¿Qué piensan en Málaga de 'Malaka'?: preguntamos a diez malagueños su opinión sobre la nueva serie de La 1

16/09/2019 - 10:41
  • "Es Málaga, mostrada en todas su vertientes. Sin ocultar, sin mentir. De verdad"

Más noticias sobre:

Malaka ha sido uno de los estrenos más esperados de La 1. Una apuesta ambiciosa de la cadena pública que se aleja de la ficción que venía haciendo y cuyo estreno ha sido respaldado por el público con un 13,5% y un 15,6%, y que hoy se enfrenta a una nueva prueba de confianza con la emisión de su tercer capítulo.

La serie está ambientada en el lado oscuro de la capital de la Costa del Sol y la ciudad es un personaje más. Se cuenta una historia sobre drogas y bajos fondos con su epicentro inspirado en Palma-Palmilla, uno de los barrios con menor renta de Málaga. De este modo, la producción de Mediapro muestra una cara B que la propia protagonista, Maggie Civantos, reconocía a Ecoteuve que le preocupaba cómo podía ser tomada por los propios malagueños.

Lea también: Crítica de 'Malaka': paciencia para ver una serie en la que cuesta entrar

Pero, ¿cómo se han tomado en Málaga los dos primeros capítulos de Malaka? Desde Ecoteuve hemos preguntado a un grupo de malagueños de distintos barrios que, en general, coinciden en que la serie de La 1 refleja con fidelidad y sin imposturas la situación que se da en una zona concreta de Málaga. Además, ensalzan el cuidado y mimo que se ha dado en el trato a la ciudad, con las localizaciones, los acentos o aspiraciones históricas de la capital que salen de fondo.

· Marta Jiménez (@martajimenez85) Periodista. 34 años. Del barrio de El Palo.

"La clave de 'Malaka' es la cercanía, plasmada de muchas maneras. Las situaciones o circunstancias de cada personaje responden a patrones cercanos o familiares al espectador. Eso, a grandes rasgos. Si analizamos el factor local, el hecho de que los actores sean de la tierra hace que los diálogos no resulten forzados  al revés, son de una naturalidad  fácilmente comprobable en el día a día de la ciudad. Y por supuesto Málaga, mostrada en todas su vertientes: cultural, monumental, chulesca, bella y por supuesto, merdellona. Sin ocultar, sin mentir. De verdad". 

· Ana Blázquez Sánchez (@anitablaz) Administrativa. 28 años. Del barrio de El Molinillo.

"Como malagueña, me siento satisfecha de la Málaga que muestra Malaka. Muestra las luces y sombras que tiene Málaga, aunque parezca que a algunos se les olvide que todo no es Calle Larios ni El Pimpi, sino que también existen otras perspectivas en Málaga (como en todas las ciudades), otras zonas y otras formas de vida. Y lo mejor de todo, en versión original, con nuestro acento y nuestras expresiones, las que se usan más y las que no somos conscientes siquiera de que decimos, pero que son Málaga en estado puro. Habrá que seguir viendo qué más nos ofrecen pero por ahora, el retrato de Málaga con sus aristas, más y menos bellas, a mí me ha llegado".

· José Andrés García.(@joseandre_73) Maestro. 45 años. Del barrio de Las Delicias.

"Bajos fondos y altos vuelos. Habría que analizar qué parte del elevado share conseguido por el estreno del doble capítulo de Malaka proviene de nuestra ciudad. Andábamos ansiosos por que se produjera, con una expectación casi infantil por reconocer localizaciones, acentos, gastronomía e incluso equipo de fútbol. Todo ello se consiguió a la primera. Quizá sea porque está hecha con mimo y con personal ,tanto técnico como artístico, más malagueño y malaguita que el propio nombre de la serie. También hubo quien la miró con recelo, al no querer ver reconocida La Otra Málaga, alejada del oropel de Larios, cruceros y museos. Esta dicotomía deja una duda en el aire. No sabemos si hay más cartón piedra en la ficción que en la cruda realidad".

· Jorge Salinas (@malakahin). Comunicador. 40 años. Del barrio de La Victoria.

