Cristina Ramos, cuarta en 'America's Got Talent': "Simon Cowell dice que soy la revelación del año"

9:43 - 19/02/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista a la cantante canaria tras rozar la gloria en EEUU

  • "Me eché a llorar anoche porque para mí esto ha sido un sueño", asegura

  • "Admiro Susan Boyle, es emotivo ver a alguien tan mayor subiéndose al escenario", afirma

No ha podido ser. Cristina Ramos se ha quedado esta madrugada a un sólo paso de la gloria en America's Got Talent: The Champions, una edición del programa que ha reunido en EEUU a los mejores concursantes de todo el mundo. La cantante canaria conquistó al todopoderoso Simon Cowell y arrasó en el primer corte, colándose entre los cinco superfinalistas. Anoche consiguió una preciadísima cuarta posición en la final del concurso tras realizar una espectacular actuación junto a dos de sus rivales.

"Estoy superemocionada", empieza diciendo Ramos a ECOTEUVE.ES tras su hazaña. "Cuando me dijeron que estaba entre los cinco finalistas fue muy emocionante. Me eché a llorar, no pude aguantar las lágrimas", añade poniendo en valor el haber superado al resto de cantantes, entre los que se encuentran grandes leyendas del formato como Paul Potts o la icónica Susan Boyle. 

La artista valora el privilegio que ha tenido al vivir esta experiencia junto a la británica: "Tuve la oportunidad de decirle que para mí era un honor compartir todo esto con una persona como ella", afirma, al tiempo que confiesa la "ternura" que le despierta Boyle. "Me parece tan emotivo ver a alguien tan mayor queriendo todavía ser partícipe de toda esta magia...", explica Ramos, que desvela también el mensaje que le dio Simon Cowell fuera de cámaras. "Me ha dicho que era la artista revelación del año". 

¿Ha podido digerir ya todo lo que ha pasado?

Estoy superemocionada. Este programa tiene una gran repercusión y yo no soy más que una canaria que se ha pirado con el fardo a recorrer mundo y darse a conocer. Estoy más que satisfecha. 

Ha rozado la victoria con los dedos y ha logrado una muy buena cuarta posición. ¿Cómo vivió la final?

El momento en el que me dijeron que estaba entre los cinco finalistas fue muy emocionante. Me eché a llorar, no pude aguantar las lágrimas. Todo se vive tan rápido que no te da tiempo a pensar en dónde estás y ponerte en circunstancia. Y cuando estás encima del escenario oyendo al público gritando tu nombre, aclamándote y valorando lo que haces, ves que estás en el Top 5 y sientes algo increíble. Ver que dejas atrás a artistas impresionantes, leyendas internacionales como Paul Potts o Susan Boyle... Yo me eché a llorar. No lo pude evitar.

Tras pasar el corte final y con el clamor de la gente, ¿sintió en algún momento que podía ganar?

Sinceramente, no. Yo lo veía muy complicado, porque en Estados Unidos Got Talent tiene una audiencia brutal. Y al fin y al cabo, yo no dejo de ser una recién llegada a la que pueden conocer por algún que otro vídeo. Pero no tengo el nivel de otros compañeros, como Darci o el ganador, Shin Lim, que tienen sus propios espectáculos y son celebrities en América. Entonces, estar allí entre los cinco mejores ha sido un sueño. Para mí, era irreal lo que estaba viviendo.

También es curioso que se haya impuesto a pesar de ser una persona de habla hispana. ¿Siente que ha roto con algunos prejuicios? 

Yo creo que ellos lo viven de otra manera. Lo ven como algo muy atrevido y valoran que una persona que no domine su lengua se haya lanzado a vivir el sueño americano. Yo creo que les parece fantástico, muy lejos de verlo con rechazo por venir de fuera.

¿Le parece justa la victoria de Shim Lim? 

Es que es un mago espectacular y se veía venir. Es increíble lo que hace. Yo estaba entre él, Darci y Angélica Hale, pero lo que hace Shim Lim es muy muy bestia. Recomiendo a todo el mundo que lo vea.

¿Cómo se fraguó su participación en este All Star?

Simon Cowell tenía el sueño de hacer un especial donde se aglutinaran las mejores actuaciones del mundo, aquellas que habían logrado una gran repercusión. Surgió este The Champions y se pusieron en contacto con nosotros. Nos invitaron y por supuesto que nos apetecía participar.

Simon Cowell se ha rendido ante usted. ¿Qué se siente al haber dejado sin palabras al mayor cazatalentos del mundo?

Es muy fuerte. Verte delante de él desde el escenario es algo muy emocionante. Es como un sueño del que no te quieres despertar nunca. Es un encanto.

¿Cómo es Cowell fuera de cámaras? ¿Le ha dicho algo en especial?

Tuvimos tiempo de hablar muchísimo en los descansos. Él se extrañaba mucho de que yo, con el potencial que tengo, viviera en una isla y no allí en Estados Unidos. Dijo que yo era la artista revelación del año. Cowell me preguntó que si en España la gente me paraba por la calle y a mí me hizo mucha gracia, porque la verdad es que no. En España, el fenómeno de Got Talent es muy diferente al que se vive en Estados Unidos.

Es que sorprende que no tenga ese reconocimiento, a pesar de haber ganado su edición en 2016...

