de que a dia de hoy los fartidos fascistas sean los que representan a la izquierda española.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.