Juanra Bonet y su extraña reacción al bote de '¡Boom!': "No me lo creía porque Los Lobos estaban jugando como el culo"

16:00 - 11/07/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al presentador del concurso diario de Antena 3

  • "No me preocupan las audiencias, no quiero sufrir cada mañana con eso", asegura

  • El catalán recuerda a José Pinto: "Era tal y como se mostraba en televisión"

"¡No! ¡No! ¡No!", exclamó Juanra Bonet el pasado lunes en el momento en el que Los Lobos consiguieron resolver la bomba final de ¡Boom! alzándose con el gran bote del programa. Después de dos años y dos meses ininterrumpidos en el concurso, Erundino, Valentín, Manu y Alberto lograron un premio total de 6,7 millones de euros.

"No sé por qué me salió eso. Pienso que era de no creérmelo", cuenta Bonet a ECOTEUVE.ES reconociendo que se quedó "en shock" al ver en verde las quince bombas correspondientes a las quince preguntas de la prueba. 

Lea también: Manu Zapata (Los Lobos): "No me parece justa la retención de Hacienda al premio de ¡Boom!, es excesiva"

El presentador de Antena 3 asegura que ese día creía que Los Lobos iban a ser eliminados: "Luego llegaron a la bomba final y yo decía: 'Estos no se lo van a llevar'. Hasta que se van acercando, se van acercando y fue como: ¿Pero cómo se lo van a llevar si están jugando como el culo? Pues se lo llevaron", recuerda emocionado. 

Tardó en reaccionar en el momento en el que Los Lobos consiguen el bote. ¿No se lo creía?

Yo me quedé en shock. Y empecé a gritar: "¡No! ¡No! ¡No!". No sé por qué me salió eso. Pienso que era de no creérmelo. Además era un día en el que estaban jugando muy mal. Ha habido grabaciones en las que los veías entonados y decías: 'Hay que llamar ya a Antena 3 para que vayan yendo al cajero'. Pero en esta pensaba que iban a ser eliminados. Luego llegaron a la bomba final y yo decía: 'Estos no se lo van a llevar'. Hasta que se van acercando, se van acercando y fue como: ¿Pero cómo se lo van a llevar si están jugando como el culo? Pues se lo llevaron.

¿Cómo ha vivido durante estos meses la rivalidad con Pasapalabra?

Pues me gusta no tener que preocuparme por eso. Para mí es muy sano no hacerlo. Hay mucha gente que se preocupa porque es su trabajo, pero yo... Haciendo un concurso diario, y enrollado con La Voz y con mis cosas del teatro, no quiero sufrir cada mañana con eso. Llevamos 5 años y eso es una barbaridad en televisión. 5 años en el siglo XXI es como 20 en el siglo anterior.

Y más con las audiencias que está cosechando. ¿Qué le pareció el dato del programa en el que se entregó el bote?

El dato fue loquísimo. Sé que es algo propiciado por el contexto, pero caray... Normalmente nos ven unos dos millones de personas y de repente, son más de cuatro millones y piensas: '¿Pero toda esta gente de dónde ha salido?' Pude imaginar que tuviéramos un dato más bonico, el doble de espectadores jamás. 

¿Le da miedo que el público desconecte ahora que no están Los Lobos? 

No, porque esto ya ha pasado antes. Pasó con Rockampers o Las Extremis, pensábamos que no vendría nadie a su nivel y llegaron Los Lobos. Cuando pensábamos que el nivel no se podía subir, ha seguido subiendo. Cuando pensábamos que no podríamos encontrar a un grupo que nos enamorase, volvía a aparecer. Ahora estoy seguro de que la gente seguirá teniendo interés por ver quiénes son los siguientes. 

Pero es cierto es que la historia de Los Lobos ha sido única: el Récord Guiness, lo ocurrido con José Pinto, el mayor bote de la historia...

En dos años hemos vivido muchas vidas, nos han pasado muchas cosas. Es tanto tiempo que en la vida de todos hemos tenido alegrías, tristezas, pérdidas, llegadas... Eso es lo que ha ocurrido y en este caso, son ellos los que han compartido ese trozo de sus vidas con todos. 

¿Cómo vivió el fallecimiento de José Pinto?

Nos quedamos todos en shock. Fue en un parón entre dos programas. Miré el móvil y vi la noticia en Twitter y no me lo creía. Busqué la fuente para contrastarlo y parecía que era cierto. Fui a hablar enseguida con la directora y en ese momento, estaban poniéndole los micros a Los Lobos para el siguiente programa. Fueron sonando los teléfonos y rápidamente nos cayó el planchazo. Decidimos suspender la grabación e hicimos parón durante una semana para estirar al máximo el periodo de duelo. Ese día, improvisamos una despedida para el programa que se iba a emitir esa tarde y fue lo primero que nos salió. Da mucha pena, pero el cabrón de José sigue estando con nosotros, en cosas que pasan en plató... 

¿Hay alguna anécdota con él que recuerde con especial cariño?

Lo que pasa con José es que todas las anécdotas las habéis visto por la televisión. No hay nada que no se viera. Era así, tal y como se mostraba. 

Hubo quien pensó que su salida del programa tuvo relación con lo que le ocurrió luego...

No lo sabemos. Él dejó el programa por motivos personales. No sabemos si era cansancio o simplemente pensó que era el momento de estar más tranquilo. Todas las semanas él tenía que viajar desde Salamanca a Barcelona y tenía un curro en el que no descansaba. Él cuidaba del ganado, un trabajo en el que no paraba. Es muy duro para una persona de su edad. 

¿Entiende la queja de Los Lobos con el porcentaje tan alto del premio que les quita Hacienda?

No sé si es demasiado. Yo no estoy en su piel, pero entiendo las dos posturas. Creo que lo que hay que pensar es que todas las opiniones son válidas. Ellos defienden que hay que tributar, pero quizá hay alguno que piensa que no tendría que tributar tanto y otro que está contento con cómo es. Tampoco tengo una opinión al respecto del todo formada. Yo puedo tener una opinión sobre lo que pago de impuestos, que me parece justo, pero no he tenido ese pico extraordinario que han tenido ellos. Entiendo que ellos piensen que quien compra un décimo de lotería y le toca, se lo ha trabajado menos que alguien que lleva dos años estudiando y picando piedra en un concurso. Pero no lo sé.

Hay quien ha dicho que la bomba final del bote fue más fácil que otras. ¿Está de acuerdo?

¿Quiénes son los que lo han dicho en redes? Lo siento pero no sé quién afirma eso. Obviamente si se lo han sacado es porque se las sabían. La dificultad es algo muy subjetivo. Depende de dónde has nacido, de lo que tienes en casa, de lo que has estudiado... Para mí lo de las redes no es reseñable. Al final, en este momento estamos tratando en el mundo real algo que no lo es. Yo no veo a diez personas físicas en la puerta de Antena 3 diciendo nada. Redes... ¿quiénes son? Me quedo con lo que me dicen por la calle. Soy partidario de dejar lo virtual en los virtual y lo real en lo real. Si no, te vuelves loco.

¿Cómo lleva el ritmo de grabación que exige el programa?

Es oficio al final. No hay ningún secreto. Tenemos algún parón o descansito entre programas y da para desconectar o picotear algo. Es oficio. El tiempo libre se ha complicado pero lo llevo súper bien.

Silvia Abril sustituye a Arturo Valls durante este verano. ¿Va a tener algún descanso por vacaciones?

No, yo no. En julio haremos una apretadita para en agosto tener alguna semana libre. Intentamos ir un poco por delante, ya no por mí sino porque el equipo que elabora las preguntas trabaja todos los días. Hacen 70 u 80 preguntas por programa y es un curro durísimo. 

La cadena sigue confiando en usted y lo ha premiado dándole el ¿Quién quiere ser millonario?.¿Cómo se siente ante este nuevo reto?

El Millonario es uno de los mejores concursos que se han hecho en televisión y me hizo mucha ilusión. Es el concurso con el que más hemos flipado todos. Está el 1,2,3... y el Millonario. Esa llamada, el comodín del público, el 50x15... al final son expresiones que forman parte de nuestro vocabulario y hay mucho lenguaje del Millonario que está en otros concursos. Me da vértigo y no. No me da porque estoy sentado. (Risas). Entonces la evolución mola: de concursar en la calle [Lo sabe, no lo sabe], a concursar en plató y ahora encima sentadito. Creo que saben que voy cumpliendo años. 

¿Y cómo lleva lo de levantar la ceja? 

(Risas). Eso es de Carlos Sobera, yo no tengo ningún tic.  Por lo que puedo decir, yo no sé cómo es jugar, pero presentarlo es divertidísimo. Como presentador es especialmente emocionante. Cuando estás presentando un concurso entre dos equipos o dos concursantes, tienes que estar fuera de forma imparcial. Pero aquí el concursante juega contra la máquina y yo puedo estar con él y puedo jugar con él. No le voy a decir cuál creo que es, pero sí hacerle de espejo o de Pepito Grillo. Es muy divertido.

Y muy pausado también, el programa tiene otro ritmo...

Hostia, las pausas son brutales. Estamos un momento en el que la televisión va tan rápida que casi no puedes disfrutar de una pausa. La tele ha cambiado, el espectador ha cambiado y no soporta las pausas y a la primera de cambio, se va a ver otra cosa. Es tan bonito y yo, que tengo formación actoral, disfruto tanto con las pausas... Y no son pausas de voy a pensar, son silencios de que estamos todos jugando. Eso como presentador y como espectador es apasionante.

La audiencia de ¡Boom! ha ido creciendo estos años. ¿Nota que ahora le paran más por la calle?

Sí, noto más popularidad en la calle. Hace muchos años, cuando estaba en el Caiga quien caiga, me llamaban Manel (Fuentes) o Arturo (Valls) o 'el otro', de ahí pase a 'el de Lo sabe, no lo sabe', o a Juanfran. Luego ya Juanra y ahora, en el momento de más popularidad, soy 'el de Los Lobos'. 

¿Le para más gente joven o más gente mayor?

Lo que me mola es que el concurso es muy transversal. Mucha gente joven se me acerca para decirme que le encanto a su abuela y mucha gente mayor se me acerca para decirme que le gusto a sus nietos. Es un programa que hace mucha compañía. 

¿Se ve dando este año las Campanadas con Pedroche?

(Responde rápido) No.

¿Y eso? 

Es que en Fin de año me gusta estar en casa. No quiero estar en directo. Que si tengo que hacerlo voy a negar todo lo que he dicho, pero yo prefiero estar con mi gente. 

¿Intenta mantener un perfil bajo para ir más tranquilo a los sitios?

Yo voy tranquilo a cualquier lado. Donde puedo estar más incómodo igual es en el vestuario de un gimnasio, pero eso me ha pasado desde siempre. (Silencio). Es un chiste. 




Informalia




Comentarios 6

#1
11-07-2019 / 17:13
Robespierre
Puntuación 6
A FavorEn Contra

Ni tú ni nadie ni se lo creía ni se lo creen, el bote lo habéis dado cuando os ha dado la gana,en este Mundo FaKE la tv es lo peor.

#2
11-07-2019 / 18:17
tios pesados
Puntuación 3
A FavorEn Contra

en mi opinion han dado el bote porque les estaba comiendo la audiencia pasapalabra con la sana rivalidad entre dos concursantes.....

#3
12-07-2019 / 08:19
Puntuación -2
A FavorEn Contra

YO SOLITO ACERTE DIEZ DE LAS 15, SI ME PONEN AL LADO TRES MAS, MINIMAMENTE COMO YO TAMBIEN NOS LO LLEVAMOS Y NO SOY NINGUN LUMBRERAS......

#4
12-07-2019 / 08:39
QEQE
Puntuación -1
A FavorEn Contra

Número 3 NO ME LO CREO. ESTE PAIS ES MUCHO DE SABER DE TODO QUIEN NO SABE DE NADA

#5
12-07-2019 / 16:29
Puntuación 0
A FavorEn Contra

CALLA YA MAJADERO.

#6
12-07-2019 / 16:31
Puntuación 0
A FavorEn Contra

-4- que no te lo creas es normal, la gente tiende a creer que los demás son igual o mas mendrugos que uno mismo.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.