Miriam Saavedra, la 'reina inca', crea su propio lenguaje: 10 frases con las que ha conquistado al público de 'GH VIP'

11:03 - 17/11/2018
  • ECOTEUVE.ES recopila los mejores 'hits' de la peruana en la casa del reality

A falta de un mes para la gran final de Gran Hermano VIP, Miriam Saavedra sigue siendo la mejor posicionada para llevarse el preciado maletín con los 100.000 euros del premio. Sin embargo, sus últimas acciones en la casa han provocado las primeras reacciones negativas por parte del público presente en plató, que no ha dudado en abuchearla.

La peruana levanta pasiones y es amada y odiada a partes iguales, pero sin duda ha hecho méritos desde el pasado 13 de septiembre para que se la pueda considerar la gran protagonista de la sexta edición del reality. Saavedra no ha tenido pudor en enfrentarse a casi todos sus compañeros, librando su mayor batalla contra Mónica Hoyos por la enemistad que mantienen desde hace años como ex parejas ambas de Carlos Lozano. 

Miriam ha repartido a diestro y siniestro protagonizando grandes momentazos y ha creado incluso su propio lenguaje. La ya considerada 'reina inca' ha hecho que los espectadores de Telecinco incorporen nuevas palabras a su vocabulario. 

ECOTEUVE.ES repasa diez frases y expresiones con las que Miriam Saavedra se ha metido al público de GH VIP en el bolsillo.

"¡Maldito muñeco!"

"Jefe, una pastilla de ubicaína para esta señora"

"Ay Mónica, tú no eres mala... eres pesada"

"Adiós, Benjamin Button"

"Señora Zanahoria"

"¿Y cómo se mata el gusano? El gusano se mata así, se mata así, se mata así"

"¡Asnarf!"

"Es que he comido bacalao..."

"No me parece, no me parece, no me parece, Chabela"

"Con el moño eres Doña Dorotea y sin él Doña Florinda"


Otras noticias

Contenido patrocinado



Informalia





Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.