Tomas Alía, juez de 'Masters de la Reforma': "Manel Fuentes es un ser no habitual, una persona apabullante"

16:21 - 10/05/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al miembro del jurado del talent de Antena 3

  • "En España solo sabemos de comer y de vestir, los diseñadores no estamos valorados"

  • "En la boda de Felipe y Letizia hubo mucha improvisación, pero supimos actuar ante las vicisitudes"

Antena 3 emite esta noche, en prime time, la segunda gala de Masters de la reforma, el nuevo talent de interiorismo que aterrizó en la cadena el pasado lunes. El programa presentado por Manel Fuentes tuvo una buena acogida por parte del público, al que el formato quiere transmitirle la importancia del diseño. [Crítica: Masters de la reforma, cuando las comparaciones con Masterchef no son odiosas]

Así lo afirma Tomás Alía, uno de los miembros del jurado, a la hora de enumerar los motivos por los que decidió participar en el concurso: "Esta profesión decide una parte muy importante del PIB de este país", afirma el arquitecto, que defiende que su sector es "clave en la economía" y lamenta que en España sus profesionales no estén reconocidos.

Lea también: Manel Fuentes, jefe de obra en Masters de la reforma: "Más que manitas, soy un manazas"

Alía se muestra encantado con el que es su proyecto televisivo más grande hasta la fecha. El juez elogia el despliegue que ha hecho Antena 3 y la gran labor que realiza su presentador: "Manel Fuentes es un ser no habitual, es una persona apabullante", declara antes de recordar uno de sus trabajos más recordados: el que realizó en la boda real entre el rey Felipe y Doña Letizia. "Hubo mucha improvisación, pero supimos actuar ante las vicisitudes", asegura.

¿Cómo le llegó la oportunidad de participar en este programa?

Hice un casting enorme con otros colegas arquitectos, diseñadores, interioristas, aparejadores... Lo hice y parece que les gusté como persona y como profesional. Debieron pensar que como comunicador era adecuado para lo que necesitaban. Yo estaba muy liado, porque trabajaba mucho fuera de España, y me llamaron para decirme que me habían cogido. No me lo creía. Así llegó esta ilusión y esta etapa nueva de mi vida.

¿Y qué le motivó a presentarse a ese casting?

Me motivó lo que he vivido en el mundo. En España no hay conciencia del interiorismo. Yo trabajo en proyectos internacionales y veo que en zonas del mundo como Emiratos Árabes, Sudamérica o Europa, el profesional español está muy bien reconocido. Aquí, como no hay valor a esta profesión, no lo estamos. Así que me motivó la necesidad de dejar constancia de manera pedagógica de que esta profesión es súper importante.

¿Cómo explicaría al gran público la relevancia de su profesión?

Esta profesión decide una parte muy importante del PIB de este país. De nosotros depende mucha gente: arquitectos, ingenieros, infógrafos, paisajistas, diseñadores, oficios artesanos, oficios industriales... Es un grupo que tiene una economía en la que somos claves. Hay grandes proyectos de urbanismo o infraestructuras por el mundo que los dirigen arquitectos y diseñadores españoles, entre los cuales me incluyo.

Yo he diseñado el Estadio Olímpico Qatar Foundation, el palacio de Qatar... Y en todos esos proyectos tan potentes, fuera nos aplauden y manejamos la marca España y aquí nadie sabe nada. En España solo sabemos de comer y de vestir, de nada más. No, aquí hay hablar de diseño, arquitectura e interiorismo. Es fundamental.

¿Logrará este programa acercar de verdad este universo a los espectadores?

Queremos democratizar el diseño de manera didáctica. Hay fenómenos que han llegado a España, como el de Ikea o ahora el de Zara Home, y que han hecho realmente visible la necesidad de nuestro trabajo. Queremos que la gente tenga conciencia de que vivir bien y de manera confortable no es algo que esté ligado al lujo. Queremos que se vea de una manera global y democrática. Para todo eso estoy aquí.

¿Había hecho algo antes en televisión? 

Yo, con mi marca, sí he hecho cosas. En el Canal Arte francés hice 'una semana entera con Tomás Alía', he hecho miles de entrevistas... Pero un programa tan serio como este jamás.

¿Le ha sorprendido entonces la magnitud de este formato?

Y me sigue sorprendiendo cada día. Es una cosa muy bien hecha, muy pensada, con un despliegue de medios impresionante, con una selección de casting y de materiales increíbles. Esto es otro mundo. 

¿Cómo definiría su papel en el programa?

Nuestra función es opinar, decidir y juzgar sobre lo que hacen los concursantes. Valoramos las actitudes, la ejecución de los trabajos, los acabados, la evolución... Juzgamos la necesidad de impartir que esta profesión es importante y todo eso en los propios concursantes es algo que también lo vemos.

¿Qué le parece el nivel de los concursantes?

Me he encontrado de todo. Hay algunos con formación académica (arquitectos y diseñadores) y gente que no sabía nada. Luego muchos sorprenden porque evolucionan de una forma increíble sin ser profesionales. Ha habido de todo.

¿Cómo es la relación con sus compañeros? ¿Se conocían de antes?

Pepe [Leal] y yo sí somos amigos y compañeros. A Carolina [Castedo] la acabamos de conocer pero la relación es buenísima. Muy profesional primero, pero también personal. Nos sentamos a pensar las cosas, a juzgar, a ver los 'pros' y los 'contras'... Entendemos que a veces somos muy duros, pero es que debemos serlo. Estamos jugando con proyectos reales, con presupuestos muy potentes y las ideas aquí son muy caras. 

¿Cuál es el proyecto del programa que más te ha sorprendido?

Muchos, pero hay uno de un colegio que me llegó al alma. Que esto también es importante. Nosotros no solo nos dedicamos a hacer casas, hacemos hospitales, hoteles, guarderías, iglesias, paisajismo... Que no se nos encasille en que solo hacemos casas. 

¿Qué destacaría de Manel Fuentes? 

Manel es un terremoto. Es un ser apabullante que de manera energética, y con una forma de ser diferente al resto, reconduce el programa de una forma vital. Tenemos mucha complicidad y todo eso hace que el programa vibre. Es un ser no habitual, nos contagia a todos. Es pura risa y tiene una cabeza impresionante. Estamos muy contentos con él.  

Repasando su biografía, veo que la Casa Real le contrató para la boda de los actuales reyes de España. ¿Cómo fue aquello? 

A mí me encargaron diseñar el Madrid contemporáneo de todo el recorrido oficial desde que salían los Reyes del Palacio Real hasta que llegaron a Cibeles. La boda era el motivo por el cual la ciudad se volcaba y había una apuesta ornamental y decorativa muy potente, pero la intención era presentar Madrid al mundo. Se contó regular entre tormentas y producción de medios, pero la intención era esa.

Hubo dos proyectos: el real y el que se llevó a cabo, que fue después de los atentados del 11M y tuvimos que aportar más sobriedad. El inicial tuvimos que comprimirlo porque no era coherente con el momento que estábamos viviendo. Para eso se hizo El Bosque de los Ausentes, dedicado a la memoria de los fallecidos. 

¿Cómo reaccionaron ante el problema de la lluvia?

La lluvia se vengó y en el momento del 'sí quiero' se cayó el cielo de Madrid entero encima de nosotros. Nosotros estábamos en un edificio de Gran Vía que teníamos como cuartel general y había un nervio, una tensión... Aquella novia tuvo que salir del palacio con un coche y estaba previsto que hiciera la comitiva andando. Hubo mucha improvisación, pero cordura y aprendizaje en cómo actuar frente a las vicisitudes.




Informalia




Comentarios 0