Iker Karrera, el 'jefe' de 'Fama': "Los bailarines somos de otra pasta, no vamos a la televisión a buscar la popularidad"

10:06 - 10/02/2019
  • ECOTEUVE.ES entrevista al máximo responsable del centro de formación de #0

  • "Me gustaría que este año viniera Rosalía a actuar junto a los chicos", dice

  • "Nos pone mucho que muchos concursantes no controlen todos los estilos"

La escuela de Fama, a bailar reabrió el pasado viernes sus puertas con el arranque de la segunda edición del talent en #0. El programa ha regresado al canal principal de Movistar con algunas novedades, algunas de ellas a nivel de organigrama entre los profesores del centro. La más importante es el reemplazo de Iker Karrera a Igor Yebra como director.

El año pasado, esta figura quedó muy desdibujada ante las continuas ausencias del coreógrafo de danza clásica debido a sus compromisos profesionales. Con Yebra desvinculado de Fama, los responsables del talent decidieron que esta labor recayera en manos de Karrera.

Y aunque muchos fans del programa se asustaron al pensar que este dejaría de ser profesor, lo cierto es que Iker compaginará ambas funciones: "Yo sigo siendo un profesor más, como el año pasado, pero sí que voy a trabajar más mano a mano con el equipo técnico, soy el intermediario y el portavoz de los profesores", explica a ECOTEUVE.ES.

Y ante la posibilidad de que los nuevos alumnos lleguen resabiados, como ocurrió en OT 2018, Iker Karrera explica los motivos por los que cree que no va a ser así: "Cada clase que tomen es un mundo nuevo, no tienen ni idea de lo que les vamos a hacer. Creo que los bailarines somos de otra pasta, venimos aquí a aprender, no creo que nadie venga buscando la fama ni esa exposición", defiende el vasco. 

¿Cómo afronta esta segunda edición de Fama en #0?

Que estemos aquí significa que la anterior edición fue muy bien. Lo hicimos con muchas gana, porque no es nuestro medio, nosotros somos coreógrafos o bailarines, y creo que, ante todo, se transmitió que lo pasamos muy bien. Siempre que me preguntan qué tal fue Fama, yo responde que de puta madre. Es intenso, es mucho trabajo y son muchos días pero, ante todo, me lo pasé muy bien. Hay unos medios maravillosos para que su trabajo todavía se exponga más. El hecho de que estemos hoy aquí es seguir en esa línea, abriendo más posibilidades y dando más exposición a la danza.

Este año ha asumido el papel de director. ¿Le quitará tiempo para las labores que hacía el año pasado?

No dejo de hacer nada. Yo sigo siendo un profesor más, como el año pasado, pero sí que voy a trabajar más mano a mano con el equipo, soy el intermediario y el portavoz de los profesores. Voy a luchar siempre por la salud de los chicos y por la mejora en su día a día. Me encargó de que, a nivel dancístico, todo salga bien.

¿Qué impacto ha tenido en el gremio el regreso de Fama?

Toda la gente que me rodea está muy contenta. El año pasado había mucha expectación pero la gente está muy contenta con todo lo que se ha hecho y, sobre todo, con cómo se ha hecho y cómo se ha enfocado. Al final, este es un programa de danza y todos somos pedagogos y coreógrafos, es muy importante seguir llevándolo por esa línea. Si los bailarines están contentos, es que algo habremos hecho bien. Lo que a mí me ha llegado es muy positivo. Al final, si nos beneficia a nosotros, beneficia a todo el sector, somos sus representantes.

¿Cómo va a ser este año la elección de canciones para las coreografías?

Vamos a seguir la misma línea. Podemos afinarlo todavía un poquito más porque había semanas que nos pisábamos en algún estilo. Este año somos muy conscientes del tipo de músicas que vamos a usar, vamos a mantener la misma línea, pero nos vamos a abrir y a usar más clásicos de la música para llegar a más gente. Queremos que haya muchísima variedad todas las semanas

¿Cómo llegan los nuevos concursantes al programa?

Hay mucha gente que el año pasado no tenía 18 años y se han presentado por primera vez. Ellos son conscientes de cómo fue el año pasado, de lo bien que bailaban todos y de que les vamos a exigir mucho. Todos tienen una cosa muy particular, hemos conseguido no repetir perfiles del año pasado. Son gente muy diferente entre sí, nos pone mucho que no todos controlen de todo de primeras.

¿Da miedo que los concursantes este año vengan resabiados, como ha ocurrido en OT 2018?

No van a venir nada resabiados en el sentido de que cada clase que tomen es un mundo nuevo, no tienen ni idea de lo que les vamos a hacer. Creo que los bailarines somos de otra pasta, venimos aquí a aprender, no creo que nadie venga buscando la fama ni esa exposición.

¿Ha habido más nivel en el casting de este año?

Siempre está como esa rivalidad entre Madrid y Barcelona, pero fuimos a ciudades más secundarias y era brutal el talento y las ganas que había. El año pasado, los 16 que entraron eran maravillosos pero los teníamos más claros en el casting final. Esta vez, de los 50, había muchos como primera opción para nosotros, se nos ha quedado gente de reserva que son unos cracks.

¿Qué cantante o grupo le gustaría que pasara este año por la escuela?

Estaría muy guay que viniese Rosalía.




Informalia




Comentarios 0