Alan Cumming: "Donald Trump ha hecho mucho daño al colectivo LGTB de EEUU"

27/06/2019 - 8:48
  • ECOTEUVE.ES entrevista al protagonista de 'Instinct', la serie procesal de FOX

  • "Me parece una estupidez que los famosos no se mojen con la política", declara

  • "Trump habla ya de una tercera legislatura, parece una amenaza de dictadura", dice

Alan Cumming da vida al Dr. Dylan Reinhart en Instinct, serie que estrenará próximamente su segunda temporada en FOX. El actor, reconocido recientemente por su aplaudido papel en The Good Wife, interpreta a un ex agente de la CIA que colabora con la policía de Nueva York en la resolución de asesinatos gracias a sus conocimientos en criminología.

Sin embargo, ha sido un aspecto de la vida privada del personaje lo que ha hecho que la ficción se lleve el aplauso del público y de la crítica: el Dr. Reinhart es abiertamente homosexual y está casado con un hombre, lo que convierte a la serie en la primera de la CBS [su cadena original en EEUU] con un protagonista del colectivo LGTB.

Lea también: CNN denuncia a Trump por vetar a su periodista en la Casa Blanca

"Por mi activismo social, me parecía importante el proyecto, ya que tenemos delante a una audiencia muy amplia", defiende Cumming en palabras a ECOTEUVE.ES asegurando que la ficción es un arma más contra el miedo y la represión que se intenta injerir en la ciudadanía desde el propio gobierno. "Donald Trump ha hecho mucho daño a la comunidad LGTB y, en concreto, a la población trans del país", dice el actor, que no titubea a la hora de cargar contra el presidente de Estados Unidos.

Y es que Alan Cumming no se plantea desaprovechar el gran altavoz que tiene para denunciar asuntos de la política que le preocupan: "Cuando alguien famoso dice que no quiere meterse en política, me parece una estupidez. Todas las decisiones que tomamos, de una manera o de otra, son políticas. Hay famosos que responden a la mayor frivolidad del mundo y luego no dan la posibilidad de hablar de sus ideas políticas. Es un error, hay que aprovechar esta plataforma", dice convencido el actor.

Después de haber participado en grandes películas e importantes obras clásicas de teatro, ¿cómo afronta una serie más ligera como esta?

Son retos diferentes. No quiero faltar el respeto a nuestros guionistas, pero es verdad que el guion no es tan bueno como una obra de Shakespeare. También es cierto que con Shakespeare hay siempre una responsabilidad añadida, y es que te metes en la piel de un personaje al que actores han interpretando durante cientos de años. Los fantasmas de todos esos actores te están mirando por encima del hombro para ver qué haces con ese papel. Aquí no tienes ese reto, porque es un personaje totalmente nuevo que puedes crear tú, aunque tiene sus propias facilidades.

¿Por qué decidió aceptar ser el protagonista de esta serie?

En primer lugar, porque me gustaba la idea de la serie. Pero sobre todo, porque por primera vez esta cadena (CBS) tiene una serie con un personaje protagonista que es abiertamente gay. Por mi activismo social, me parecía importante representarlo teniendo una audiencia tan amplia. Son millones de estadounidenses viendo una serie que muestra a un protagonista que está casado con una persona del mismo sexo. Es una relación muy sana y me parecía muy importante enseñarlo. Por otro lado, yo vengo de The Good Wife, ficción de esta misma casa, y era como estar en familia. Es una continuidad que se agradece.

¿Cree que la ficción ha ayudado a romper con los estereotipos que los estadounidenses tienen del hombre gay?

Absolutamente. Cuando uno busca un cambio positivo, la clave es mostrar aquello que tanto miedo les produce sin necesidad de gritos, sin estridencias, sin sensacionalismo. Sobre todo, en un país como Estados Unidos, que ahora necesita esa amabilidad. Cuando lo haces con amabilidad, el mensaje cala. Lo que más me gusta de la serie es que el hecho de que esté casado con otro hombre es sólo una pequeña parte de su historia. Estoy muy aburrido de que en la ficción, la historia de cualquier personaje que pertenezca al colectivo LGTB se base en su sexualidad o su género. En Instinct eso es una pequeñísima parte. 

