David Broncano desvela el verdadero motivo de su incidente con la Policía: "800 euros por una puta Bicimad"

4/04/2019 - 13:37 | 10:40 - 4/04/19
  • El humorista cometió cuatro infracciones de tráfico mientras circulaba por Madrid

David Broncano no tuvo este miércoles su mejor día. Cerca de las dos de la tarde, varias fotos suyas siendo retenido por dos policías en plena Gran Vía de Madrid comenzaron a correr como la pólvora a través de las redes sociales. El humorista fue cazado por los agentes mientras cometía cuatro infracciones de tráfico a bordo de una de las famosas Bicimad que ofrece el Ayuntamiento de la capital.

Todo ocurrió a mediodía, mientras se dirigía a los estudios de la Cadena SER para la grabación del espacio radiofónico La Vida Moderna. Allí mismo, Broncano se enteró de que el momento había sido capturado por varios testigos de la escena. En un momento dado, Quequé interrumpió el transcurso del programa para enseñar la mencionada fotografía que le acababa de llegar en ese momento al móvil. "Ay Dios mío, qué calvario...", empezó lamentando el presentador. 

Lea también: Una oveja lleva a juicio a David Broncano por incumplir su contrato de trabajo

"Ay Dios mío... 800 euros. Es tristísimo", aseguró desvelando la cuantía de la multa que le habían puesto. Según ha dejado entrever, el cómico habría circulado a gran velocidad, con auriculares en sus oídos y saltándose al menos un semáforo. "La foto es terrible, porque tengo un policía delante y otro detrás. ¡Estoy rodeado! Es muy triste, porque es con una puta bici de BiciMad. Todo mi delito es que iba un poco ligero. No hay épica", dijo entre risas mientras sus compañeros comenzaban a vacilarle.

"Me puse las manos en la espalda porque no quería parecer agresivo. Estaba mirando para abajo, pero es que yo me atengo a las normas de la Constitución. Estaba pensando en que llegaba tarde a trabajar", explicó. "Ellos se sorprendieron de la manera que actuaste. Te faltó ponerte de rodillas en plan '¡ha llegado la ultraderecha!", bromeó Ignatius.

"Tengo cara de decir: Madre mía, no tengo cáncer y aun así, me han jodido la mañana", afirmó Broncano, que poco antes había explicado que llegaba a la SER después de hacerse unas pruebas médicas. "Es gracioso, porque justo antes, Coke [técnico de sonido de La Vida Moderna] nos ha contado que se ha librado de una multa de 1.000 euros porque el policía le conocía de la radio. ¡El cabrón!", desveló Ququé. "A mí, si me ha reconocido, no lo hizo notar", señaló el de Orcera.

"¿No te vaciló preguntándote cuánto dinero tienes cuántas veces ha follado en el último mes?", dijo Ignatius haciendo alusión a las míticas preguntas de Broncano en La Resistencia. "El de detrás no se ha quitado el casco por si yo era agresivo. Han hecho una buena labor los dos. Me han dicho: 'Chaval, no se puede ir así por la calle. Es usted el eslabón más débil de la cadena del tráfico yendo en bici y tiene que tener cuidado porque lo que ha hecho es peligroso. No se puede ir así'", confesó el protagonista de la historia.

"Llevo currándome durante años una imagen de cómico transgresor y ahora llega un presentador de late bight y me adelanta por la derecha. La mayor lección de humildad de mi vida", sentenció bromeando Ignatius.

*Puede ver el momento a partir del minuto 12.00 del siguiente vídeo. 

Broncano, troleado en La Resistencia por su incidente

La cosa no quedó ahí y el incidente de Broncano con la Policía formó parte también de los contenidos de La Resistencia. El humorista no dudó en hacer bromas con lo sucedido: "A cualquier cosa le llaman circular por la acera, a alta velocidad y con auriculares", afirmó el presentador.

"Mando mi cariño a todos a todos los agentes municipales de Madrid porque me han puesto en mi sitio. Pensaba que la bici de BiciMad era como la estrella del Super Mario", concluyó entre risas el cómico, que durante todo el día ha recibido una oleada de bromas y memes con las imágenes que le sacaron mientras era retenido. 




Informalia




Comentarios 1

#1
05-04-2019 / 13:12
AROUND THE WORLD
Puntuación 5
A FavorEn Contra

Solo le faltó ir pedaleando por la acera o a contramano en una calle para ser uno más de los típicos ciclistas que pululan por Madrid, a los que parece que los reglamentos para circular "se los pasan" por ahí mismo.