Publicidad

El anuncio censurado en la Super Bowl por mostrar el muro de Trump

  • La marca de construcción Lumber publicó una edición editada

La superioridad inesperada mostrada por los Falcons de Atlanta ante los Patriots de Nueva Inglaterra (21-3) al concluir la primera parte, lo mejor para todos los telespectadores han sido una vez más los comerciales que se han emitido.

Sin la igualdad que se esperaba se iba a dar en el césped artificial del NRG Stadium de Houston, los comerciales de televisión pusieron el interés y también la polémica.

La polémica llegó con el fabricante Lumber (materiales de construcción), que presentó un polémico anuncio para el Super Bowl. Se trata de una madre y su hija viajando de México a EEUU hasta que se encuentran el muro. 

El spot fue emitido durante el descanso con imágenes que han sido definidas como "muy controvertidas para la televisión" en una versión editada en la que no se llega a ver el muro que Trump prometió levantar en la frontera con México. Un mensaje enviaba al espectador a la web para ver la conclusión del spot. 

Nada menos que 110 millones de dólares se han gastado las compañías para poder anunciar sus productos en el evento deportivo más importante del año en Estados Unidos y de nuevo la creatividad y el contenido de las historias son realmente de interés para todos.

Especial ha sido el que ha presentado Budweiser que emitió el anuncio con la historia de su co-fundador inmigrante, que ya se ganó una gran atención nacional antes que hoy saliese el anuncio en la cadena FOX que trasmite el partido, que será visto por más de 110 millones de espectadores en Estados Unidos.

El anuncio narra la historia del viaje de Adolphus Busch en la década de 1850 de Alemania a los Estados Unidos, donde los vecinos le dicen que debe "volver a casa" y que no "parece ser de aquí".

El spot de 60 segundos fue lanzado la semana pasada, pocos días después de la orden del presidente republicano Donald Trump de prohibir temporalmente a los refugiados y a casi todos los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, ingresar a territorio estadounidense.

Aunque el anuncio, de acuerdo a Anheuser-Busch, no fue realizado con ningún fin político, se comenzó a trabajar en mayo cuando todavía no se conocía al nuevo presidente estadounidense, el mismo ha llegado en el momento de mayor polémica con el asunto del siempre escabroso asunto de la inmigración.

Ahora, el propio vicepresidente de Budweiser, Richard Marques, reconoció que sería "tonto" pensar que el entorno político actual no está alimentando la atención del anuncio.

Marques añadió que Budweiser como una marca de cerveza es de principio a su realidad comercial completamente bipartidista y dio su apoyo a los candidatos presidenciales que se presentaron por parte de los demócratas y republicanos.

Mientras que la marca de automóviles alemana, Audi, presentó una historia con un mensaje claro: La sucursal en America se compromete con la igualdad de sueldos en el trabajo entre sexos.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments