Una reportera de 'Espejo Público' sufre en directo el ataque de una plaga de pulgas: "¡Está cogida en la piel!"

9/07/2019 - 11:56
  • "¡Qué horror! ¿Te están picando Amparo?", decía perpleja Susanna Griso

Una reportera de Espejo Público ha vivido en sus carnes (y nunca mejor dicho) la plaga de pulgas que sufre una zona del barrio de la Malvarrrosa. El foco proviene de una vivienda cuya propietaria tiene graves carencias higiénicas.

La periodista recogía las declaraciones de los vecinos afectados cuando, de repente, un insecto se le ha subido a su pie. "Aquí podemos ver una. ¡Esto está lleno, madre mía!", decía Amparo mientras una mujer intentaba repelerla con spray insecticida.

"¡Qué horror! ¿Te están picando Amparo?", decía perpleja Susanna Griso desde el plato a lo que la reportera respondía: "Sí, sí. Y no se va. Me echa insecticida y no se va". "Está cogida en la carne", apuntaba una mujer. "Está cogida en la piel y así todos los días".

Lea también: 'Los Lobos' ganan el bote de '¡Boom!': así consiguieron los 6,6 millones del histórico premio

"Lo estamos experimentando en directo", seguía la periodista que, de forma profesional, continuaba entrevistando a más vecinos de la zona: "Esa vecina vive en los bares. Lo que tiene que hacer la policía es localizarla y que la obliguen a abrir la puerta y a limpiar".

"Esta señora debe tener algún problema. La principal víctima es ella, tiene que tener la casa infestada de pulgas. Yo no sé si servicios sociales si se han tomado la molestia de enterarse el problema que tiene", apuntaba Griso.




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.