Programas

El padre Apeles reaparece en Telecinco: "Tenía ganas de morirme, no tenía ganas de vivir"

  • El sacerdote, rostro popular en los noventa, contó cómo la televisión le "desbordó"

El padre Apeles, uno de los rostros más populares de la televisión en los noventa, reapareció en Telecinco este fin de semana.

José-Apeles Santolaria de Puey y Cruells pasó a ser una de las estrellas de la pequeña pantalla por sus polémicas intervenciones en Crónicas Marcianas y en Moros y Cristianos. Incluso, llegó a tener programa propio, Cita con apeles, con Rocío Carrasco de azafata.

Lea también: La nueva vida del padre Apeles en el "exilio" y apartado de la televisión: "Entré en una situación de depresión"

Sin embargo, la televisión estuvo a punto de destruirle y sufrió una fuerte depresión, como apuntó en Viva la vida. "Tenía ganas de morirme. No tenía ganas de vivir. Tomaba muchos somníferos. Iba andando y me torcía mucho los pies".

"Llegó un momento en que solo tomaba las pastillas. Un amigo médico me inyectaba cortisona... Fue entonces cuando decidí ir al hospital", siguió contando a Emma García. "Estuvo a punto de fallecer", dijo el padre Apeles aceptando que la televisión le "desbordó".

El padre Apeles vive ahora "exiliado" en Bolonia (Italia). Trabaja como director de un archivo histórico. "Paso la mayor parte del tiempo entre pergaminos y libros"

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin