La alegría de un comensal de 'First Dates' al saber que su cita era carnicera: "Vaya chuletones me va a traer a casa"

11:34 - 12/07/2019
  • Sin embargo, Noemí no quiso tener una segunda cita con David "por la distancia"

Noemí y David protagonizaron una cita a ciegas en First Dates este jueves. La tarraconense explicó a Carlos Sobera que lleva cuatro años soltera después de estar casada 17 y que venía al programa dispuesta a encontrar un chico "bondadoso y alto".

Un tiempo que ha servido para que se convirtiera en una mujer independiente. "Hace cuatro años que no estoy con ningún hombre. Y claro, cuando algo se rompe en casa me toca arreglarlo. Por ejemplo, tenía que cambiar las pastillas de freno de mi coche, las fui a comprar y con un tutorial de Youtube yo misma las cambié".

"Tendrás que utilizar el resto de los sentidos porque la vista no te va a servir de nada diría yo", le advirtió el maitre. Enseguida conoció a su cita, un hombre alto que contó que era comercial. "A mí normalmente los comerciales me caen mal. Les cierro siempre la puerta", soltó Noemí en un arrebato de sinceridad. 

Lea también: Bronca insólita en First Dates tras el rechazo más cruel: Tienes cara de mona

La velada fue desarrollándose viento en popa y las sensaciones de David fueron muy positivas porque la voz de Noemí le transmitió seguridad. Más, incluso, al saber que ella era carnicera: "Madre mía esta mujer es carnicera y me va a traer unos chuletones a casa que voy a flipar en colores. Se me ha abierto el cielo de par en par". 

Finalmente, Noemí decidió no conocer más a David porque para ella la distancia era un impedimento y además, sus gustos que no coincidían.




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.