"Por muchas estrellas Michelin que tenga un restaurante, el gazpachuelo de tu madre siempre va a saber mejor. Así es Malaka. Un plato cocinado con mucho amor por parte de una madre que con la primera cucharada te evoca a esa Málaga auténtica que conoces de primera mano por tus vivencias, por amigos, periódicos e informativos. Donde el chusmón es capaz de arrancarte una sonrisa mientras comete un delito. Donde el arte se mezcla con lo sórdido. Si todas las grandes ciudades del mundo han tenido su novela, película o serie de crímenes, Málaga ya ha encontrado su Canción Triste de Hill Street o su Jack el Destripador con olor a sardinas espetadas. Vamos a disfrutar de la ciudad que se esconde bajo la solería de la majestuosa Calle Larios. La Málaga que todos tenemos clavada en el tuétano. La de merdellones y muy hospitalaria. A disfrutar".

· Diego Ríos Padron (@lamalagamoderna) Abogado. Del Barrio de La Victoria, residente en Guadalmar.

"Confieso que 'Malaka' me ha gustado porque me gustan las imágenes completas: no me creo una ciudad de escaparate, mitad stand de Fitur, mitad anuncio de perfumes en la campaña de Navidad. Una ciudad viva es una ciudad compleja, con su yin y su yang, y ninguna está libre de tener una parte chunga. Ni siquiera la Ciudad del Vaticano, creo yo. Me ha gustado, además, porque por ahora me la voy creyendo, aunque la historia en sí misma no sea ninguna sorpresa o posiblemente por eso mismo. Espero que siga en el límite de 'malagueña' y no pase a 'malaguita', exacerbando lo propio hasta hacer de ello un chiste malo". 

· Rubén García (@rubeng2310). Licenciado en Derecho. 27 años. Del barrio de El Perchel, residente en Teatinos.

"Las referencias a Málaga y la ambientación son el gran atractivo de la serie. La ciudad es un personaje más. Las expresiones y los acentos están cuidadísimos. No es la manida (y a veces errónea) sucesión de tópicos malaguitas que ya hemos visto antes. Eso sí, 'Malaka' refleja la realidad de tres o cuatro barrios con unas características muy particulares. Pensar que Málaga es una ciudad más peligrosa que cualquier otra urbe media-grande de España sería 'montarse una película'".

· Laura López. Administrativa. 59 años. Del barrio de El Limonar.

"Me habían contado de qué iba la serie y como malagueña la quería ver pero lo hacía con reservas. ¿Por qué hacer en Málaga una serie sobre lo peor que hay en todas las ciudades; droga y delincuencia?. Lo cierto es que he descubierto a Salva Reina, me parece un pedazo de actor. La serie es entretenida, reconoces sitios de la ciudad, palabras que solo se usan aquí y algunas aspiraciones de los malagueños como recuperar el cauce del Guadalmedina para la ciudad".

· Olga Rusu (@olgarusu). Consultora de marketing. 45 años. Del barrio de Mainake.

"La serie muestra una ciudad que conozco sólo de oídas y me es difícil decir si la imagen que transmite es realista o no. Para mi Málaga es otra cosa, bastante más apacible, y creo que para la mayoría de la gente también. Cuando llegué a Málaga me dedicaba a pasear por la ciudad. Pregunté qué parte tenía que evitar y me dijeron que era muy difícil que yo llegara allí sin querer. En alguna ocasión he tenido que ir a Palma Palmilla y la verdad es que en ningún momento me he sentido en peligro. En cualquier caso, hay que ensalzar a los trabajadores sociales de estos barrios, es impresionante el trabajo que hacen. En cuanto a la polémica del acento, no hay serie o película española de los últimos años que no se beneficiaría de los subtítulos, la dicción de muchos actores jóvenes no siempre está a la altura.

· Victoria Ortiz. 36 años. Del barrio de El Perchel.

"¿Parguela? ¿Eso qué es? Porque no todos los de Málaga hablamos como el Gato de Malaka. Pero sí es todo un acierto y la mejor forma dar autenticidad y realismo a la trama de una serie que no sorprende. Cambiados de escenarios y de actores, puede ser en Málaga o en muchas ciudades de este país, que por desgracia tienen esas zonas llamadas finamente varios deprimidos, y listo. Si lo que queríamos es retratarnos, bien está hacerlo con su idiosincrasia". 

· Fran Cristófol. (@fjcristofol) 34 años. Profesor y doctor en periodismo. Del barrio de La Malagueta.

"Yo parto de la base de que quien critica la imagen de Málaga que da la serie es porque vive en una burbuja. La ciudad tiene muchas caras, la que muestra la serie es absolutamente real. Cualquier ciudad tiene una cara B, por más que lo queramos negar o pretendamos convencernos de que es sólo ficción. En definitiva, es bueno que todos conozcamos lo que ocurre a nuestro alrededor, por duro que sea".



En Portada



Informalia





Comentarios 0