Alejandra Andrade: "Me ha dado más asco entrevistar a un cura pederasta que a otros delincuentes"

13:15 - 17/07/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la presentadora de 'Fuera de cobertura' en Cuatro

  • "Odio el sensacionalismo; se pueden hacer reportajes sin tener que hacer el espectáculo"

  • "Me siento un privilegiada por hace este tipo de programa en la tele", dice

Fuera de cobertura afronta su tercera temporada en Cuatro centrándose en "temas que nos llegan a todos", tal y como cuenta Alejandra Andrade. La periodista, que presenta y dirige el formato de reportajes de investigación con su propia productora, habla con ECOTEUVE.ES.

Andrade afirma que hacer periodismo en la televisión no es "fácil" porque para ello "tienes que respetar el oficio y amar la profesión". También rechaza el sensacionalismo: "Se puede hacer periodismo sin tener que hacer el espectáculo".

Lea también: Gonzo se despide de 'El intermedio' tras nueve años: "Me lo ha dado todo como periodista y espectador"

Por otra parte, la periodista reflexiona sobre los temas que más le han marcado. "Me ha dado más asco entrevistar a un cura que ha violado a niños que a otros delincuentes", dice. Este miércoles, Fuera de cobertura se adentra en una poderosa comunidad china en España.

¿Qué valoración hace de la evolución que ha tenido el programa a lo largo de sus tres temporadas?

La verdad es que estamos encantados, siempre digo que es un privilegio tener un programa de reportajes en prime time. Muy contenta de que Mediaset y Cuatro sigan apostando por este tipo programas compitiendo con todo lo gordo de la tele: realities, series españolas que lo están petando… Y estoy muy contenta. Nos sentimos privilegiados por hacer este programa en la tele.

La última entrega fue en diciembre de 2017. ¿Por qué ha tardado tanto en volver?

Las cadenas deciden en qué momento se emiten los programas. El tiempo que tenemos de producción y grabación es de una media de 12 meses por temporada. Nosotros entregamos los capítulos y ellos deciden cuándo se emiten.

¿Es difícil abordar temas que nos son más cercanos?

Aparte de periodistas como personas hay temas que nos interesan en el día a día, por ejemplo, en el reportaje que hicimos sobre médicos pensamos que es algo que hay que denunciar. Siempre hacemos denuncias potentes que se refieren a derechos humanos como la homofobia, acoso sexual... Hay muchos temas que tienen la misma importancia y que además nos afectan a nosotros, como los recortes de sanidad que nos afectan como pacientes o el de los españoles explotados en Holanda, en fábricas de Marruecos. Consideramos que nos apetecían hacer estas denuncias más cercanas.

¿Le cuesta mucho marcar distancia con las historias para que estas no le superen personalmente?

Eso lo aprendí en Callejeros, que ahí no hacía falta salir de nuestras fronteras. Visitábamos lugares marginales y conocimos sitios duros en España. Yo crecí y aprendí a hacerme periodista en ese programa. Al principio me afectaban mucho las historias, pero después aprendí a diferenciar porque si no, es imposible.

¿Le marcan mucho las historias?

Sí. Muchísimo. Te marcan la vida, gracias a los reportajes que hacemos y a los sitios que visitamos, te ayudan a darte cuenta de lo privilegiada que eres. A mis hijos les digo que han nacido en la buena cara del mundo y dentro de esa cara en un sitio maravilloso. Es verdad que estos lugares que conoces te quitan mucha tontería.

¿Qué tema le ha afectado más esta temporada?

Cada uno se disfruta de una manera diferente, el que se emite mañana sobre la poderosa comunidad china en España, hemos tenido acceso a un magnate chino que invierte en España y la verdad es que es alucinante. Cada reportaje es diferente porque abarcamos desde denuncias sociales puras a temas más fuera de cobertura como el magnate chino al que es difícil de acceder. Y cada uno me sorprende de una manera diferente. El que más me ha llegado a las entrañas es sobre pederastia. Nos hemos centrado en el caso de una víctima que fue abusado por un cura y hemos conocido otros casos. Es el tema que más me ha cabreado.

En la página web de Fuera de cobertura hay una frase suya que está remarcada: "Sigo soñando con muchos españoles a los que he entrevistado". ¿Por qué esta afirmación?

Se refiere a situaciones que nos hemos encontrado, por ejemplo, en las cárceles en Perú cuando hicimos el reportaje con Juana. El hijo de Juana murió en una de las cárceles de allí e intentando averiguar qué había pasado con su hijo conocimos a otros españoles que estaban allí. Esas miradas y esos lugares no se te olvidan nunca. No solo sigo soñando con españoles, sino con un montón de personas a las que hemos conocido pero que algunos se te quedan grabados. Por ejemplo, Juana al final se convirtió en parte del equipo y se quedan contigo para toda la vida.

¿Cuál ha sido el momento más difícil que ha tenido que afrontar en esta temporada?

Quizá el más difícil fue cuando encontramos a la persona que había abusado de la víctima de pederastia. Conseguimos localizar al cura y hablamos con él creo que es el momento más tenso que he tenido y el que más impactado.

¿Cómo vive ese tú a tú con personajes tan "oscuros"?