En España la gente es más campechana, es más cercana. En Estados Unidos, te ven por la calle y se te echan a llorar. Se vuelven locos. Yo expliqué que no me paran, que aquí hay otro respeto, otras manera. Y él insistía: '¿Pero cómo es eso posible?' '¡No puede ser!'. Sí, sí, es posible. (Ríe).

¿Y con todo eso no se ha ofrecido para ser su 'padrino' musical o para relanzar su carrera?

La verdad es que no hemos tenido oportunidad de hablar de ese tema. Estábamos muy nerviosos y emocionados. Sería fantástico que Simon Cowell me diera una oportunidad. Ir de la mano de ese tremendo padrino sería tocar el cielo.

¿Y hay otro miembro del jurado que le haya sorprendido? 

Con Heidi Klum tengo una anécdota supergraciosa. En uno de los descansos, yo estaba fuera del plató y la pillé imitándome desde dentro. Ella se dio cuenta de que yo estaba allí y empezó a gritarme: '¿Estás ahí Cristina? ¡Perdóname! ¡No pienses que me estoy riendo de ti, es que me fascina lo que haces!'. Yo le dije que se animara ella también a cantar que lo hacía muy bien. Fue muy divertido. 

¿Cómo ha sido conocer a Susan Boyle?

A mí ella me despierta muchísima ternura. Admiro el tesón y las ganas que tiene de continuar subiéndose a los escenarios y más para un programa de este tipo. Pero ella no podía faltar aquí, es parte de la leyenda de Got Talent. La tuve a mi lado anoche en el momento en el que estábamos los doce sobre el escenario y llegaba el veredicto. Ahí tuve la oportunidad de dirigirme a ella para decirle que para mí era un honor compartir todo esto con una persona como ella. Está muy mayor y nunca ha estado con nosotros. La tenían a parte, en el hotel, y la traían y la llevaban. Tenían que sujetarla y llevarla pasito a pasito para ponerla en el punto que nos indicaban. Me parece tan emotivo ver a alguien tan mayor todavía queriendo ser partícipe de toda esta magia...

¿Con qué actuación de las que ha hecho se queda?

Estoy muy contenta con todas, pero me quedo con la de anoche, una actuación que ya estaba fuera de concurso. Tuve la oportunidad de compartirla con Deadly Games y Brian Justin Crum y era como estar en familia. Fue rubricar la edición y lo disfruté mucho porque ya era el fin de fiesta.

Otra que dejó en shock a todo el mundo fue Bohemian Rhapsody...

Fue genial. Pero la gente debe saber que nosotros no escogíamos los temas. Se piensa que sí, pero allí en EEUU no se puede emitir cualquier canción. Por temas de derechos de autor, hay temas que no se pueden hacer. Yo propuse varios y no pudimos hacerlo. Ahí surgió la de Bohemian Rhapsody y yo adoro a Queen, así que para mí fue un bombón. 

¿Cree que esto le abrirá puertas en EEUU?

Yo espero que sí. Estados Unidos es la tierra de las oportunidades. Aquello es muy grande, hay muchos estados y espero que alguna oportunidad sí que salga. Ahora toca esperar. Lo que he aprendido tras ganar Got Talent en España es que poquito a poco van surgiendo cosas. Te van llamando para galas, giras... Seguro que saldrá algo.

Es que gana Got Talent España, La Voz México, queda cuarta del mundo en America's Got Talent. ¿Por qué no está Cristina Ramos sonando en las radios de este país? 

Porque tienes que tener una discográfica y, hoy por hoy, las discográficas no son como eran antaño. Antes se trabajaba con artistas, ahora se trabaja con productos. Es complicado. Las discográficas no están por la labor de sacar a nuevos talentos. Tienen a sus estrellas y de ellas ya sacan bastante dinero. No son productores, son vendedores. Así que, o les das un producto elaborado y masticadito, o está difícil. Pero tampoco me vuelvo loca. Ya no tengo 20 años y tengo la cabeza en otro sitio. No me puedo quejar porque trabajo no me falta. Quizá no en radios, pero sí para galas o eventos por varios países de Europa. Tengo más trabajo fuera que en España.

¿Probaría suerte en algún otro concurso, como por ejemplo, TCMS?

Yo sí me veo en Tu cara me suena. Cuando acabé en Got Talent, pensé que sería genial dar el salto allí. Es superdivertido y es lo que llevo haciendo realmente toda mi carrera. Todo lo que he aprendido de cantar estilos modernos ha sido a base de imitar. Ahí, mi gran referente ha sido Mónica Naranjo. En las canciones transforma su voz a varios registros diferentes.

¿Qué proyectos tiene a corto plazo?

Ahora toca volver a Canarias, que arrancan los Carnavales y ya con todo esto me han salido varias actuaciones. Hay un boom, todos me quieren en sus fiestas y yo encantada de estar con mi gente. Y después de eso, nos vamos a Costa Rica y estoy trabajando ya en la producción de los dos singles que tengo pendientes de grabar en México con Universal. Al ganar La Voz, tengo un contrato con ellos para hacer dos canciones. Estamos hablando con músicos, seleccionando temas y yo espero seguir con mi estilo de rock sinfónico. La energía musical la siento así.




Informalia





Comentarios 0