elEconomista.es

Sin tetas no hay paraíso

Sin tetas no hay paraíso' />

Catalina es una joven de 17 años, buena estudiante y buena hija, que convive con su madre Fina y su hermano Jesús. Su padre abandonó a su madre cuando esta era pequeña, y desde entonces Jesús se convierte en un padre para Catalina, deja de estudiar y se pone a trabajar para poder darle un futuro a su hermana y ayudar a su madre. A pesar de ser tan dulce y risueña no ha encontrado la felicidad plena, pues tiene un complejo: su falta de pecho. Todo va bien hasta que un día se reencuentra con un antiguo amigo de la infancia, Rafael Duque. Este antes convivía en el mismo barrio de Catalina, eran vecinos. Rafael tiene un hermano mayor, Lolo, del que desde pequeño tuvo que hacerse cargo por orden de su madre. Tuvo una infancia dura ya que su padre propinaba palizas a ambos hijos, pero su madre siempre protegía a su hermano mayor, Lolo, mientras que él tenía que refugiarse en la casa de Catalina. Todos estos hechos de su infancia lo marcaron para siempre, y por no tener cariño y amor de su madre se convierte en un joven ambicioso, capaz de cualquier cosa por conseguir sus objetivos, por lo que empieza en su juventud a relacionarse con las drogas y actualmente es uno de los narcotraficantes más importantes del país. Es por esto por lo que se hace rico, tiene muchos coches, una casa enorme... Todo el mundo lo llama Duque. Tras el reecuentro con Catalina, se ven varias veces y la joven se enamora de él, se acuestan y comienzan una relación que cambiará para siempre la vida de Catalina, ya que se mete en un mundo del que es difícil salir, relacionándose con el mundo de las prostitución y de las drogas en compañía de sus amigas, Jessi, Vanessa, Cristina y Paula.

Noticias
Puntúa la serie
8,08100
Tu puntuación:
Valoraciones

Reciba las últimas noticias de Sin tetas no hay paraíso y Ecoteuve.es
Más vistos
Ayer
Mes
Año
Últimas noticias
Noticias más leídas