Llevo muchos años entrevistando a malos, no me impone. Me impone más entrevistar a un tío que ha violado a niños y que siga estando libre por la calle y que encima cuente con el apoyo de otros sacerdotes, curas y con el apoyo de una parte de la sociedad. Me cuesta y me da más rabia haberme enfrentado a un cura que ha estado violando a un niño que a un tipo que ha nacido en una favela y le han puesto un kalashnikov en una mano con cinco años y que se ha convertido en un delincuente. Me produce más asco un cura pederasta.

¿Sigue mucho las redes sociales para ver lo que se  dice de su programa?

Soy bastante paleta en las redes sociales. Tengo Twitter pero no tengo las otras redes. Comencé en Twitter cuando estaba en Encarcelados porque mis compañeros me decían que venía muy bien para hacer promociones. Estoy atenta, pero tampoco me va la vida en ello. Veo los comentarios y es un gusto porque la gente es supercariñosa y se agradece mucho que la gente cada miércoles tuitee con cariño.

¿Aprende más de los comentarios positivos?

Aprendo de mi equipo e intentamos mejorar con las críticas que te hace la gente cercana, la cadena, los compañeros y de las redes sociales también. Hay algunos a los que no hago caso, porque son trolls que se dedican a criticar porque sí.

¿Se le ha quedado esta temporada algún tema en el tintero?

En cada temporada hay ocho capítulos y hasta que llegamos hasta los ocho no es fácil. A lo mejor arrancamos la producción con 20 temas, pero de esos 20 son solo ocho los que van para adelante. En unos casos porque los temas son complicados y no salen, en otros, tenemos que llegar a un acuerdo con la cadena para ver qué temas hacemos. La temporada anterior y la primera hicimos temas mas internacionales, como el acoso sexual en el Cairo (Egipto), viajamos a Guantánamo, hicimos la homofobia en Rusia, más enfocado a lo internacional.

Y en la segunda temporada ya empezamos a hacer temas más cercanos a España y nos dimos cuenta de que a la gente le interesan este tipo de temas. En esta tercera temporada, decidimos que nos íbamos a centrar en temas más cercanos, pero aún así hemos seguido saliendo de nuestras fronteras. La diferencia de esta temporada es que hemos hecho temas que nos afectan más y que nos llegan a todos los españoles.

¿Cree que en España se necesitan más programas como Fuera de cobertura o más espacios con reportajes de investigación?

En España hay muchos periodistas a los que les encantaría poder hacer este tipo de programas pero no pueden porque no hay espacio suficiente. Las televisiones generalistas deberían apostar por este tipo de formatos y creo que la gente responde.

Hablando de compañeros periodistas, ¿qué le ha parecido la marcha de Jordi Évole de Salvados? ¿Dejaría también su programa si se diera el caso?

Le sustituye Gonzo que es un crack y seguirá haciendo reportajazos. Ahora mismo creo que llevamos poquito tiempo en la tele, pero mi objetivo es seguir haciendo Fuera de cobertura con el equipo que tengo y seguir mejorando porque cada año aprendemos cosas nuevas. No me planteo otra cosa porque no sé hacer otra cosa que no sean los reportajes. Espero que este sueño siga creciendo.

¿Cómo es tener su propia productora?

Mucha gente me decía que era una loca por montarme una productora, pero me lo monté muy bien. Lo he hecho de una manera sencilla y me he asociado con José María Irisarri que es un tipo honesto que sabe mucho de televisión y al acuerdo que hemos llegado es que él se encarga de la parte del 'dinerito' y yo me encargo del contenido y del equipo humano. Me busqué un socio que se encargara de eso y tenemos el trabajo dividido. Tengo una jefa de producción que es mi mano derecha y que confío plenamente en ella.

¿Qué ha aprendido de los otros programas en los que ha estado?

De quien mas aprendes es de los entrevistados. Pasar muchos días fuera de casa estando en lugares que no son fáciles aprendes un montón, pero de quien mas es de las personas entrevistas nos abren su corazón y muchas veces arriesgan su vida para contar una situación injusta.

¿Cómo definiría el periodismo que se hace en Fuera de cobertura?

Hacemos un tipo de periodismo que no es fácil, porque hacerlo en la televisión no es fácil. Lo primero, creo que para hacerlo tienes que respetar el oficio y amar la profesión. Respetar al espectador y contar de una manera real lo que está pasando.

Odio el sensacionalismo, creo que se pueden hacer reportajes sin tener que exagerar las cosas y sin tener que hacer el espectáculo. Nosotros intentamos con cada reportaje hacer periodismo y no espectáculo. Intentamos contarlo de una manera que atraiga al espectador, pero nuestra base es hacer denuncia de situaciones injustas y contar cosas que muchas veces no salen en la tele, pero podrían hacerlo perfectamente.




Informalia





Comentarios 1

#1
17-07-2019 / 15:21
Vete a tomar por el c-u-l-o
Puntuación 7
A FavorEn Contra

Pues a mi me produce el mismo asco un cura pedófilo, que un asesino en serie, que un independentista, que una furcia progre fea que pone los ojos entreabiertos como para intentar ser guapa o interesante.