Su caso es una excepción. Un informe publicado el año pasado por la GLAAD (la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación) aseguraba que el porcentaje de personajes LGTB en películas estadounidenses había decrecido en 2017 hasta el 12,8% de los casos. ¿Le preocupa este dato? ¿Cree que se ha vivido un retroceso desde la llegada de Donald Trump?

No conocía ese porcentaje. No me gusta hablar de Trump, todo sea dicho, pero es obvio que ha hecho mucho daño a la comunidad LGTB y, en concreto, a la población trans del país. Ha generado una atmósfera en la que parece que ya no hace falta ser tolerante y amable, se ha perdido ese aspecto. Sin embargo, al mismo tiempo se está produciendo una respuesta a ese ambiente, tanto en la televisión, como en el cine o en los medios. Cada vez hay más gente responsable con estos temas y que está haciendo más esfuerzos para contrarrestar esa fuerza negativa que tenemos como cabeza de Gobierno. 

Hace unos años, explotaron dentro de la industria varios movimientos de activismo social contra el machismo, el racismo o la homofobia. ¿Tiene la sensación de que todo eso se ha apagado?

Sí, yo creo que vivimos tiempos muy complicados. Me cabrea mucho cuando dicen que todos esos movimientos son populistas. No sólo en Estados Unidos, es así en todo el mundo. Creo que populismo es una palabra hasta demasiado buena, muy dulce para lo que está pasando. Lo que estamos viendo a mí me asusta. En EEUU, Donald Trump, ya no sólo habla de su segundo mandato, sino de la posibilidad de un tercero, algo que ni siquiera está contemplado en la Constitución. Parece un aviso claro de que puede haber una dictadura en un futuro no muy lejano. Los que votan a Trump lo hacen basándose en un mensaje cargado de miedo. Miedo hacia los negros, hacia el colectivo LGTB, hacia 'los diferentes'. Obviamente, eso me preocupa y me gusta que estemos hablando de este tema.

¿Cómo se combate desde la serie esa lucha contra el miedo?

De dos formas. Por una parte, la serie en sí tiene un mensaje muy claro y muy positivo, porque la relación es sana, una relación como otra cualquiera. No tiene ningún tipo de sensacionalismo. Esta serie habla de un tío que fue espía, que resuelve crímenes y que... ah, por cierto, también es gay. Pero es un punto más de todo el completo del personaje. A mí me aburre mucho cuando me presentan, incluso antes que con mi nombre, con la etiqueta de 'gay', 'bi' o 'queer'. A los actores heteros no le destacan que son heteros. Esto tiene que cambiar. Por tanto, esta serie se convierte en una metáfora sobre esa necesidad de eliminar el sensacionalismo a la hora de representar este tipo de relaciones, que se vea como algo absolutamente normal. 

Y a nivel personal, ¿cómo lo vive?

La plataforma que supone ser alguien conocido me permite tener una voz que utilizo constantemente. Siempre que puedo, hablo y lucho contra la falta de compasión que ahora mismo se vive en Estados Unidos y en otros países. Es mi deber hablar y explicar lo que siento. Cuando alguien famoso dice que no quiere meterse en política me parece una estupidez. Todas las decisiones que tomamos, de una manera o de otra, son políticas. Sobre todo en EEUU, donde tienen una cultura de adoración hacia las celebrities tan fuerte. Hay famosos que responden a la mayor frivolidad del mundo y luego no dan la posibilidad de hablar de sus ideas políticas. Es un error, hay que aprovechar esta plataforma.

¿Cómo evolucionará su personaje a lo largo de la segunda temporada?

Una de las cosas más importantes de esta segunda temporada es que he podido trabajar de una forma más relajada. Para la cadena también lo ha sido. En la primera temporada, a la cadena le preocupaba que esta serie se diferenciaba de otras en varios aspectos. Por un lado, tenemos a un protagonista que es gay y que tiene un vestuario muy particular. Y por otro, que no existe tensión sexual entre los dos protagonistas por motivos obvios.

Tener una serie así en la que no se piense '¿se liarán o no se liarán?' rompe mucho con los estereotipos de las series de este género. A la CBS le preocupaba cómo lo recibirían los espectadores y al final esto es lo que más ha gustado. Pero la serie ha encontrado ya su tono, que es mucho más ligero y liviano que otras series oscuras de crímenes. Hasta los asesinatos que se ven tienen su punto "divertido".

