Las lágrimas del Papa ante la concertina de Melilla que le enseñó Évole: "El mundo se olvidó de llorar"

1/04/2019 - 11:32
  • El pontífice explica lo que ocurrió durante su entrevista en 'Salvados'

El Papa Francisco confesó que su principal motivación para aceptar su entrevista con Jordi Évole en Salvados fue la de que abordarían en profundidad el drama de los refugiados y la nefasta gestión que hacen los gobiernos a la hora de abordar los problemas de la inmigración. 

El periodista quiso causar un impacto en su entrevistado y le mostró ante las cámaras de La Sexta una de las concertinas de la valla que separa Melilla de Marruecos. "Cada uno de los que hacen eso y que necesitados de todo, se arriesgan a pasar y le pasa eso, son mi madre, mi hijo o mi hermano", empezó diciendo conmocionado el argentino.

Lea también: El Papa Francisco, sobre el aborto en caso de violación: ¿Es justo alquilar un sicario para resolver un problema?

"Tal es la inconsciencia que parece lo más natural, nos hemos acostumbrado a esto. El mundo se olvidó de llorar, esto es lo más inhumano que hay", criticó con dureza el pontífice, que este fin de semana confesó el shock que le causó la concertina que le entregó el presentador de La Sexta.  

"Cuando Jordi Evole me dio la entrevista, me mostró un trozo de ese hilo con cuchillos. Te digo sinceramente que me conmovió y luego, cuando se fue, lloré. Lloré porque no entra tanta crueldad en mi cabeza y en mi corazón. No entra en mi cabeza y en mi corazón al verlo ahogarse en el Mediterráneo. Esta no es la manera de resolver el grave problema de la inmigración", ha explicado ante los medios. "Los constructores de muros, ya sean cuchillas cortadas con cuchillos o ladrillos, se convertirán en prisioneros de los muros que fabrican", reflexionó.