Ainhoa Arteta ('Prodigios'): "Hay mucho talento en España, pero ayudas y reconocimientos, muy pocos"

10:10 - 6/04/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la cantante soprano, jueza del talent musical de La 1

  • "Tenemos que transmitir a los niños la idea de que aprendan de esto jugando", defiende

  • "Ganar es muy fácil, perder te hace más fuerte; el tesón te hace llegar más lejos"

Prodigios levanta esta noche el telón de su última gala clasificatoria, en la que nueve jóvenes talentos de la música clásica buscarán su puesto en la semifinal. Nacho Duato, Ainhoa Arteta y Andrés Salado lo tendrán muy difícil para seleccionar al mejor de cada categoría en una noche en la que la cantante Pasión Vega interpretará en directo una versión de La bohème.

"Cualquier comentario que hagamos a los niños, por muy negativo que sea, tiene un lado positivo. Yo siempre pienso que ganar es muy fácil, pero perder te hace más fuerte. Hay que inculcar a este tipo de niños, que tienen esa meta tan a largo plazo, que se van a tener que caer muchas veces", reflexiona Arteta a ECOTEUVE.ES a la hora de valorar cómo está afrontando su papel como jurado. 

Lea también: El talento oculto de la niña prodigio Paula Prendes: Lo dejé en la adolescencia

La cantante soprano se encuentra encantada con la acogida que ha tenido en TVE Prodigios, un programa que asegura que sirve para reivindicar la gran cantera que tenemos en nuestro país en este tipo de disciplinas: "Hay muchos cantantes jóvenes españoles que están haciendo grandísimos openings en los teatros más grandes del mundo y sin embargo, no tienen esa misma suerte en el Teatro Real de Madrid o en el Liceu de Barcelona. Talentos tenemos, pero ayudas y reconocimiento, aquí... poco", lamenta la artista.

¿Cuál cree que es el gran atractivo de Prodigios?

Este programa creo que tiene un enfoque que puede ser muy valioso para todos a nivel orientativo y educativo. No solo para los niños que están ahí, sino para el gran público que nos escucha. En eso podemos ser un programa diez, porque utilizamos un léxico con el que la gente puede entender lo que hacemos.

¿Cómo se efectúa ese acercamiento?

Yo creo que el factor más importante son los niños. Los niños despiertan ternura en todos nosotros y de alguna manera vienen a corazón abierto. No se han caído demasiado y hay mucha verdad. Eso quizá es lo que pueda atraer. Y luego que nosotros seamos hábiles para enganchar al público y darle pequeñas dosis de aprendizaje de manera amable y de una forma que lo pueda entender.

¿Cómo ha afrontado su papel como jurado ante esos niños?

Es verdad que tenemos entre manos a niños y es algo que no hay que olvidar. Cualquier comentario, por muy negativo que sea, tiene un lado positivo. Yo siempre pienso que ganar es muy fácil, pero perder te hace más fuerte. Hay que inculcar a este tipo de niños, que tienen esa meta tan a largo plazo, que se van a tener que caer muchas veces. Es necesario que se caigan para que luego puedan llegar. Es una carrera de fondo, no es un sprint. En mi disciplina, no hace falta tener una gran voz o ser vocalmente maravilloso. El tesón a veces hace que el que igual es menos dotado vocalmente llegue más lejos que el que lo está un poco más. 

¿Cómo cree que reciben las críticas los concursantes?

Todos tenemos que aprender a hacer críticos con uno mismo. Las críticas de los demás pueden ser relativas. El artista sabe hasta que punto ha dado el máximo o si podía dar más. A mí me han llegado críticas impresionantes en noches en las que no confiaba nada en mí y al contrario, actuaciones en las que he pensado que estaba magnífica y llegarme comentarios de pensar: 'Yo ya no entiendo nada'. Al final, hay que forjarse, estudiar, y prepararse muchísimo para tener ese valor de autocrítica. No se llega nunca a la meta, somos eternos amateurs.

¿Cómo valora el talento que tenemos en España?

Yo soy de las que opina que España ha sido, es y será un país de grandísimos talentos. Tenemos influencia de un montón de culturas, desde el Mediterráneo hasta el norte, y eso configura un país que es especialmente rico en talentos. Lo que quizá no acompaña tanto a los talentos de este país es la ayuda que reciben y la forma en la que se les promociona y ayuda. Carecemos de eso, pero talento nos sobra.

¿Qué es lo que nos hace diferente al resto de europeos?

Yo pienso que la alegría tiene mucho que ver. Lo emocional es muy importante en todo lo que hacemos a nivel artístico. En ese sentido, los españoles tenemos un plus, como cualquier artista latino, y eso se nota en los resultados.

¿Y cómo es la situación en su ámbito?

En la lírica estamos viviendo un momento dorado. Pero ocurre una cosa: Hay muchos cantantes jóvenes españoles que están haciendo grandísimos openings en los teatros más grandes del mundo y sin embargo, no tienen esa misma suerte en el Teatro Real de Madrid o en el Liceu de Barcelona. Talentos tenemos, pero ayudas y reconocimiento, aquí... poco. 

¿En qué momento supo que se quería dedicar a esto?

Yo a los seis años. Mi padre me regaló un disco de María Callas, que yo la llamaba 'La Callas', con la ópera Carmen. Recuerdo que me divertía mucho jugando a que bailaba y cantaba Carmen y logré aprenderme la obra de arriba a abajo. Hacía de todos los personajes y de ahí surgió esa especie de necesidad o pasión por cantar. Y hasta el día de hoy.

Esa idea de 'aprender jugando' es la que intentáis transmitir a estos niños, ¿no?

Así es. En el caso del canto, estos niños tienen que cantar pero seguir jugando. Si su juego es cantar, que jueguen cantando. Pero no pueden dejar de ser niños, porque las carreras de canto profesional empiezan a forjarse un poquito más tarde. Pero ese pozo y esa semilla tiene que estar ahí. Sobre todo, que se note que tienen pasión por lo que hacen.




Informalia




Comentarios 0