La Fiscalía investiga a Arcadi Espada por llamar "mariconazo" a Gabriel Rufián

10/01/2019 - 11:04
  • El tribunal de Barcelona admite a trámite la denuncia contra el tertuliano

  • Acusan al escritor de incitar al odio y la homofobia en su artículo contra el diputado de ERC

Fiscalía de Barcelona ha admitido a trámite la denuncia que hizo Crida LGTBI a Arcadi Espada por presuntamente incitar al odio y la discriminación en un artículo de septiembre en El Mundo, en que opinaba sobre la intervención de Gabriel Rufián (ERC) en la comparecencia parlamentaria del expresidente José María Aznar, ha explicado la entidad en un comunicado este miércoles.

La Fiscal Jefe de la provincia, Concepción Talón, delegó la investigación al responsable de Delitos de Odio y Discriminación, Miguel Ángel Aguilar, que ha remitido las diligencias a la Fiscalía de Madrid porque, según el Tribunal Supremo, "el delito del artículo 510 del código penal se comete desde el lugar en que se emite el mensaje que provoca al odio o a la violencia", ha indicado el fiscal en la notificación, recogida por Europa Press.

En la denuncia, Crida LGTBI alegó que el autor "usa términos claramente despectivos y hostiles" hacia el colectivo LGTBI cuando escribió cómo Aznar debió replicar las críticas de Rufián ('La polla, mariconazo, ¿cómo prefieres comérmela: de un golpe o por tiempos?'), y vio al diario corresponsable.


Otras noticias

Contenido patrocinado



Informalia




Comentarios 2

#1
10-01-2019 / 14:42
Grande Arcadi
Puntuación 3
A FavorEn Contra

Es lo mínimo que se le puede decir a semejante saco de estiércol con patas...

#2
10-01-2019 / 15:38
Puntuación 2
A FavorEn Contra

El specimen Arcadi, incita el odio, la homofonía, el asco y la repulsión......

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.