El desafío más goloso de Jesús Vázquez con 'Bake Off': "Si ayudo a impulsar Cuatro, los jefes me deberán una"

15:23 - 6/03/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al presentador, que hoy estrena concurso culinario en Cuatro (22.45)

  • "Si nos comparan con 'MasterChef' que lo hagan con su primera edición", dice

  • Sobre 'La Voz' en Antena 3: "Lo vi diez minutos y me fui, prefiero ver a Risto y a Jorge"

Cuenta Jesús Vázquez que nunca había tocado el mundo de la pastelería, pero aceptó presentar Bake Off España porque lo veía "interesante como reto televisivo". Un desafío que se ha vuelto doble porque el talent culinario llega a Cuatro -este miércoles (22.45)-, en el peor momento de la cadena a nivel de audiencias. "Si ayudo a impulsar Cuatro, los jefes me deberán una", declara a ECOTEUVE.ES.

El formato, que aterriza en España con el aval de haber sido un éxito en 31 países, es su primer programa tras quedarse sin La Voz. "No es que se haya muerto un familia, es trabajo y ya está", dice Vázquez que, confiesa, que solo ha visto "diez minutos" del talent en Antena 3: "Prefiero ver a mis amigos Risto Mejide y Jorge Javier".

Por otro lado, el presentador analiza con preocupación el auge de las posturas de los partidos de ultraderecha que se han aupado con mucha fuerza en los últimos meses en España y, aunque él se ha implicado activamente en las causas políticas, asegura que no se ha planteado dar el salto: "Nunca me lo han propuesto seriamente".

[Repostero por un día en 'Bake Off': la receta secreta para superar con éxito el reto más dulce de Cuatro]

¿Cómo le llegó la oferta?

Fue una sorpresa total porque el formato no lo conocía y, aunque lo mío no son los postres, me pareció interesante como reto televisivo. Había visto otros programas de cocina que se han hecho en España de mucho éxito y se ve que al público le interesa.

Poco a poco me he ido metiendo en el mundo de la pastelería, que es como una ciencia exacta y una alquimia. Luego, Bake Off está muy bien hecho: tiene humor, momentos que se les caen los pasteles, piques... Estoy encantado porque era un programa que pensé que jamás iba a hacer.

¿Cómo ha vivido la intensidad del rodaje?

Había muchos momentos que también se oían los grillos porque claro, hay complicaciones y la tensión crece. Es un timing que nunca había hecho. Cuando pasaba algo, las cámaras estaban prevenidas y salían corriendo. Pasa siempre, que cuando se van quedando sin tiempo, los nervios aparecen.

¿Hasta que punto ha empatizado con los concursantes?

Mucho. La carpa era un espacio pequeño y ellos siempre han estado con nosotros, no como en otros talents que llegan, cantan, se van y ya no los vuelves a ver hasta que regresan al escenario. Aquí no, aquí estábamos desde las ocho de la mañana hasta las diez de la noche todos juntos, comíamos también... Y sobre todo con el jurado, nos hemos hecho muy amiguetes. Eran 'vírgenes' en la tele y a mí me daba mucha ternura.

El cásting es un factor a tener en cuenta en el éxito de estos talents. ¿Qué puede contar?

Tenemos un poco de todo: desde un crío de 18 años, que es un poco Ratatouille; un jubilado; gente pija y gente de extracciones sociales más bajas y con vidas más complicadas y que han tenido que buscarse la vida como enfermera, psicólogo...

Bake Off llega en la peor crisis de audiencia de la historia de Cuatro. ¿Cómo se lo toma? 

Mi padre es militar, de los que están en las trincheras y pelean donde les pongan, y yo lo tengo clarísimo que es así. Afortunadamente, te dan buenas armas para pelear porque este programa ha sido un éxito en 31 países, así que no me dejan en pelotas porque si no, no iría al frente. Tonto no soy.

Los jefes me lo plantearon como un reto, un desafío y una apuesta por querer impulsar Cuatro y así lo vivo. Es un honor que cuenten conmigo para echar una mano a que la cadena recupere las audiencias, es verdad que ha tenido un bajón y lo sabemos todos. Ojalá, será deber cumplido y me deberán una (risas).