¿Qué caso de la serie es el que más le ha impactado? 

Tengo que decir que a mí las tripas y la sangre no me importan lo más mínimo. De hecho, me suelo sacar selfies con los actores que hacen de cadáveres en el rodaje. Me hace mucha gracia cuando fingen que están muertos. Me hago fotos con ellos pero a veces me fastidian la foto porque algunos sonríen. Entonces, me da apuro decirles que sigan haciéndose los muertos porque llevan en esa posición mucho tiempo. En todo caso, me gustó mucho el capítulo de la primera temporada en el que vuelve a la infancia y en la segunda, cuando tiene que ir de incógnito a un club de sexo. Fue muy divertido. 

¿Cómo sobrelleva las críticas o las comparaciones que se puedan hacer con otras series de este mismo género?

Me imagino que habrá comparaciones, pero he de decir que no les presto mucha atención. No les hago caso porque no veo mucha tele. No es que no me interese, me importa que el personaje funcione, que se lance un mensaje positivo y que salga bien el trabajo. Pero una vez que este está hecho y el capítulo está rodado, cómo lo reciba la audiencia ya está fuera de mi control. Creo que es un mensaje que comparto siempre con actores más jóvenes: si te crees las críticas buenas también tienes que creerte las malas. 

Tuvo un papel importante en The Good Wife. ¿Le han propuesto participar en su secuela, The Good Fight?

Me invitaron a volver, pero no fue posible llegar a un acuerdo. 

¿Qué opina sobre el final de Juego de Tronos? ¿Le hubiera gustado participar en la serie?

La verdad es que nunca he visto Juego de Tronos. Sí que lo he intentado porque todo el mundo me pregunta por ella. Pero he de decir que yo veo las series después de cenar, cuando me he tomado un par de copas. Me he puesto el primer capítulo unas cuantas veces y siempre acabo quedándome dormido. Luego pienso que tengo tantos episodios por delante, y el esfuerzo que requiere, y pienso que no vale la pena.

Sé que hubo polémica con el final y que todo el mundo estaba muy decepcionado con la serie. Yo no he conseguido engancharme. Estuve la semana pasada en Croacia y como se había rodado una parte allí, se enfadaron porque les confesé que nunca la había visto. No me da la vida para todo y quiero leerme muchos libros. Con todo el cariño hacia ellos, ya no la voy a ver.

Antes los actores encontraban un mayor prestigio en el cine que en la televisión, ahora parece que se ha dado la vuelta a la situación. ¿Es su caso?

Para mí la clave es el proyecto, me da igual el medio en el que se vaya a realizar. Cuando llegué a Estados Unidos había una diferencia radical. Es decir, o hacías televisión o hacías cine y era muy complicado dar el salto. Cuando Helen Hunt ganó el Oscar por Mejor... imposible, la gente se llevó las manos a la cabeza por que supuestamente era "una actriz de televisión". En Reino Unido, nosotros ya no teníamos esa distinción. Siempre hemos tenido las fronteras un poco más desdibujadas y creo que Estados Unidos está empezando a llegar a ese punto. Yo hago proyectos que me gusten y dedico mucho de mi tiempo al teatro, conciertos y escribir. 

¿Tiene algún referente sobre la ficción española? ¿Le gustaría trabajar con algún director de nuestro país? 

Confieso que no sé mucho de televisión española. Sí que admiro enormemente a Almodóvar, le conocí en una fiesta y me flipó. No suelo ver mucha televisión ni mucho cine, no soy de esos actores que son auténticas enciclopedias de la ficción. Me dedico a la interpretación porque es lo único que se me da bien, no porque el trabajo de otras personas me haya servido de inspiración. En todo caso, me encanta España y vengo mucho aquí. De hecho, uno de mis mejores amigos vive en Barcelona. Me gustaría trabajar en un futuro en España, sería una gran oportunidad de aprender más.




Informalia




Comentarios 2

#1
27-06-2019 / 09:58
Julapas no
Puntuación 1
A FavorEn Contra

Vete a tomar por el cu.lo rondador nocturno!!!

#2
27-06-2019 / 10:21
ANALISTA DE HECES
Puntuación 0
A FavorEn Contra

¿QUIEN ES ESTE EXCREMENTO?