'Paquita Salas' calienta su vuelta a Netflix parodiando a las vecinas de Valencia: "Sin ser nada de eso yo"

12/06/2019 - 17:12
  • La manager más famosa de la TV 'resucita' el mítico reportaje de 'Callejeros'

Paquita Salas ha vuelto a regalar a sus seguidores otra 'perla' como adelanto de la tercera temporada, cuyos seis nuevos episodios se estrenarán el 28 de junio en Netflix. La famosa representante parodia uno de los vídeos más virales de los últimos tiempos: las vecinas de Valencia.

Callejeros recogió en un reportaje de siete minutos la enemistad de Vicente e Isabel, dos mujeres que compartían rellano de escalera. La segunda rociaba "orines y otros productos químicos" a la primera, que intentaba evitar los ataques cubriéndose con plásticos. Unos meses más tarde, Espejo Público volvió a cubrir el caso.

Así pues, Paquita sale del ascensor ataviada de una bolsa de plástico en la cabeza y un chubasquero rosa. "Fíjate que pintas!", se queja. "Pues así tengo que entrar y salir. Cada vez que vienen Lidia o María Rosa tienen que subir con un chubasquero puesto".

Lea también: Escucha la nueva cabecera de Paquita Salas cantada por Isabel Pantoja

"Es una situación que lleva pasando ya un tiempo. Una vecina ha perdido la cabeza y me rocía con orines y otros productos químicos", continúa explicando Paquita al mismo tiempo que da gracias a los ángeles de un cuadro, de igual forma que hacía Isabel en el programa de Cuatro: "Me dicen que aguante".

A continuación, pone uno de los vídeos grabados en el que aparece su 'vecina': "Que me está diciendo 'puta, puta, puta", a mí. Sin ser yo nada de eso". "Agresiones, acoso, falso testimonio. Una loca vamos. Dice que pongo la tele demasiado alta. ¿Cómo coño quiere que vea Hospital Valle Norte?".




Informalia




Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.