¿Tiene más proyectos en la casa?

Siempre hay cosas, pero hay mucho hermetismo siempre. Pero sí, una vez que estrenemos me contarán lo siguiente.

¿Cómo valora los nuevos consumos de la televisión?

La población es, cada vez, más mayor, y siempre va haber un segmento que, en los próximos años, consumirá televisión generalista. Es verdad que los jóvenes están revolucionando la forma de verlo gracias a las plataformas, los dispositivos, etc. Lo que tendrían que hacer es cambiar la forma de ver las audiencias: ¿cuánta gente nos ha visto este mes en todas las plataformas? La audiencia real no es la que cuantifican cada mañana, que es la que sirve para la publicidad.

Las comparaciones con MasterChef van a estar ahí. ¿Cómo se ha de luchar contra eso?

La mejor forma de evitarlas es no escucharlas, ni de un lado ni de otro. Cada vez que alguien viene a hablarme de La Voz, siempre digo 'no quiero saberlo'. Yo estoy a lo mío. Lo que le pido a la gente, que si quieren comparar, que lo hagan con la primera edición de MasterChef. Eso sería lo justo. Que nos den seis años de rodaje que lo van a flipar.

Por cierto, ¿ha visto La Voz en Antena 3?

Te voy a decir la verdad. Vi el otro día diez minutos... una actuación y las valoraciones tan solo. Fue por ver la nueva imagen y el escenario, pero ya está. 

¿Y que sintió?

Tampoco es que sienta nada. No es que se haya muerto un familiar, es trabajo y oye, si se acaba, se acaba. Si no hubiera acabado OT, no hubiera venido La voz. Prefiero ver los lunes a mi amigo Risto con Got Talent y los martes a mi amigo Jorge Javier con GH DÚO, que me lo paso mejor.

¿Está acostumbrado a meterse en las redes sociales?

Lo hago pero poco. Tengo filtros. Me meto para decir lo que yo quiero y me salgo corriendo. No veo las críticas, aunque yo afortunadamente no tengo muchas. Pero siempre hay alguien que salta en cuanto dices cualquier cosa en esta época que todo el mundo está tan susceptible. Cuando me caliento con las injusticias trato de consensuarlo con mi entorno, hay que tener cuidado cómo se dice.

Siempre ha estado muy comprometido con la política. ¿Se vería dando el salto?

No me lo he planteado nunca. Me gusta, me interesa, la sufro y, a veces, la disfruto, pero no creo que valiera para meterme. Es agotador, ¿has visto qué rápido les salen canas? 

¿Se lo han propuesto alguna vez?

Nunca me lo han propuesto seriamente. He tenido contacto con la política, más por las causas sociales que he apoyado, como la Ley del Matrimonio Homosexual en el Gobierno de Zapatero. Yo me impliqué mucho porque era un derecho que quería conquistar para toda la ciudadanía. Yo nunca he estado afiliado a ningún partido, aunque todo el mundo conoce mis ideas políticas: progresistas y de izquierdas.

Usted fue de las primeras personas que hablaron en TV sobre la adopción en los matrimonios homosexuales. ¿Cómo vive el auge de Vox?

Con mucha preocupación porque son derechos que parecían que estaba conquistados y, tristemente, estamos involucionando. Que alguien esté intentando plantear a irnos a la ley del aborto de hace 40 años, volver a poner a las mujeres bajo la tutela de los hombres, quitar los derechos a los homosexuales... me parece terrible y lamentable. Ahora más que nunca hay que seguir luchando por la libertad y la igualdad.



En Portada



Informalia




Comentarios 1

#1
17-03-2019 / 13:47
artesano
Puntuación 0
A FavorEn Contra

Como autopublicidad es eficaz. A mí como no me gusta la tv, salvo programas que me hablen de la vida normal de la gente corriente, como informativos sobre salud, agricultura, economía....¡Vaya!, que me interesa más un panadero haciendo pan que la sarta de circenses de vida contemplativa que no enseñan nada. Que conste que personalmente me caen fenomenales todos los que hacen tv, pero no me cae nada bien lo que comunican.